martes, 22 de septiembre de 2009

Seguidores de Zelaya abandonan embajada


Micheletti aseveró que el presidente destituido debería "entregarse a las autoridades, presentarse (ante los juzgados), si es inocente como dice ser"


Un grupo de 162 personas que permanecían dentro de la embajada de Brasil en Honduras abandonaron esta tarde la sede diplomática tras permanecer varias horas en su interior en apoyo al ex presidente Manuel Zelaya.

Fiscales del Ministerio Público se hicieron presentes al lugar para acompañar al grupo, en el que habían varios niños, y custodiaron su abordaje a un autobús que los llevó de regreso a sus casas.

Los zelayistas, algunos con niños, llegaron desde anoche frente a la embajada carioca a dar su respaldo a Zelaya, quien permanece refugiado en esa representación diplomática.

Esta madrugada, durante el desalojo que realizó la policía y militares en atención al toque de queda decretado por el gobierno, unas 300 personas según la agencia AFP, lograron ingresar al local ubicado en la colonia Palmira.

La cantidad de huéspedes encareció las reservas de la embajada, lo que llevó a las Naciones Unidas a llevar alimentos esta tarde para sus hambrientos inquilinos.

Melvin Duarte, vocero del Ministerio Público, informó que la presencia de la fiscalía fue para garantizar la seguridad de estas personas que abandonaron en horas de la tarde la sede por su voluntad.

"Ya hemos concluido con este proceso en el cual se ha garantizado mediante la presencia de fiscales la salida de todas estas personas que solicitaron el resguardo". "A cada uno de ellos se les ha trasladado en los vehículos de la institución (MP) hasta donde ellos nos han indicado", dijo Duarte. En total, fueron 162 personas (140 adultos y 22 menores) las que se retiraron.

Duarte informó que fueron estas personas quienes solicitaron la intervención de la fiscalía de los Derechos Humanos por temor a ser detenidos a su salida o víctimas de represalias.

La embajada de Brasil en Honduras ha cobrado notoriedad internacional tras conocerse la noticia de que en su interior se encontraba refugiado el ex presidente hondureño, quien ingresó sorpresivamente al país.

Diálogo

El presidente interino, Roberto Micheletti, expresó su disposición de entablar un diálogo con la participación de todos los sectores de la sociedad y diplomáticos extranjeros imparciales.

"Le hago un llamado al mundo entero: Estamos dispuestos a dialogar. Estableceremos las comiciones sin la gente que ha estado interviniendo anteriormente", dijo Micheletti a los medios de comunicación.

Confirmó la convocatoria a un diálogo "para la posibilidad de que se puedan sentar, pero organismos serios y responsables con los que no ha habido anteriormente una relación" e informó que dará los nombres de las personas que conformarían el grupo esta tarde, igualmente descartó que participen los candidatos presidenciales porque están inmersos en su "trabajo político", a menos que ellos lo soliciten.

El presidente descartó la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, pese a que "sigue siendo un hombre respetado" y solicitó la participación de "alguien imparcial de las Naciones Unidas que pueda venir a escuchar la posición de los hondureños".

Luego de que las autoridades decidieran cerrar las terminales aéreas de todo el país en forma indefinida para evitar posibles acciones de otros gobiernos en contra de Honduras y ante el anuncio de la llegada de representantes de organismos internacionales y otros gobiernos, señaló que "nadie puede entrar en este país sin autorizacion del gobierno, especialmente si son autoridades que vienen a dirimir algún conflicto".

Nuevamente manifestó que el gobierno respaldará al Tribunal Supremo Electoral en las próximas elecciones del 29 de noviembre.

"Zelaya debe entregarse"

El gobierno descartó una intervención en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se encuentra como "huésped" el ex presidente Manuel Zelaya.

"Vamos a respetar la sede de la residencia de la Embajada de Brasil" en Honduras, afirmó Roberto Micheletti.

El mandatario confirmó que la Cancillería hondureña ha enviado una comunicación a los diplomáticos brasileños en la que les solicita declarar "asilado" a Zelaya o "entregarlo a las autoridades".

La vicecanciller, Martha Lorena Alvarado reitero que Honduras es un país respetuoso de los convenios internacionales y no realizará una acción que podría acarrear "aún mayores problemas”.

Alvarado manifestó en una cadena nacional de radio y televisión que Honduras está siendo víctima de noticias que proliferan a nivel mundial que comprometen al país, sobre todo en estos momentos en los que se lleva a cabo la 64 Asamblea de la ONU en Nueva York.

Por su parte, Zelaya emitió un comunicado que fue divulgado por la Embajada de Honduras en Managua, en donde afirma que teme ser capturado por las autoridades hondureñas.

En el documento acusa a las fuerzas policiales y militares de atacar de forma desproporcionada contra sus seguidores, a quienes llamó ayer a resguardarlo en la sede diplomática brasileña y esta mañana fueron desalojados por la Policía.

Desde Nueva York, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló vía teléfono con el ex mandatario y le pidió que no dé argumentos a las autoridades para que ingresen a la embajada; mientras el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Javier Solana, dijo hoy a la prensa que Zelaya había sido advertido de que "no hiciera nada que pudiera empeorar las cosas".

Micheletti aseveró que el presidente destituido debería "entregarse a las autoridades, presentarse (ante los juzgados), si es inocente como dice ser" y anticipó que no tendría nada que ver con la posible detención de Zelaya.

El ex presidente Zelaya está acusado de 18 delitos políticos y comunes, por las que penden sobre él varias órdenes de captura.

El presidente interino afirmó también que ya han determinado la forma en la que Zelaya ingresó al país. Ayer declaró que el presidente depuesto había entrado al territorio hondureño por vía terrestre, en el automóvil de un político hondureño y auspiciado por una sede diplomática de un gobierno sudamericano.


El Heraldo, Honduras