lunes, 19 de noviembre de 2007

CAP entrevistado en “La Vanguardia”


Existen sobradas razones para abstenerse, en especial por el poco conocimiento sobre un sistema electoral que con el clic de un computador puede dar un golpe electrónico. Carlos Andrés Pérez es entrevistado por Joaquim Ibarz en el diario catalán “La Vanguardia“.

A sus 85 años, Carlos Andrés Pérez sigue con pasión la lucha por impedir que Hugo Chávez imponga su proyecto totalitario.

Usted ganó dos veces la presidencia de Venezuela, que con su decisión hizo fracasar el sangriento golpe militar de Chávez en 1992. Ahora se muestra conmovido por la firme actitud del rey de España en la cumbre de Santiago de Chile…

Su Majestad el rey de España no podía aceptar que en su presencia Chávez tildara de fascista al pueblo español. Eso es lo que realmente hizo Chávez al llamar fascista al ex jefe de Gobierno que el pueblo español eligió democráticamente en dos ocasiones. Chávez es conocido mundialmente como un grosero envalentonado gracias a la abundancia petrolera. Es un Chávez muy distinto al manso y asustado personaje que se rindió en 1992 cuando intentó un golpe contra mi gobierno y muy diferente del que lloraba el 11 de abril del 2002 pensando que lo iban a matar.

¿Cómo explica que el rey de España ya sea referente de la oposición democrática venezolana?

El Rey también es un referente de la democracia. Lo hemos admirado y respetado como lo hacemos hoy de nuevo por poner en su lugar a un personaje que como Chávez trota por el mundo descalificando e insultando a toda persona o entidad que se oponga o critique su proyecto totalitario. Si en el pasado algún otro jefe de Estado hubiese mandado callar la boca a Chávez, hoy no estaría abusando de la paciencia y tolerancia de tantos líderes, injustamente vilipendiados. “Por qué no te callas” es ahora el grito nacional de los venezolanos.

¿En Venezuela se instaurará una dictadura si se aprueba la llamada reforma constitucional?

Chávez quiere implantar una dictadura institucional con el golpe que pretende dar a la Constitución. Esa reforma sería el fin de una legitimidad profundamente discutida estos nueve años del régimen del teniente coronel Chávez y también sería el inicio de una fase más profunda de la oposición nacional.

¿El movimiento estudiantil es el peor desafío a Chávez?

No tengo la menor duda. Una llamada revolución que no tiene el apoyo de sus jóvenes no sólo no es una revolución sino que no tiene futuro. ¿Qué puede reclamar Chávez a los jóvenes? No les puede criticar el pasado que no tienen. Futuro sí tienen, es lo que defienden y por eso luchan con la admiración de todos. Los estudiantes se han convertido en los actores políticos más validos y representativos. Su frescura y su firmeza han hecho temblar al régimen y palidecer a las figuras políticas tradicionales. Los represores acabarán en el Tribunal Penal Internacional.

¿Cómo reaccionarían los militares si Chávez les diera la orden de reprimir a los estudiantes?

Aspiro a que se comporten como lo hicieron el 11 de abril del 2002, cuando Chávez cobardemente les ordenó reprimir con tanques a manifestantes armados con banderas. No sólo se negaron sino que le pidieron la renuncia, lo cual él aceptó. Cada vez que puedo recuerdo públicamente a los oficiales superiores que serán responsables de las órdenes que dicten a sus subalternos. La obediencia debida no les obliga a violar los derechos ciudadanos, como viene ocurriendo.

¿Los opositores deben votar contra la reforma, o abstenerse?

Los argumentos de los que se inclinan a votar como de los que optan por la abstención son respetables. Como presidente elegido democráticamente en dos oportunidades no puedo dejar de pronunciarme ante esta gravísima coyuntura. Aunque parece difícil reconciliar ambas posiciones, es indispensable armonizarlas. Existen sobradas razones para abstenerse, en especial por el poco conocimiento sobre un sistema electoral que con el clic de un computador puede dar un golpe electrónico, como ocurrió en el referéndum revocatorio y en las elecciones de diciembre del 2006, cuando los venezolanos fueron atropellados, ante la pasiva indiferencia de los gobiernos de la región y de la propia OEA.

¿Venezuela se siente abandonada por la opinión internacional?

La opinión internacional es poco solidaria pese a lo generosos que fuimos cuando muchos países enfrentaron dictaduras. Chile y Argentina - los más desagradecidos- hoy son silentes ante nuestro drama. El Gobierno de Zapatero ha sido muy complaciente con Chávez, en especial su canciller Moratinos, que se atreve a decir que la mal llamada reforma es legítima. Es importante no dar excusas adicionales a una comunidad internacional atraída más por la riqueza petrolera que preocupada por la pérdida de nuestras libertades.

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=9804

1 comentario:

Cris - Brasil dijo...

Por favor, RESISTAM!

Aqui no Brasil, estmos muito preocupados com o que ocorre aí. O povo venezuelano PRECISA dizer NÃO e resistir! Em suas mãos, está a democracia da America latina! Vocês são o exemplo.

Salvem-nos de Chavez, Evo e Lula!
O Brasil ora por vocês.