jueves, 3 de septiembre de 2009

Nicaragua se queda sin la ayuda de la Unión Europea


Durante el 2008 hubo protestas masivas impugnando el resultado de las elecciones y pidiendo respeto a los derechos humanos.


La situación de la democracia en Nicaragua es ``preocupante'' y el gobierno no ha hecho ``suficientes progresos'' desde las elecciones del 2008 para que la UE reanude su ayuda, dijeron el martes fuentes europeas, en vísperas de una visita de un responsable de la Comisión a Managua.

El gobierno nicara-

güense ha ``hecho esfuerzos, pero todavía necesita dar pasos más importantes'' en el terreno de los ``derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho'', señalaron fuentes diplomáticas, tras una reunión de representantes de los países de la Unión Europea (UE) en que se abordó la cuestión.

La UE forma parte del grupo de donantes que ayudaba anualmente a Nicaragua a financiar su presupuesto con unos $100 millones, de los cuales $60 millones fueron congelados tras los comicios municipales de fines del 2008, salpicados de supuestas irregularidades.

El director adjunto de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, Stefano Sannino, visitará a fines de semana Managua, para evaluar la situación sobre el terreno, un viaje que ha suscitado expectación entre el gobierno y la oposición de Nicaragua.

Desde que suspendió la ayuda, la UE ha tratado de presionar al presidente Daniel Ortega para que realice reformas políticas, como la mejora del sistema electoral o el respeto de las libertades públicas de cara a las elecciones presidenciales del 2011.

Pero los 27 estiman que Managua no ha hecho ``suficientes progresos'' y que la situación de la democracia sigue siendo ``preocupante'', señalaron las fuentes, estimando no obstante que estarán pendientes del informe de la visita de Sannino, cuyas fechas exactas la Comisión se negó a comunicar.

Sannino viajará al país centroamericano para ``obtener una visión de primera mano'' y examinar las ``posibilidades de volver a canalizar la ayuda, entre otras cuestiones bilaterales'', indicaron varias fuentes de la Comisión Europea, en un tono más conciliador.


El Nuevo Herald