sábado, 29 de noviembre de 2008

Chávez ¿El comienzo del fin?

No es el comienzo del fin de Chávez pero quizás el fin del comienzo



El siguiente trabajo es una versión al español de una evaluación sobre las causas que originaron los resultados de las pasadas elecciones regionales y sus repercusiones, solicitado a este cronista por el Center for Security Policy, un think-tank de Washington.
Tratar de analizar los resultados de las elecciones regionales que tuvieron lugar el pasado domingo en Venezuela bajo los mismos parámetros o estándares de otras democracias en la región como las de Brasil, Chile o Colombia, podría conducir a interpretaciones erradas de la nueva realidad que ha surgido desde que Chávez sufrió su primera derrota el pasado 2 de diciembre.

Entonces, mediante un Referendo, aspiraba a reformar la Constitución con el propósito de perpetuarse en el poder. Para confrontar esta nueva realidad Chávez habría tenido que comprenderla y este no ha sido el caso. La razón no es sólo que Chávez padece de eso que llaman los psicólogos disonancia cognoscitiva, sino que su formación militar, la única educación recibida antes de incursionar en la política, y un temperamento mercurial, lo impulsan a la confrontación y al conflicto.

Limitado por esta concepción reduccionista de la política, para él los disidentes son traidores y los opositores enemigos a vencer acudiendo a cualquier medio, no importa cuán desproporcionado o ilegítimo sea.

La “guerra”
La noción de Clausewitz de que la guerra es la continuación de la política por otros medios en Chávez se transforma en la política como una continuación de la guerra por otros medios. Esto explicaría por qué todo el aparato del Estado venezolano que se encuentra bajo su control está al servicio de esta, su guerra, incluyendo la parafernalia tecnológica electoral dotada de un complejo sistema de identificación de huellas dactilares que intimida con éxito a millones de potenciales electores de la oposición.
Grupos de la sociedad civil de apoyo electoral que en cualquier democracia se denominan “voluntariados” el Partido Socialista Unido de Chávez los llaman “batallones electorales”. En este orden de ideas todo aquel que disienta o pertenezca a un partido político de oposición es por definición expresa del Presidente un “enemigo entregado al imperialismo”.

En seguimiento de la máxima de Sun Tzu que postula que toda guerra es basada en el engaño, las principales operaciones del Estado venezolano son manejadas en secreto dando lugar a una escandalosa corrupción sin precedentes en el continente, pero que también es usada para alimentar un insaciable apetito de poder.

La corrupción
Inmersos en este diabólico predicamento de conflicto permanente, en estas elecciones los altos funcionarios hicieron uso indiscriminado de los recursos del Estado que se tradujo en un obsceno y descarado ventajismo que alcanzó su clímax cuando el presidente Chávez juró, a través de la red de radio y televisión, que encarcelaría a dos gobernadores de oposición independientemente que ganaran o perdieran las elecciones. De la misma manera amenazó a la población de algunos estados con reducirles el presupuesto si favorecían a los candidatos de la oposición y en otro caso les advirtió que desplegaría las unidades blindadas del ejército si se llegara a cuestionar el triunfo de un candidato socialista.

El mosaico opositor
Si se analiza en este contexto el espacio político que ha ganado la oposición en Venezuela, la hazaña luce increíble y de extraordinarias consecuencias. Obtener en estas circunstancias tan adversas 5 gobernaciones entre ellas 4 de las más pobladas del país y las alcaldías de las principales ciudades del país incluyendo 5 municipios de los 6 que constituyen la zona metropolitana de la capital, podría muy bien significar el comienzo de un período de declinación para Chávez que se agravará con la crisis financiera global y en particular con la súbita caída de los precios petroleros, fuente de financiamiento de este proceso revolucionario tan ambicioso que no sólo ha querido trascender las fronteras de Venezuela sino del continente.

No obstante, el triunfo de la oposición no ha sido suficiente para ocultar sus divisiones y luchas internas. Las gobernaciones y alcaldías alcanzadas representan, en su diversidad, el amplio espectro político opositor. Los cinco gobernadores electos de la oposición también reflejan tendencias políticas diferentes.
La suerte y el destino de la revolución bolivariana dependerán de que Chávez entienda que su estrategia bélica se agotó, una tarea contraria a su naturaleza, y que el esfuerzo unitario que demostró en estas elecciones persista. Una tarea que encontrará obstáculos en el camino.

Si la oposición es capaz de superarlos se podrá decir parafraseando a Churchill que este proceso electoral no es el comienzo del fin de Chávez pero quizás el fin del comienzo.


Por Orlando Ochoa Terán

Diario de América
http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=4798

2 comentarios:

Lucas José Blanco Acosta dijo...

EL INEXISTENTE PUEBLO VENEZOLANO QUE ÚLTIMAMENTE HA ESTADO VOTANDO POR CHÁVEZ

Los oficialistas multiplican sus votos en todas las elecciones a través de cedulas falsas suscritas en los cuadernos electorales y comparecidas por la maquinaria chavista y extranjeros desconocidos. Para eso alargaron ilegalmente 7 horas el horario después del cierre de las mesas electorales el 23 de noviembre de 2008; cedulas de identidades falsas pero bien asentadas en los cuadernos electorales del Consejo Nacional Electoral (CNE); ese es el inexistente pueblo venezolano que desde el 2004 ha votado por Chávez y ha desmoralizado y desconcertado a la población real.

Ahora es necesario OBLIGAR UNA AUDITORÍA EN LA DIRECCIÓN DE IDENTIFICACIÓN Y EXTRANJERÍA (DIEX) y PUBLICAR EL REGISTRO ELECTORAL PERMANENTE (REP), DONDE EN AMBOS, DEBE HABER TRES O CUATRO MILLONES DE VENEZOLANOS y ELECTORES INEXISTENTES O VIRTUALES, para así demostrar el prontuario de este CNE y la salida inmediata del gobierno usurpador.

En todas las elecciones pueden haber muchos testigos de mesas y consignaciones de actas electorales por parte de opositores sinceros como propician la mayoría de sus ingenuos o falsos dirigentes, PERO TALES ACTAS Y TESTIGOS NO SIRVEN DE NADA; cuando los repetidores de votos del PESUV llegan a votar delante de estos, con sus cedulas falsas ya registradas en los cuadernos electorales y con su dedo meñique limpio y sin rasgos de tinta, previamente lavado con cloro, acetona y jabón en los buses que los trasladan; así es que aumentan vertiginosa y auditoramente las falsas cantidades oficialistas.

Lea la última edición de ¿CÓMO LLEVARON A CABO EL FRAUDE DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 2008? En: http://www.cronicabiblica.com/enlace Artículos.

Lucas José Blanco Acosta

Lucas José Blanco Acosta dijo...

POR UNA VENEZUELA REAL VAMOS TODOS A VOTAR

De otro modo, hay que ir siempre a votar y combatir la abstención; esta se quiere inducir a la población real con la frustración y despropósito de nuestras supuestas derrotas; fenómeno muy necesario para ellos en las inmediatas elecciones fraudulentas. La abstención para ellos es muy obligatoria para no tener que aumentar más la ya abultada e incongruente cifra del registro electoral venezolano y exponer más la peligrosa evidencia de su delito. Esta solución de ir a votar a pesar del todo esto y aunque parezca incongruente ante el fraude, es la más práctica; porque si la mayor parte de la Venezuela real sale a votar, ellos relativamente sumando sus pocos votos reales con los virtuales o falsos, aún así, no podrán sobrepasar a la Venezuela real. Así que POR UNA VENEZUELA REAL VAMOS TODOS A VOTAR, en esta enmienda constitucional y en el posible referéndum revocatorio presidencial de enero de 2010.

Lea la última edición de ¿CÓMO LLEVARON A CABO EL FRAUDE DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 2008? En: http://www.cronicabiblica.com/ enlace Artículos.

Lucas José Blanco Acosta