domingo, 30 de noviembre de 2008

India acusa a milicianos de Pakistán por matanza


Foto de archivo del ministro del Interior indio, Shivraj Patil, quien renunció como consecuencia de los ataques en Mumbai, durante una conferencia de prensa en Jammu, 9 ago 2008. REUTERS/Amit Gupta (INDIAN-ADMINISTERED KASHMIR)




MUMBAI, India (AP) - Un alto funcionario de la policía de Mumbai acusó al grupo extremista paquistaní Lashkar-e-Taiba es responsable por los ataques terroristas que dejaron al menos 174 muertos.

El comisionado Rakesh Maria dijo a reporteros el domingo que los atacantes eran de "un grupo radical" en el grupo, conocido por el acrónimo LeT.

Ese grupo ha sido considerado desde hace tiempo como una creación de los servicios paquistaníes de inteligencia para ayudar a librar su guerra clandestina contra India en el disputado territorio de Cachemira.

Previamente, un funcionario estadounidense de contraterrorismo dijo que "algunas rúbricas del ataque" correspondían con Lashkar y otro grupo que ha operado en Cachemira. Ambos grupos presuntamente están vinculados con al-Qaida.

El gobierno de India enfrenta cada vez más acusaciones de fallas por los ataques terroristas y equipos continuaban sacando el domingo cadáveres del elegante hotel Taj Mahal, al tiempo que el funcionario de más rango en materia de seguridad del país renunció.

Un grupo islámico indio previamente desconocido, Deccan Mujahideen, se atribuyó la responsabilidad por los ataques, pero funcionarios indios dijeron que el único miliciano sobreviviente provenía de Pakistán y expresaron sospechas sobre su vecino.

Pakistán ha negado toda participación en los ataques y exigió a Nueva Delhi evidencias de sus acusaciones.

El ministro del Interior Shivraj Patil, una figura muy impopular en India debido a una larga serie de ataques en el país, presentó su renuncia al primer ministro Manmohan Singh, quien la aceptó de inmediato, informó la oficina de la Presidencia.

Patil, estaba a cargo de gran parte de los servicios de seguridad interna del país.

La lucha en Mumbai entre milicianos islámicos y fuerzas de seguridad dejó un saldo de por lo menos 174 muertos. Concluyó la madrugada del sábado cuando fuerzas de seguridad tomaron el control del famoso hotel Taj Mahal, tras matar a los últimos tres atacantes.

La renuncia de Patil se registra mientras aumentan las críticas sobre la forma en que el gobierno enfrentó los ataques en Mumbai, la capital financiera de la India.

"Nuestros políticos siguen en sus chanchullos, mientras mueren inocentes", era uno de los titulares de primera plana del domingo del periódico Times of India.

Un día después de concluir el sitio, las autoridades seguían sacando cadáveres del hotel Taj Mahal, donde tres presuntos insurgentes islámicos resistieron hasta el último cartucho. Comandos indios los mataron en medio de tiroteos y explosiones.

Los ataques comenzaron el miércoles por la noche en 10 sitios del distrito comercial de Mumbai. Por lo menos 239 personas fueron heridas.

La cifra de muertos fue revisada el domingo. Previamente, se había hablado de 195 muertos, pues algunos muertos habían sido contados dos veces, dijeron las autoridades. Entre los muertos había 18 extranjeros: alemanes, canadienses, israelíes principalmente, así como ciudadanos de Gran Bretaña, Italia, Japón, China, Tailandia, Australia, Estados Unidos y Singapur.

http://espanol.news.yahoo.com/s/ap/081130/internacional/asi_gen_india