lunes, 19 de noviembre de 2007

Altos oficiales de las Fuerzas Armadas venezolanas: Brotes de resistencia velada a cumplir las órdenes de Chávez

(Pulsar sobre la imagen para agrandarla).


La radicalización de la "revolución bolivariana" del Presidente ha ocasionado también muestras de indisciplina en la tropa y la aparición de panfletos y rayados críticos.
Las recientes críticas que hizo el general en retiro y ex ministro de Defensa Raúl Baduel a las reformas constitucionales propuestas por el Presidente, Hugo Chávez, serían sólo una de las aristas del creciente malestar en amplios segmentos de las Fuerzas Armadas venezolanas, que rechazan la radicalización de la revolución bolivariana.

Según reportó el diario "El Nuevo Herald" de Miami, entre los signos que apuntan en ese sentido están "la pronunciada indisciplina entre oficiales subalternos, la profusión de panfletos y graffitis críticos en las guarniciones, así como la resistencia velada de altos oficiales para cumplir órdenes presidenciales".

El periódico relata que una de las manifestaciones más reveladoras de ese descontento fue una silenciosa rebelión de cabos de la Guardia Nacional (especie de policía militarizada y cuarta rama de las FF.AA.), que incluso obligó a Chávez a cambiar su propuesta de reforma constitucional, que abría la posibilidad de distribuir sus miembros entre otras fuerzas.

"El anuncio de la reforma constitucional prácticamente eliminando la Guardia Nacional generó un tremendo malestar en la fuerza", afirmó a "El Nuevo Herald" un coronel en servicio activo que pidió el anonimato.

La intensidad de los rumores de descontento obligó al general Fredys Alonzo Carrión, el comandante supremo del organismo, a iniciar una gira nacional para explicar los alcances de la reforma. Pero en la gira Carrión se encontró con las críticas abiertas de los cabos. Los reproches eran de tal nivel que el general se vio obligado a informar al ministro de Defensa, el general Gustavo Rangel Briceño.

"El ministro habló con Chávez y éste se retractó de su intención de eliminar la Guardia", detalló el coronel. Su versión fue confirmada por "El Nuevo Herald" con otras dos fuentes.

En otro episodio descrito al diario por el oficial, el comandante de una importante guarnición militar desobedeció una orden impartida por Chávez, que le exigía entrenar a un grupo de reservistas de los círculos bolivarianos en tácticas militares y que fuesen alojados en los mismos recintos de la tropa de la guarnición. "Pero el comandante los aisló en un galpón para que no tuvieran contacto con los militares, contraviniendo órdenes expresas del Presidente", cuenta el militar.

Aníbal Romero, un politólogo de la Universidad Metropolitana de Caracas y profesor durante más de dos décadas en el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, donde se forma la oficialidad venezolana, aseguró al diario que fuentes militares le han contado que el descontento tiene en los baños de las guarniciones uno de sus escenarios más activos, con la profusión de panfletos y rayados críticos. "Las fuerzas cubanas de seguridad están poniendo cámaras en los baños", precisó Romero.

Los temas de la reforma que más incomodan a los militares, según Romero, son la reelección indefinida, los ataques a la propiedad privada y la posible confederación con Cuba. "Son tres puntos neurálgicos para los militares, porque los oficiales venezolanos no son comunistas", aseguró.

El ex general de la Guardia Nacional, Luis Alberto Camacho Kairús, ex viceministro de Seguridad Ciudadana de Chávez y que ahora vive en Miami, declaró que Chávez ya no puede contar con un respaldo monolítico de la fuerza armada para asegurar su poder. "El militar venezolano no está dispuesto a morir por ningún político, ni por Chávez ni por ningún otro. Está dispuesto a defender su país, el Estado venezolano, pero no a un gobierno", subrayó Camacho.

http://diario.elmercurio.com/2007/11/19/internacional/_portada/noticias/95A2DEC1-1582-4CA8-9C13-726B1436E1A4.htm?id={95A2DEC1-1582-4CA8-9C13-726B1436E1A4}