martes, 20 de noviembre de 2007

En Venezuela ya el escenario esta puesto para la repetición de la tragicomedia vivida en diciembre pasado


La Esperanza es lo Ultimo que se Perdió


Con esta lapidaria frase quiero dar inicio a esta pequeña crónica que pretende describir el momento justo que vive Venezuela y hacia dónde se podría dirigir. El carnaval electoral se desata animado por la ambición de unos, la inocencia de pocos y la estupidez de muchos.

Ya el escenario esta puesto para la repetición de la tragicomedia vivida en diciembre pasado, en realidad los protagonistas son los mismos, por un lado la revolución, el colaboracionismo y la ignorancia política, por el otro lado el sentido común.

Empezar a enumerar las razones que nos obligan a desconocer el proceso electoral es tan inútil y sin sentido como absurdo es pensar en participar en el mismo, sólo quisiera que alguno de nuestros prohombres del participacionismo nos explique por qué razón se debe votar en un país que tiene mas de quince municipios con mas electores que habitantes, quisiera saber, ya que existe constancia publica de este milagro, que los obliga a no declarar que el fraude ya está hecho, y que votar bajo condiciones como estas sólo servirá para ponerle un hermoso lazo al titulo de propiedad que se le otorgara a Chávez sobre nuestras vidas, hijos y posesiones.

Como detalle importante a destacar de este nuevo acto de legitimación y legalización de la tiranía neo-comunista-fundamentalista, hay que resaltar que luego de ser aprobada la reforma con un rotundo SI, (el cual se verá refrendado por la voluntad de un pueblo que, aún a sabiendas que su sistema electoral es fraudulento, acude a sus urnas).

A Hugo I le quedarán casi doce meses más de ley habilitante, con lo cual pondrá en vigor todo un marco de leyes y regulaciones socialistoides que sólo esperan la oportuna adecuación de la colcha de retazos del 99 (léase constitución o bicha según su gusto), la mayoría de ellas están listas ya, pero para no perder la costumbre la revolución irá aplicándolas poco a poco para que el asombro ante tanta arbitrariedad se vea opacado por las siguientes, cada una mas aberrante que la otra.

Ciertamente hablar con la verdad no da crédito político, realmente la mentira es más agradable de escuchar, hoy una demostración de sindéresis entreguista electoral es mucho más cotizada que una muestra de radical amor por Venezuela.

Vemos cómo se pretenden ocultar mediáticamente los llamados a impedir la reforma por parte del Comando Nacional de la Resistencia, Fuerza Solidaria, El Frente Patriótico o El Directorio Nacional de la Sociedad Democrática, con ellos millones de personas de distintos sectores del país levantan la bandera del sentido común, la bandera de la verdad y la negativa a entregar el país al imperio del absurdo.

La lucha por recuperar el orgullo de ser Venezolano pasa primero por enfrentarnos a esa verdad que grita en nuestro fuero interno, que sólo la calle y ejercer el derecho natural a poner fin a la barbarie hecha gobierno nos devolverá el futuro que se merece nuestra tierra.

El llamado a participar en esta nueva edición de Fraude y Traición, venga de donde venga, sólo busca despertar una vacía esperanza electoral, esperanza que ya se perdió.

Por Noel Alejandro Leal Rojas

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2658