lunes, 18 de agosto de 2008

La OTAN no permitirá que Rusia tenga éxito en Georgia, asegura Rice


La secretaria de Estado Condoleezza Rice después de aparecer en programas de televisión para discutir la crisis en Georgia el domingo 17 de agosto del 2008, en Crawford, Texas.


La secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice dijo el lunes que Rusia está jugando un "juego muy peligroso" con Estados Unidos y sus aliados y advirtió que la OTAN no permitirá que Moscú se quede con Georgia, desestabilice a Europa o forme una nueva Cortina de Hierro.

En su camino a una reunión de emergencia de cancilleres de la Organización del Tratado del Atlántico Norte para analizar la crisis, Rice dijo que la alianza penalizará a Rusia por su invasión de Georgia y rechazará las ambiciones de Moscú al reconstruir y respaldar completamente a Georgia y a otras democracias de Europa Oriental.

"Tenemos que negar los objetivos estratégicos de Rusia, que evidentemente son socavar la democracia de Georgia, emplear su capacidad militar para dañar y en algunos casos destruir la infraestructura georgiana e intentar debilitar al estado georgiano", señaló.

Rice dijo a los periodistas a bordo de su avión que Rusia no conseguirá "su objetivo estratégico" y añadió que cualquier intento de recrear la Guerra Fría al dibujar "una nueva línea" en Europa e intimidar a ex repúblicas soviéticas no tendrá éxito.

"No vamos a permitir que Rusia marque una nueva línea en esos estados que aún no están integrados en las estructuras transatlánticas", declaró, refiriéndose a Georgia y Ucraina, que aún no se han unido a la OTAN ni a la Unión Europea, pero esperan hacerlo.

Rice no especificó que haría la OTAN para imponer su estrategia pero señaló que la alianza indicaría "de manera clara que no estamos dispuestos a aceptar una nueva línea" como la de la Cortina de Hierro.

La secretaria de Estado también señaló que maniobras como la incursión de Rusia en Georgia y los dos bombarderos rusos que entraron en una zona de exclusión en Alaska forman parte de una política arriesgada que puede acarrear consecuencias.

Rice señaló que "este es un juego muy peligroso y quizás los rusos quieren reconsiderarlo", refiriéndose a los vuelos rusos que empezaron hace unos seis meses. "Esto no es algo que no tenga costos. Nadie necesita a la aviación estratégica rusa sobrevolando la costa norteamericana".

En la reunión del martes, los ministros de la OTAN analizarán varias actividades planeadas con Rusia en el futuro - desde ejercicios militares a reuniones ministeriales - y decidirán en cada caso si seguir adelante con ellas o cancelarlas.

También conversarán sobre una misión internacional de supervisión de Georgia y un plan de ayuda para asistir a la zona a recuperar las infraestructuras dañadas en su conflicto con el poderoso ejército ruso.

Rusia no puede usar una "fuerza desproporcionada" contra Georgia y aún así ser bienvenida en las instituciones internacionales, dijo Rice.

"Eso no va a pasar", afirmó Rice dijo domingo. "Rusia pagará un precio".

Cuán lejos irá la OTAN para alejarse de Moscú dependerá de la situación en tierra, mientras persisten las dudas sobre la aplicación rusa de un plan de paz mediado por la Unión Europea.

Rusia dijo que su ejército empezó a retirarse de la zona del conflicto en Georgia el lunes, pero no había ninguna evidencia clara en tierra de que sus tropas lo estuviesen cumpliendo.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/266317.html