miércoles, 15 de julio de 2009

Con tambores y campanadas Curiepe defendió a Polimiranda


La comunidad de Curiepe tomó las calles del casco central para exigir la vuelta de Polimiranda a su sede



Anoche, la GN reforzó su presencia en la zona con otro contingente


Al son de tambores y de campanas de la iglesia, el pueblo de Curiepe -en el municipio Brión- salió a las calles para protestar la forma violenta con que la Guardia Nacional desalojó la Comisaría de Polimiranda y tomó la Casa del Poder Comunal.

A las 5 de la madrugada, un contingente de 100 guardias nacionales del Destacamento 55 tomaron el poblado, y lanzando gases lacrimógenos a la subcomisaría sacaron a 8 polimirandas que estaban de guardia en esa sede, según informó el director del cuerpo, Elisio Guzmán.

Ante la acción, la comunidad tomó el casco central. La situación se empeoró porque los efectivos de la GN lanzaron gases dentro de las casas, por lo que tres niños que dormían en su vivienda se asfixiaron. Algo similar ocurrió con dos personas de la tercera edad: Abigaíl Landaeta y Juana Almeida, tía del dirigente del PSUV, Aristóbulo Istúriz, según indicó Marta Lourdes Rada, una vecina.

Pasadas las 10 am la poblada colocó una barricada y quemó cauchos a la entrada del pueblo para evitar que la GN trajera refuerzos. "Curiepe es un pueblo libre y nadie nos puede imponer nada", afirmó Nancy García, con 52 años viviendo allí.

La arremetida se generó porque la alcaldesa de Brión, Liliana González, dictó una resolución de desalojo de la sede de Polimiranda y de la Casa del Poder Comunal, debido a que el terreno donde opera el órgano policial es del municipio, al igual que la Casa de la Cultura en Tacarigua, donde también funciona la Casa del Poder Comunal de la Gobernación de Miranda.

Mientras en Curiepe el pueblo se enfrentaba a la GN y a la alcaldesa, en Tacarigua los efectivos militares arribaron en la madrugada y hubo un enfrentamiento con la comunidad.

En horas de la tarde y ante la presión de la población de Curiepe se sentaron a dialogar la secretaria de Gobierno, Adriana D'Elía, el director de Polimiranda, la alcaldesa de Brión y un grupo de concejales. Cuando se creía que se llegaría a un acuerdo, la burgomaestre se negó a dejar ingresar a Polimiranda a la sede y la gente amenazó con quemar las instalaciones que habían sido tomadas. D'Elía reiteró que Polimiranda seguirá en la zona protegiendo, como siempre, a la comunidad.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, desde Maracaibo dijo que hacía responsable al ministro Tarek El Aissami por la situación. "Aquí hay la intención de hacer algo que todavía no sabemos de qué se trata. En Miranda son asesinadas diariamente cinco personas, el pueblo lo que exige es más seguridad y en cambió la GN va al comando de policía a sacar a la policía". Responsabilizó a Tarek El Aisami por lo que pueda suceder en Curiepe, es parte de un programa orquestado por el Ministerio de Interior.

Anoche se conoció que otro contingente de la GN llegó para reforzar la sede de la Alcaldía. También llegó un autobús con personas afectas al oficialismo.

Migdalis Cañizález V.
EL UNIVERSAL