domingo, 13 de enero de 2008

En Venezuela y Argentina temen que Maionica cante en EUA


Un excelente reportaje e investigacion periodistica de la agencia NOVA, permite adentrarnos en los detalles más reveladores de esta trama judicial que permite visualizar la pugnacidad que según el investigador refuerza la tesis de la existencia de dos bloques entre DURAN Y MAIONICA.....ya que asi lo ha diferenciado la estrategia de dos abogados que segun el reportero tienen dos ópticas distintas en el manejo del caso judicial, el quiebre de MAIONICA esta cerca y según este reportero puede producirse en menos de lo que cante un gallo......

El maletín
Chávez y los Kirchner temen se extienda "la gran Antonini"


Los cuatro acusados por el "apriete" a Antonini, enfrentan un juicio por espionaje en los EE.UU.


CARACAS-VENEZUELA, Enero 13 (Por Dimas J. Pettineroli, exclusivo para Agencia NOVA) En entregas anteriores hemos señalado la enorme preocupación en Miraflores y Casa Rosada, sedes presidenciales de Venezuela y Argentina respectivamente, con respecto a la ola mundial que ha desatado “El maletín de los 800 mil dólares”, y que está centrada en el “hasta cuándo resistirán Kauffmann, Durán y Maiónica” a los interrogantes filosos y con mucha información del fiscal que los acusa en Miami. De hecho, temen que practiquen “la Gran Antonini”.

Es que estos 3 jóvenes millonarios de Caracas no son militantes revolucionarios, sino hábiles lobbistas que construyeron relaciones gubernamentales para hacer muy buenos negocios que los tornó millonarios en dólares en apenas 36 meses. Consecuentemente, a diferencia de los 5 cubanos condenados en Miami por cargos similares, su umbral de aguante es mucho menor y su mente, y la de sus abogados y familiares, trabaja otra secuencia: con cuántos dólares podremos arreglar esto, aunque sea parcialmente. Y esta meta es recuperar la libertad, aunque sea condicional y con grilletes electrónicos que no les permita salir del Condado de Dade.


De esto no se habla

Y allí está incluido algo de lo que nadie habla: el convenio Argentina-Venezuela, que genera las presencias poderosas de Claudio Uberti, por Néstor Kirchner, y Diego Uzcátegui, por Hugo Chávez.

Allí se movilizaron varios miles de millones de dólares en compras y contratos directos, sin licitación alguna.

Los colegas que investigan el efecto de este tsunami en Buenos Aires no debieran obviar husmear en los contratos materializados para ver algunas ramificaciones patagónicas de dentro y fuera del gobierno del Frente para la Victoria.

Están raros

Los que nos llega de testigos de las últimas audiencias en los Tribunales de Miami es que “los venezolanos están raros. La activa presencia de Moisés Maiónica padre (un calificado abogado de los ricos de Caracas), que con la presión enorme que le mete la madre del detenido, está saliendo del shock y comenzando a moverse dentro de todas las variables que le permite la Ley y que le susurran abogados que cobran hasta 5 mil dólares de consulta”.

Los 600 segundos que apenas duró la última audiencia que tuvo lugar ante el juez Barry Gaber se vieron nítidos dos bloques. Mientras que Kauffmann coordina su defensa con Durán, Maiónica tiene equipo legal diferenciado. Rubén Oliva, el abogado que acaba de contratar Maiónica, es un especialista en llegar a acuerdos con la fiscalía. “Casi nunca va a juicio” comentan sus colegas.

Esa última vez que se vieron Kauffman y Maiónica ni siquiera cruzaron una mirada. Se sentaron juntos, pies y manos esposados y debieron esperar veinte minutos mientras el magistrado atendía otros casos.

Kauffman, el más vinculado en el trato con Guido Alejandro Antonini Wilson, incluso como copiloto o miembro de su equipo de las Ferrari de carreras en Europa, a sus 35 años, jamás imaginó que iba a pasar ese momento y tener que mirar con vergüenza hacia el banco donde estaban sentados los periodistas y los familiares de los acusados. De todas maneras se lo vio más entero que a Maiónica.

Este último, de 36 años, hasta hace 2 meses el más envidiado de los abogados de su camada en Caracas, tenía la mirada fija en sus abogados. Quería sintonizarlos y saber bien qué es lo que debía decir. Su debilidad jurídica consiste en las pruebas que posee el fiscal, que señalan que Maiónica “llamó a Antonini el 16 de septiembre para decirle que la oficina del vicepresidente de Venezuela y los servicios de inteligencia venezolanos le habían pedido que lo ayudara legalmente a encubrir el origen del dinero”.

Ese talón de Aquiles es grave y Maiónica lo sabe. Y por eso teje una estrategia más atrevida: quebrarse y cantar todo. Hacer “la gran Antonini”.


Batallas de escritorio

Lo que arrancará este lunes son batallas de escritorio. Presentaciones de las defensas. Contestaciones y réplicas de la Fiscalía.

El juez Robert Dube debe definir primero si permite que los acusados Carlos Kauffmann y Franklin Durán tengan otra oportunidad para pedir su excarcelación bajo fianza y con pulseras electrónicas en sus tobillos, entre otros controles. Ésta sería una gran conquista para estos muchachos acostumbrados al libre albedrío.

El fiscal Federal Thomas Mulvihill presentará nuevos argumentos en contra de reabrir la discusión, inclusive llegando a un máximo: “Si los dejan en libertad puede correr peligro la vida de Antonini”.

Ambos detenidos, al igual que los dos restantes, el venezolano Moisés Maiónica y el uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello, esperan también que transcurra el plazo de 14 días con que cuenta el Mulvihill para “descubrir la evidencia” que tiene contra ellos, aunque ese plazo vence en días distintos para cada uno. Durán sería el primero en acceder a todo lo recabado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), este martes, seguido por Wanseele un día después, mientras que Maiónica y Kauffmann deberían esperar hasta el 20 de enero.

Las pruebas, de todos modos, deben permanecer bajo reserva. Es decir, la prensa no debería tener acceso a todo el paquete para que quienes asuman como jurados durante el juicio no sean “contaminados” con la información y lleguen a conclusiones prematuras.

Hoy por hoy es muy difícil garantizar que “no habrá filtraciones al periodismo”. Dependerá de lo que dicen las famosas y gravísimas pruebas contra los venezolanos y el uruguayo.

La gran novedad es que el prófugo José Antonio Canchica Gómez, cuyo rol no está muy claro, fue identificado y su foto ya viaja en la red. Un hombre que perteneció al Ejército venezolano. Caerá en breve.

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=325036