sábado, 22 de agosto de 2009

Miles marchan a favor y en contra de ley de educación






Marchaban pacíficamente y fueron reprimidos por los carniceros al servicio del régimen "socialista" y "humanista" del Teniente/Coronel (r) Chávez Frías



Policías antidisturbios dispersaron con gases lacrimógenos, chorros de agua y balas de goma a opositores que salieron a las calles para rechazar la nueva ley de educación que ven como un intento del gobierno de adoctrinar a los niños con ideales socialistas.

La marcha llegó a unos 2,5 kilómetros de la Asamblea Nacional, luego que las autoridades negaron el permiso para que arribara al centro capitalino, registrándose los incidentes. El viceministro de Interior, Juan Francisco Romero, señaló que algunos manifestantes, "en verdad, un grupo muy reducido de ellos" trataron de traspasar la barricada lanzado piedras y botellas.

Al menos una decena de agentes policiales sufrieron fuertes traumatismos y heridas leves, indicó Romero.

La policía no tenía cifras disponibles de heridos entre los manifestantes, pero los bomberos indicaron que atendieron decenas de personas afectadas por los gases y al menos otras 14 con heridas leves de balas de gomas y golpes sufridos al caer en medio de la estampida.

Mientras los opositores marchaban desde el este de Caracas, en los alrededores de la Asamblea Nacional en el centro de la ciudad se concentraron miles de simpatizantes del presidente Hugo Chávez para expresar su apoyo al gobernante.

Bajo las consignas "No es no", y entre pancartas en las que se decía "Con tus leyes totalitarias no me vas a callar", los opositores apuntaron a que el gobierno pretende copiar al modelo de educación cubano a través de la nueva ley de educación.

"Estoy aquí para defender el derecho que tienen mis hijos de tener una educación, libre y democrática", dijo Nancy Rodríguez, un ama de casa de 35 años.

"Vine a marchar contra la violencia, por la libertad de expresión, la libertad de cátedra, por mis hijos y nietos", dijo José Blanco, de 83 años. "No quiero que mis nietos crezcan en un país en donde se golpean a periodistas por alertar los peligros de una ley".

La nueva ley de Educación determinaría que las clases se basen en la llamada "doctrina bolivariana", en una referencia a los ideales defendidos por el prócer Simón Bolívar, como la autodeterminación nacional y unidad latinoamericana.

Los críticos advierten que Chávez utiliza el término "bolivariano" porque así describe a su movimiento político izquierdista y en consecuencia algunos temen que su gobierno introduzca un adoctrinamiento socialista en las aulas.

En contraste, Alicia Briceño, de 28 años, expresó que "tenemos que apoyar esta ley por ser una ley liberadora, incluyente, que va acabar con el control que la oligarquía ha tenido siempre en el sector educativo".

"Dicen que Chávez quieren acabar con la autonomía universitaria, que amedrenta a los maestros. La verdad es que esta ley premia al maestro que enseña de corazón, que cumple con su deber...", agregó Briceño, que portaba una retrato del mandatario.


El Nuevo Herald