viernes, 16 de noviembre de 2007

La invitación al suicidio que significa ir a votar. Un crimen no se somete a votación.


El fraude del próximo 02 de diciembre en Venezuela

En Venezuela el sufragio con máquinas de votación, e-vote, fue adoptado en el 2004. Ese año el CNE le adjudicó a dedo a la novel empresa SMARTMATIC el contrato del sistema electrónico de votación que, sin ninguna prueba piloto, se utilizó en el Referéndum Revocatorio. Desde aquel año los procesos electorales dejaron de ser propiedad del pueblo venezolano y pasaron a ser patrimonio de una empresa del “imperio”, SMARTMATIC, y del gobierno “revolucionario”. Lamentablemente para Venezuela, analizadas dos visiones relacionadas con la opción del voto, sólo concluyen en suicidio y crimen, como se desprende del análisis a continuación.


1) Por una parte, la invitación al suicidio que significa ir a votar

SMARTMATIC: ejecutora del fraude electrónico

La presidenta de la Cossa Nostra Electoral (CNE), rectora Tibisay Lucena, ha informado que las pruebas de automatización para el referéndum del 02 de diciembre resultaron un éxito. Pruebas similares fueron realizadas para las elecciones presidenciales de 2006. Al concluirlas, el CNE informó que: “El simulacro funcionó en 99%”, se llevó a cabo en “52 centros pilotos y 5.000 centros de votación” y “el tiempo promedio de votación fue estimado ente dos y tres minutos” (1).

En esa declaración los rectores del CNE establecieron de antemano el máximo de electores que podían votar en la elección presidencial. Apoyándonos en esa información, se puede demostrar con un simple cálculo el fraude ejecutado por SMARTMATIC en esos comicios.

En beneficio del propio CNE crucemos el tiempo promedio de votación de 2 minutos con los restantes datos:

32.331 máquinas utilizadas. Tiempo total de votación: desde las 6:30 am hasta las 4:30 pm, es decir 10 horas = 600 minutos. Un promedio de 300 votantes por máquina (cada 2 minutos vota un elector en cada máquina: 600/2 = 300).

El resultado es un total máximo de electores de 9.699.300 (300 x 32.331), cifra inferior en 2.091.097 al total de votantes del 3D que, según el CNE, fue de 11.790.397 electores.

La conclusión es que ese sobrante es de votos virtuales fabricados por SMARTMATIC. La cifra real debe ser mucho mayor si consideramos que el tiempo promedio de dos minutos por votante es bastante irreal.

La abstención impidió el fraude electrónico en el 2005

Tiene razón la gente en desconfiar del sistema electrónico de votación. Y ahora la cosa es peor porque la transmisión de votos virtuales tendrá luz verde con la nacionalizada CANTV.

De todas maneras no la tienen tan fácil Chávez y sus aliados “colaboracionistas”, pues necesitan mucha gente en las colas votando. Sólo así podrá SMARTMATIC materializar el fraude, como es fácil comprobar con los datos de las elecciones parlamentarias del 04 de diciembre de 2005.

Fue la gigantesca abstención la que impidió que se perpetrara el fraude electrónico, porque el fraude preelectoral ya lo habían consumado las encuestadoras fantasmas del ex-vicepresidente Rangel, NORTH AMERICAN OPINION RESEARCH (NAOR) e IVAD, cuando “estimaban” que “78% de los consultados va a votar en las próximas elecciones” (2) y “88,2% rechaza llamado abstencionista” (El Nacional. 02 de octubre 2005, p. A/2).

El fraude del 02 de diciembre a paso de vencedores

El fraude preelectoral está en pleno desarrollo. Por un lado, el CNE ha difundido hasta más no poder la escandalosa mentira de que las máquinas de votación funcionan a la perfección y, por el otro, las encuestadoras, reales o fantasmas, que trabajan para el gobierno (IVAD, DATANALISIS, VENEOPSA y NAOR) ya han notificado a la opinión pública nacional e internacional, a través de sus falsos sondeos, que el “Si” es mayoría.

La mesa está servida, entonces, para que el venidero 02 de diciembre la señora Lucena anuncie que votó el 76% del electorado, como dice el ex-vicepresidente Rangel (3) y que el “Si” obtuvo el 70%, como predijo Chávez en Margarita. Nadie podrá sorprenderse en ese momento porque se dirá que esos eran precisamente los pronósticos de la encuestadora IVAD (Instituto Venezolano de Adulteración de Datos).

Esto equivale en números absolutos a 12.243.345 electores y 8.570.341 votos para el “Si”.

El problema es que el CNE ha dicho que se usarán 32.939 máquinas de votación y, suponiendo que cada elector tarde en promedio 2 minutos votando (situación irreal porque supone que no hay retrasos por ninguna causa, todas las mesas se instalan y se cierran a la misma hora, todos los votantes lo hacen en el mismo tiempo, nadie se equivoca, nadie comete errores, nadie requiere información o asistencia, y todas las máquinas funcionan sin problemas)

Eso significa que, entre las 6:30 am y las 4:30 pm, sólo podría votar un máximo de 9.881.700 personas. Es decir que, de entrada, ya SMARTMATIC está agregando 2.361.645 electores virtuales. Por supuesto, que los votantes virtuales serán muchísimos más.

El exit poll de Evans McDonough

El fraude preelectoral será coronado el 02 de diciembre con un exit poll prefabricado que asumirá la mercenaria encuestadora del “imperio” EVANS McDONOUGH, contratista de CITGO, y que divulgará TELESUR: 76% de participación y 70% de respaldo para el “Si”.

Se repetirá el guión del Referéndum Revocatorio y de las elecciones presidenciales. En ambos casos el gobierno, el CNE y Mister Carter justificaron los resultados electorales argumentando que coincidían con supuestos sondeos a boca de urna, exit polls, realizados por la EVANS. Pero esto también es parte del guión del fraude.

Diario de América con motivo de aportar la mejor información a sus lectores en materia de encuestadoras, ha tomado como fuentes a especialistas, entre otros, de la talla de Baldomero Vásquez Soto, economista venezolano graduado en La Universidad del Zulia, ciudad de Maracaibo.

Extraordinarios trabajos, algunos realizados conjuntamente con la Doctora Celina Añez Méndez, permiten alertar que el pueblo venezolano cometería un suicidio si desestima la inexistencia de las garantías que ofrece el organismo electoral venezolano, el CNE, de los cuales basamos la serie de pruebas de relevancia que estamos presentando.

Investigaciones anteriores realizadas por los antes citados, pudieron demostrar que las cifras publicadas por la EVANS en su página Web sobre el exit poll de diciembre pasado eran manipuladas y las del RR nunca las publicaron porque, simplemente, eran otra mentira (4).

El Jaque Mate de los Observadores Internacionales

Finalmente, los observadores internacionales como el Centro Carter y la Unión Europea interesadamente vienen al país a respaldar al gobierno de Chávez y a legitimar las máquinas de votar que sus países decidieron abandonar.

Por ejemplo, es una increíble contradicción que el Ministro del Interior de Italia, Giuliano Amato, en noviembre de 2006 descartara el voto electrónico en su país y, días después, la diputada italiana Monica Frassoni, Presidenta de la Misión de Observadores Electorales de la Unión Europea, venga a Venezuela a avalar el voto electrónico: “El sistema automatizado de voto implantado en Venezuela es eficaz, seguro y auditable” (Informe Final MOE-UE Elección Presidencial Venezuela 2006. p, 5) (5).

En conclusión los venezolanos deberán rechazar la invitación al suicidio que significa ir a votar con el sistema electrónico fraudulento de SMARTMATIC y el CNE. Así se dejaría en evidencia que de los 7,3 millones de votos que el CNE le adjudicó a Chávez en diciembre pasado, no existen ni la mitad.

2) Por otra parte, la significación del llamado al voto

Un crimen no se somete a votación

En una democracia, es natural que las decisiones se tomen conforme a la opinión de la mayoría, expresada a través del voto universal y secreto. Sin embargo, hay ciertos principios que no pueden someterse a unos comicios, ya sea porque se trate de derechos inalienables o de valores trascendentes.

Un crimen –según Fuerza Solidaria, por ejemplo, otra de las fuentes acreditadas de consulta para Diario de América–, no depende de la opinión de una minoría, o incluso de la mayoría. Un crimen es un delito y punto. Debe impedirse, si no se ha cometido, o castigarse, si ya se cometió. De lo contrario, no habría parámetros para vivir en sociedad. El mundo sería una jungla.

La reforma constitucional que propone Chávez es un crimen de Lesa Patria

Porque destruye a la Venezuela que conocemos, para convertirla en un Estado socialista, a imagen y semejanza de Cuba.

También es un crimen de Lesa Humanidad

Porque viola derechos humanos inalienables, como los derechos a vivir en pluralismo, o al debido proceso y a estar informado en situaciones de emergencia.

Finalmente, es un golpe a la actual Constitución

Porque pretende reformarla mediante mecanismos explícitamente prohibidos en la Carta Magna.

Quienes llaman a votar –ya sea a favor o en contra– en el referéndum del 2 de diciembre, y quienes participen de cualquier manera en ese proceso, serán cómplices de crímenes que, por su gravedad, no prescriben con el paso del tiempo. Además, no ganan nada, porque el CNE comete fraude electoral, como bien lo han documentado los connotados científicos pertenecientes a la asociación “Venezolanos por la Transparencia Electoral” (1).

De esta manera, luego de la relación de hechos, desde estas dos perspectivas, resulta inobjetable que para Venezuela, el voto no es una opción. La única alternativa "honesta y patriótica" es impedir que se lleve a cabo el referéndum, mediante acciones de calle masivas, simultáneas y generalizadas.

Por Diario de América

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2611