domingo, 22 de noviembre de 2009

Chávez anuncia llegada de tanques rusos y llama a formar milicias


El presidente venezolano, Hugo Chávez, el 21 de noviembre de 2009, durante Congreso Extraordinario del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en Caracas.

El presidente Hugo Chávez aplaudió la próxima llegada a Venezuela de 300 vehículos blindados y tanques fabricados en Rusia y exhortó a sus ciudadanos a unirse a las milicias organizadas por el gobierno para defender al país de una posible invasión extranjera.

Chávez llamó a sus simpatizantes a recibir entrenamiento militar y sumarse a las milicias durante un discurso la noche del sábado. Dijo que es la obligación de los integrantes del partido Socialista participar de la organización de grupos de combate.

Venezuela debe prepararse para un posible ataque de Estados Unidos y Colombia, dijo y negó enfáticamente que su país pudiera agredir a la nación vecina.

"Nosotros estamos preparándonos y vamos a seguir preparándonos para defender la soberanía sagrada de Venezuela, para defender la revolución bolivariana de las agresiones imperialistas y de los cipayos del imperio", afirmó Chávez.

Chávez, ex comandante de paracaidistas, dijo que "más de 300 carros blindados y tanques de guerra de Rusia van a empezar a llegar, incluidos tanques de combate T-72.

"Ya empezaron a llegar los radares y los sistemas de defensa aérea", afirmó.

Venezuela ha comprado desde 2005 más de 4.000 millones de dólares en armas rusas, entre ellas 24 cazas Sukhoi, decenas de helicópteros de combate y 100.000 fusiles de asalto Kalashnikov.

Rusia anunció en septiembre que le abrió una línea de crédito por 2.200 millones de dólares para que pueda comprar más armamentos, incluidos misiles tierra-aire.

Sumadas a las compras de armas por parte de Brasil, Ecuador y otros países sudamericanos, las adquisiciones venezolanas han generado preocupación de que haya una carrera armamentista en la región.

Venezuela y Colombia han discutido durante meses por el acuerdo entre Bogotá y Washington que permite a los militares estadounidenses mandar más efectivos a siete bases colombianas durante los próximos 10 años.

Los firmantes dicen que el acuerdo es necesario para ayudar en el combate contra el narcotráfico y las guerrillas de izquierda, pero Chávez asegura que es una amenaza contra su país y que Estados Unidos podría atacar desde las bases colombianas.

"Somos el blanco número uno en el mapa imperial en este continente", dijo el sábado.


El Nuevo Herald