miércoles, 22 de julio de 2009

Venezuela ignora orden de expulsión de diplomáticos en Honduras


Carlos López, miembro de la delegación del presidente designado de Honduras, Roberto Micheletti, habla con la prensa, junto al mandatario costarricense Oscar Arias, el viernes 10 de julio del 2009, en San José


Venezuela sostuvo el miércoles que su personal diplomático no abandonará Tegucigalpa a pesar de la orden de expulsión que emitió el gobierno de facto hondureño y anunció que utilizará "todos los recursos necesarios" para preservar la integridad de sus funcionarios.

El gobierno venezolano emitió en un comunicado, según el cual "desconoce" la orden comunicada en la víspera por la Cancillería del gobierno de Roberto Micheletti "por no constituir una manifestación oficial emitida por el gobierno constitucional y legítimo".

Las autoridades de facto hondureñas dieron un plazo de 72 horas al personal diplomático venezolano para abandonar el país y también informaron que retirarían el personal de su embajada en Caracas.

"El gobierno venezolano utilizará todos los recursos necesarios para preservar la integridad de su misión diplomática en Tegucigalpa", señaló el escrito difundido por la Cancillería.

El canciller del gobierno de facto en Honduras, Carlos López, dijo el miércoles en rueda de prensa que al vencer el plazo de 72 horas, los diplomáticos venezolanos "dejan de gozar del estatuto diplomático de acuerdo a la convención de Viena.

"Es una aberración mantener el desconocimiento (a Honduras) y mantener la embajada" en el país, añadió.

Venezuela instó en el comunicado a las autoridades del país centroamericano a "abstenerse de dispensar un trato ultrajante a cualquier miembro de la misión diplomática venezolana en Honduras, so pena de incurrir en una violación grave a la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas que acarrearía responsabilidad internacional".

En México, la embajadora hondureña designada por Zelaya, Rosalinda Bueso, denunció que personal de seguridad le impidió el lunes ingresar a la sede de la representación diplomática tras ser notificado de su supuesta destitución y nombramiento de nuevo personal afín al gobierno de facto de Micheletti.

Bueso dijo el miércoles en rueda de prensa que en las siguientes horas retornará a la sede diplomática, tras negarse ahora el reconocimiento a los representantes de Micheletti. Aseguró, sin embargo, que en ningún momento dejó de ejercer como la embajadora de Honduras.

La diplomática, quien comentó que no se ha descartado una visita de Zelaya a México, recibió el respaldo de los 21 embajadores que integran el llamado Grupo Latinoamericano y del Caribe como la única representante hondureña en México. La víspera, la cancillería mexicana le hizo el mismo reconocimiento.

Micheletti afirmó el martes que esperaba que los funcionarios venezolanos cumplieran la orden de expulsión y justificó la medida alegando que tenían información de que "estaban involucrados en los movimientos que se ha estado dando en nuestro país".

El encargado de negocios de la embajada venezolana en Tegucigalpa, Ariel Vargas, dijo a la prensa que no acatarían la medida porque para Caracas "el gobierno de Micheletti no existe".

Luego del derrocamiento del presidente Manuel Zelaya el 28 de junio, Venezuela retiró a su embajador en Honduras Armando Laguna.

En la misión diplomática venezolana de Tegucigalpa permanecen Vargas y otra funcionaria.

Micheletti fue designado por el Congreso tras la expulsión de Zelaya, pero no ha sido reconocido por la comunidad internacional, que propugna por la restitución del líder depuesto.


El Nuevop Herald

http://www.elnuevoherald.com/345/story/503126.html