martes, 28 de octubre de 2008

Resistir y oponerse (1 de 3)


Los partidos políticos democráticos en Venezuela están conformando todo un tinglado desde hace algún tiempo para resistir (lo de oponerse no ha estado muy claro) y ser alternativa de gobierno a nivel de estados y municipios. Esa vía es muy lenta. Han pasado diez años y faltarían cinco años más. Y todo va peor. ¿Se puede aguantar más?


¿Cómo resistir y oponerse? ¿Solo y/o acompañado? Solo, tiene limitaciones. Resulta conveniente, por ahora, estar asociado. ¿Oponerse y/o resistir a quien? Al presente régimen de gobierno venezolano, naturalmente, en defensa de los derechos individuales, colectivos bien entendidos y definidos en la vigente constitución, en defensa de la libertad, de la pluralidad política y de la democracia plural y del control del pueblo sobre el gobierno y del control del pueblo sobre las fuerzas armadas. En defensa del estado de derecho, en defensa de la vida. En defensa de la educación y el trabajo.

Los partidos políticos democráticos en Venezuela están conformando todo un tinglado desde hace algún tiempo para resistir (lo de oponerse no ha estado muy claro) y ser alternativa de gobierno a nivel de estados y municipios. Esa vía es muy lenta. Han pasado diez años y faltarían cinco años más. Y todo va peor. ¿Se puede aguantar más? No es probable. ¿Tienen alguna posibilidad de éxito a cual costo para el pueblo, para el ciudadano?

Por lo visto, hasta el momento, veo pocas, por no decir ninguna, posibilidades de ser alternativa de gobierno total, posiblemente parcial si se dan las elecciones del 23 N; tal vez de resistir, si; pero con un agravante, que por el camino escogido, por el tipo de acciones que se practican, me parece, le sirven mas de legitimadores que de resistencia y oposición y apuntalan mas a la permanencia del régimen que a su pronto cambio. Surge, el preguntarse, por que, una gran duda. ¿Esta corriendo, también, el oro negro por debajo de algunas mesas de la resistencia y de la oposición? ¿Por qué tantas omisiones y tan evidentes? Estoy, a pesar de ello, independientemente de cuanto suceda, de igual manera en esa lucha, por el cambio del presente régimen.

Indudablemente hay que seguir conformando todos los frentes, todas las comisiones habidas y por haber que sirvan al propósito del cambio. No importa que las declaren ilegales, que las persigan, hay que rehacerlas y mantenerlas. La resistencia no necesita pedir permisos. Lo importante es organizar a los participantes, difundir el mensaje de libertad y democracia plural y realizar acciones e ir a los puntos neurálgicos.

La clandestinidad y el silencio son importantes y no dejar que el gobierno se inmiscuya. La fortaleza de este gobierno corrupto esta basada en la ignorancia y en el temor y/o miedo del pueblo, del ciudadano. En la batería cotidiana de mentiras, halagos y mendrugos que le son echados, además, en las incontables colas a las que nos ha sometido por estado de necesidad lo cual se ira agravando.

El gobierno de Chávez se opone, a su manera, a la autentica educación e ilustración del pueblo, del ciudadano. Cuanto hace con toda intención es difundir la oscuridad, fingir que está ocupado con la iluminación del pueblo.

Lo hace a través de todo tipo de pseudo-establecimientos de enseñanza porque los controla: las escuelas, la secundaria, universidades, academias, institutos, y todo tipo de comités y congresos. Les entrega títulos sin auténticos respaldos en cuanto a conocimientos y con dirección externa y extraña. Todas las estadísticas están adulteradas. Eso es un engaño y un crimen.

Recordemos que la autentica educación cuando es buena es buena de verdad, que la ilustración es ilustración y que cuando alguien que sabe enseña, enseña de verdad. Da mucha tristeza y desasosiego cuando uno se entera de que hay gente valiosa, desinteresada y abnegada y de buena fe haciendo esfuerzos por nada, engañados por este régimen. Tontos útiles de este régimen cavernícola.

Quienes conocen, quienes tienen experiencia saben muy bien que este gobierno es demasiado malo, que le esta haciendo un grave daño al país y que mas temprano que tarde hay que salirle al frente, hay que luchar para cambiarlo. También saben que hay dos formas, básicas, de lucha: primera: la eterna forma llamada revolucionaria, por la violencia, por la fuerza bruta, y la otra, la segunda: la gradualista, paso a paso, conquista a conquista, lucha sin violencia, conquistas de derechos poco a poco.

Ambos métodos han sido más que probados y comprobados. La oposición ha seguido el segundo, el régimen, en su “que hacer”, el primero. El régimen cada día lo hace peor y lleva el país a un seguro desastre. La oposición no termina de arrancar y demostrar que esta en lo correcto, que tiene éxitos tangibles a exhibir aun, que se gana la confianza del pueblo.

¿Cuál beneficio tiene el pueblo de estas dos metodologías de lucha por el poder? Aprender a sufrir porque las alegrías se alejan cada día más. Tomar sentido de la problemática y de la política. Intercambiar experiencias entre si. Conocer mejor a la dirigencia y agudizar sus sentidos para seleccionar mejor, tanto sus luchas, como a sus líderes y medir y sopesar los beneficios y daños que se causan y quedan de estas contiendas. Y llegar a una conclusión: hay que superar a ambos. El pueblo tiene que superarse y superar a esta gente y a esta situación.

Observamos que, aparentemente, mediaticamente, gracias a los dólares de que dispone, el régimen vocea que se fortalece. Armamento para los suyos, dinero a manos llenas, control de los alimentos, eliminar al oponente, intimidar a la población con la inseguridad, soltar los asesinos a mansalva, los secuestradores y la guerrilla contra los trabajadores, productores y propietarios, confiscar bienes, etc., militarizar el pueblo, desechar todo poder civil y concentrar un poder militar y, sobre todo, escandalizar por los medios a su disposición. Solo falta la guillotina y/o su versión moderna.

¿Cuáles son los errores y/o defectos de estos dos métodos de lucha? El método de la revolución usa la fuerza, la violencia, el crimen, la oscuridad, va contra la voluntad de las personas. ¿Cuándo se termina esa violencia? ¿Quién termina con esa violencia y ese crimen? ¿Cuánto puede aguantar el pueblo ese crimen y esa violencia? ¿Acaso los enemigos de la revolución no pueden, también, usar la violencia contra la revolución? ¿Qué pasó con la revolución francesa y la rusa y con otras revoluciones? ¿Cuántos fueron los crímenes? ¿A dónde llevaron a esos pueblos? Seguiremos en el próximo.

“El hombre es libre si sólo tiene que obedecer a las leyes y no a las personas”.
Kant

Por Nelson de Jesús Maica Carvajal

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=4695