jueves, 24 de enero de 2008

Chávez entre las FARC y el narcotráfico



Llamó a Uribe “cobarde, mentiroso, cizañero y maniobrero”


Mientras Hugo Chávez de Venezuela insiste en la descalificación grosera contra su homólogo de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, y lo tilda de mafioso, clásica táctica fascista de pretender convertirse de victimario en víctima y tapar las fechorías, lo cierto es que las declaraciones en contra de Chávez por parte del llamado Zar Antidrogas de Estados Unidos, Jhon Walters, por considerarlo el gran facilitador para el tráfico de drogas hacia Europa, no son hechos aislados ni descabellados.

Resulta que radares en Colombia han captado vuelos con cargamentos venezolanos de droga con destino a México y el Caribe. Y según el reciente señalamiento del que fuera embajador de Estados Unidos en Colombia, para el período 1994 a 1997, se ha podido conocer que “todo eso está captado electrónicamente, es decir, no hay manera de negar eso”.

El diplomático Miles Frechette, insistió en mencionar que Alvaro Uribe desde la presidencia “está haciendo todo lo posible por detener las aeronaves que sobrevuelan el espacio aéreo de Colombia, lo que ha permitido que disminuyan enormemente los vuelos que sobrevuelan”, provocándose así que los narcoterroristas, entre ellos las FARC, se encontraran en la necesidad de ampararse en su amigo Hugo Chávez, para trasladar el alijo de la droga a Venezuela.

No es casualidad la coincidencia con la advertencia el sábado pasado de Jhon Walters, al afirmar la relación del gobernante venezolano con el tráfico de cocaína hacia el continente europeo, como se pudo conocer luego de su reunión con Uribe y el director de la Oficina norteamericana para el Control de Drogas, sin explicarse, el por qué Venezuela no ha dado muestras de poner freno a la grave amenaza que constituye el narcotráfico.

Según Frechette, a partir de la decisión de Chávez en el año 2005 de expulsar del territorio venezolano a los agentes de la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA), por supuesto espionaje, es cuando se instala en Venezuela una “enorme corrupción”.

Muy enfático al señalar que “no sabía si Chávez estaba beneficiándose personalmente del narcotráfico. Pero el hecho es que él está permitiendo todo esto… Esto es peligroso para Venezuela, es peligroso para Colombia, es peligroso para Estados Unidos. Cada vez más es reconocido como peligroso para los europeos y tiene que ser tratado. Y es difícil entender por qué el presidente Chávez no dirige su Gobierno para tomar pasos básicos para contestar esta amenaza".

Por otra parte, el funcionario estadounidense aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) siguen activamente involucradas en el narcotráfico, del que obtienen millonarios ingresos para financiar sus actividades terroristas.

Llama la atención que mientras el mandatario colombiano, sube en popularidad en su país, Colombia, y a nivel de la opinión pública internacional, por el contrario, la de Higo Chávez, decae notoriamente y pareciera que no le queda más que dar las patadas de ahogado con sus tradicionales vociferaciones.

Desde el acostumbrado programa dominical del pasado domingo, llamó a Uribe “cobarde, mentiroso, cizañero y maniobrero”, y remarcó que un “hombre así no merece ser presidente de nada, menos de un país”.

Parece que la sentencia se le revierte, pues, si un presidente está en la mira por su peligrosidad, ese es Hugo Chávez. Al día de hoy, cuenta con el rechazo en el mundo.

De ahí, que la alarma está encendida, con el nuevo plan de la militarización de frontera de Venezuela con Colombia que de pronto se propone con el pretexto de "frenar el contrabando", básicamente de productos alimenticios.

Cuando es bien conocido que en los estados fronterizos con Colombia no es precisamente el contrabando de alimentos lo que mantiene en zozobra permanente a los pobladores, víctimas del llamado “pago de vacuna”, exigidos por los terroristas de las FARC, quienes circulan libremente y a sus anchas por la zona. Víctimas también del secuestro, aunque Chávez insista en negarlo.

"He dado órdenes de que si no basta la Guardia Nacional para cuidar nuestras fronteras, carreteras y trochas, y hay que mandar al Ejército completo para parar el contrabando, se llevará", dijo el mandatario venezolano en declaraciones del día sábado en un evento en las afueras de Caracas.

Es más y hasta profirió, que "si hay que armar al pueblo y a los batallones de reservistas, los llevaremos".

Se pone en evidencia. De Hugo Chávez se puede prever cualquier barbaridad.

Por Diario de América

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=3162