lunes, 15 de diciembre de 2008

En cinco años se perdió el empuje de las misiones sociales


Mercal redujo 41,5% su cobertura de 2005 a 2006, cuando llegó a 9.160.000 personas


La potencia que mostraron las misiones sociales durante sus primeros años ha caído progresivamente, y el juego ha apuntado hacia dos direcciones.

Por un lado, el Ejecutivo ha procurado definir una estructura administrativa que las sustente en el tiempo pero, por otra parte, la asignación de recursos que define el propio Gobierno se ha reducido poco a poco.

Las misiones, que nacieron a finales del año 2003 como una respuesta ante la inestabilidad política que ponía en riesgo la permanencia del presidente Hugo Chávez en el poder, disminuyeron a su mínima expresión especialmente este año. Pero la expectativa es que sigan en esta espiral descendente.

En la estructura presupuestaria de 2009 está previsto que estos programas sociales cuenten con un total de 5.617 millones de bolívares fuertes, apenas 0,9% más recursos con respecto a los autorizados para este año, y que ascendieron a 5.563 millones de bolívares fuertes, según consta en los datos presentados anteriormente por el Ejecutivo.

Antes de que la reforma a la Ley de Administración Pública se aprobara este año -normativa que otorgó un piso legal a las misiones- Pdvsa también entregaba dinero para el sostenimiento de los programas de apoyo a la población más necesitada, pero también iban en franca caída.

Según los reportes de la petrolera, al primer semestre de este año el financiamiento de las misiones cayó 65%, al situarse en tan solo 555 millones de dólares (1.193 millones de bolívares fuertes), contra los 1.569 millones de dólares (3.373 millones de bolívares fuertes) que Pdvsa entregó en igual período del año anterior.

Todavía se desconoce si los aportes del holding estatal cesarán en el futuro, debido a que ahora los programas se consideran legalmente un brazo de la administración pública.

Pese al cambio en la legislación, la crítica de los analistas siempre ha apuntado en la misma dirección: la posibilidad de supervisar la ejecución de los recursos de las misiones es sumamente difícil, pues no existe un organismo único que dirija los programas sociales.

A cinco años desde su creación, pocos son los que han logrado evadir los problemas.

Si bien cada vez menos personas compran en Mercal -que forma parte de la Misión Alimentación-, éste sigue siendo el programa bandera del Gobierno en materia social.

Con altibajos en la gestión que se han reflejado en la cobertura, la misión Alimentación tuvo un período de crecimiento desde abril de 2003 hasta finales de 2005, lapso en el cual pasó de 45.661 toneladas vendidas en 2003 hasta 1.148.000 toneladas de alimentos distribuidas en diciembre de 2005, cuando se daba cobertura a 15.000.000 de personas en la red de alimentos.

Pero a partir de 2006 la misión sufrió una caída de sus suministros, caída de sus importaciones (que sostenían cerca de 35% del suministro total, sobre todo en rubros como leche, carne, aceite, y pollo), y con ello, de su oferta de alimentos y de la población beneficiaria.

Según el Ministerio de Alimentación, entre junio y noviembre de 2006 la colocación de alimentos cayó 53,2% respecto a 2005. En 2006 Mercal atendió a 9.160.757 personas, 41,5% menos que en 2005, cuando benefició a 15.678.567 personas.

Solo a finales de 2007 la misión Alimentación pudo retomar su nivel de 115.000 toneladas mensuales; en ese ínterin hubo fallas de suministro de leche, azúcar, caraotas, arroz y aceite vegetal.

En 2008 se anunció una meta de 180.000 toneladas mensuales, pero el Gobierno la redujo hasta 140.000. A la fecha, se están beneficiando 12.757.000 personas.

Suhelis Tejero Puntes / Ernesto J. Tovar
EL UNIVERSAL

http://www.eluniversal.com/2008/12/16/eco_art_en-cinco-anos-se-per_1191070.shtml