jueves, 23 de octubre de 2008

Y si Obama llega


Buscaría liberar su economía de la tiranía del petróleo, incluso a costa de la industria automotriz

Hace un mes parecía imposible. Hoy Barack Hussein Obama puede llegar a Presidente de Estados Unidos. Ante la crisis económica las encuestas le proyectan importante ventaja, y -aunque el resultado no se sabrá hasta el final- puede repetirse lo de Kennedy-Nixon: Obama es simplemente más telegénico.

¿Cuáles serían las consecuencias para Latinoamérica?

Primero: Obama no podría sumarse a la charlatana comparsa del neocomunismo global. En Latinoamérica importa un bledo si Obama postula jueces que ilegalicen el porte de armas, autoricen abortos, matrimonios gay y todo eso que allá agita izquierdas y derechas. Tampoco sorprenderá si sigue desequilibrando un ya desequilibrado presupuesto. Su giro "a gauche" no debería pasar del moderado laborismo británico, a lo sumo ampliando el sistema de salud. Si se pasa, pierde.

Segundo: Cualquier tirano latinoamericano, como quiera que se ponga, tendría que llorar: Si Obama imita a Jimmy Carter habrían más ataques a la violación de derechos humanos; y si es como todos los otros demócratas, desde Wilson hasta Johnson, aquellos iniciaron las mayores guerras en defensa de los intereses fundamentales de EEUU. Obama la pagaría muy caro si no fuera así.

Economía libre Tercero: buscaría liberar su economía de la tiranía del petróleo, incluso a costa de la propia industria automotriz y energética. Confiará el suministro tan solo a probados amigos -como Canadá y México- lo que perjudica a un solo país latinoamericano. En cuanto a comercio exterior: fue Clinton que consiguió la aprobación final del Nafta; así que Colombia sigue con muchas posibilidades.

Cuarto: Desmontaría el discurso de quienes agitan la tecla racial dentro y fuera de EEUU, con un agregado: Como hijo de dos PhD, keniano y blanca de Kansas, no arrastra tradición de esclavitud; y sabe la ventaja de sacarse el "ghetto" de la mente. Si así no es; fracasará.

Quinto: No conoce Latinoamérica y sentirá debilidad por África. Está muy expuesto a los "clichés" de la izquierda norteamericana "sandalista"; pero es inteligente y sobre todo parece práctico. Si pronto no recorre una curva de aprendizaje, en estas tierras podríamos pagar los platos rotos de sus actitudes, ingenuidades ó desinformación.

Pero al igual que Lula, Obama a la larga podría dejar con los crespos hechos tanto a esos déspotas que al inicio le llamarán "hermano" como a quienes le creen Anti-Cristo. Si no resulta lo que proyecta; Estados Unidos luego se las cobra, y con creces.

Antonio A. Herrera Vaillant
El Universal
http://www.eluniversal.com/2008/10/23/opi_art_y-si-obama-llega_998290.shtml

1 comentario:

JIFF dijo...

Ésto se llama FUD, no hay nadie que sepa lo que va a pasar, además de que relacionando el nombre africano de Obama y el pasado musulman de su padre con una terrible tiranía me parece que pecas de racista.

Si a finaeles de éste siglo (que ya no veremos) Europa debería llamarse Eurabia por la creciente población seguidora del islam, ésto simplemente parecen patadas de ahogado