sábado, 19 de septiembre de 2009

Chávez indaga a EE.UU. por su gasto militar "en invasiones"


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, respondió este viernes a las críticas estadounidenses por la compra venezolana de material bélico en Rusia y preguntó a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, si sabe cuánto gasta su país en armas.

“¿Será que no sabe lo que su país gasta en armas, en operaciones encubiertas, en financiar movimientos desestabilizadores, en invasiones, en guerras como las de Afganistán e Irak y ahora en las siete bases en Colombia?”, preguntó Chávez.

El presidente venezolano recordó que tanto Clinton como otros portavoces oficiales de EE.UU. han expresado “preocupación” por la compra de armamento en Rusia o han llegado a calificar esa operación como “un serio desafío a la estabilidad en el hemisferio occidental”.

Durante la última visita de Chávez a Rusia se acordó la compra de 90 tanques medianos T-72B para reemplazar a los AMX-30 franceses,
prácticamente inservibles tras más de 40 años de servicio. También se decidió equipar a la fuerza armada con sistemas de defensa antiaérea, todo ello por medio de un crédito que Moscú otorgó a Caracas por 2,2 millardos de dólares.

Chávez consideró que “los campeones del armamentismo en América son EE.UU. y Colombia” ya que las compras de material decididas por otros países como Venezuela y Brasil solo buscan “fortalecer su defensa”. El gobernante venezolano dijo sentirse defraudado porque la actual política hemisférica de Washington es similar a la del Gobierno del presidente George W. Bush.

“Teníamos esperanza en que entraríamos a una nueva era en las relaciones, con respeto a la soberanía de los países, pero vemos que se mantiene la política de la mentira y el cinismo”, expresó el gobernante durante un acto en el palacio de Miraflores, sede del Gobierno.

Chávez señaló que piensa viajar a Nueva York para hablar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y se preguntó si “seguirá oliendo a azufre en aquel podio”. La última vez que Chávez intervino en esa Asamblea General, en 2006, le tocó intervenir después de Bush, circunstancia que aprovechó para calificar de “diablo” al gobernante estadounidense y afirmar que en ese lugar “huele a azufre”.

Chávez insistió en la posibilidad de que exista un paralelismo entre ambas situaciones y volvió a preguntar: “¿conseguiré olor a azufre?”. El gobernante destacó que estas “injerencias” de los portavoces estadounidenses ocurren “a pocas horas del inicio de la Asamblea General” y las catalogó de “amenaza para nosotros”. Chávez no precisó fechas ni otros detalles de su posible viaje a Nueva York.

El Espectador