viernes, 3 de octubre de 2008

Bush promulga Ley de Rescate pero persiste el fantasma de la recesión


George W. Bush y Henry Paulson logran la aprobación del plan de rescate (Charles Dharapak/AP)


Nueva York.- El Gobierno de Estados Unidos promulgó el viernes un ley que le permite gastar 700.000 millones de dólares para auxiliar a bancos, pero inversores se preguntaban si con eso logrará contener el pánico que ha hecho temblar a Wall Street y que desató una crisis financiera mundial.

La Cámara de Representantes aprobó el plan de rescate con 263 votos a favor y 171 en contra y fue enviado rápidamente al presidente George W. Bush, quien firmó la ley, poniendo fin a dos semanas de controversias en Washington que irritaron y cautivaron a los mercados mundiales.

El presidente George W. Bush, en una breve aparición en los jardines de la Casa Blanca luego de la aprobación, expresó: "Hemos mostrado al mundo que Estados Unidos de América estabilizará sus mercados financieros y mantendrá su desempeño como líder de la economía mundial", informó Reuters.

Pero los analistas advirtieron que todavía no estaba claro si el plan podría ofrecer el resultado anunciado.

De hecho los mercados dejaron de lado la aprobación de la legislación que permitirá al Tesoro estadounidense comprar activos problemáticos, para enfocarse ahora en los crecientes signos de que se avecina una recesión.

Las acciones estadounidenses, que habían estado subiendo antes de la votación, cayeron sorpresivamente para cerrar en baja. El S&P 500 finalizó con una caída del 1,35 por ciento, para perforar el piso de los 1.100 puntos por primera vez en casi cuatro años. El dólar también retrocedió.

"Probablemente, llega algo tarde. Si esto se hubiera hecho antes habría tenido un impacto mayor en devolver la confianza", opinó Anna Piretti economista de BNP Paribas en Nueva York.

"Lo que hemos visto en las últimas dos semanas es una acumulación de débiles reportes económicos", añadió.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos y principal promotor del plan por el Gobierno, Henry Paulson, afirmó que se moverá rápidamente para comprar los activos problemáticos.

"Aún hay más preguntas que respuestas", observó David Kelly, jefe de estrategia de mercado de JP Morgan Asset Management.

"¿El Tesoro será capaz de incentivar a los bancos a participar? Y la segunda pregunta es, aún si los bancos participan, ¿cuán dispuestos estarán a dar nuevos créditos si pueden librarse de los malos?", agregó.

El Gobierno estadounidense ha asumido costos de 1 billón de dólares en las últimas semanas dentro de medidas que ha tomado para intentar estabilizar a su sector financiero, que han incluido la nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac.

El costo es equivalente a más de 7% del producto interno bruto (PIB) de la mayor economía del mundo.

Previamente el viernes, los mercados habían subido con fuerza por el anuncio de que Wells Fargo, uno de los bancos más fuertes de Estados Unidos, firmó un acuerdo para comprar Wachovia por más de 16.000 millones de dólares, en una señal interpretada positivamente por el mercado.

Pero ese acuerdo fue cuestionado por Citigroup, que había hecho un pacto para comprar activos bancarios de Wachovia con el respaldo de reguladores estadounidenses.

No obstante, signos de que la crisis crediticia traspasó el ámbito financiero opacaron el efecto positivo de esa noticia y también de la posterior aprobación del plan de rescate.

Un ejemplo es el estado estadounidense de California, que dijo que se estaba quedando sin dinero. Además, en París, el primer ministro francés, Francois Fillon, dijo que el mundo se encontraba "al borde del abismo", mientras líderes europeos barajaban opiniones sobre la respuesta a la crisis global.

Otra evidencia de que una recesión se acerca fue la divulgación de datos económicos que reflejaron la mayor pédida de empleos en un mes en cinco años y medio en Estados Unidos en septiembre.

Otros indicadores divulgados esta misma semana mostraron una desaceleración en la actividad manufacturera aunque el sector de servicios registró mayor actividad.

El Universal