miércoles, 28 de noviembre de 2007

La amenaza roja


Existe una diferencia sustancial entre riesgo y amenaza cuando se habla de relaciones conflictivas entre Estados.

Los analistas militares definen el riesgo como una intención declarada u oculta que no cuenta con capacidad para verse materializada de inmediato. Se utiliza para evaluar situaciones que provocan incertidumbre.

La amenaza, en cambio, sí implica una probabilidad de daño y se soporta en actos intimidatorios y, sobre todo, en un poder capaz de convertir en realidad esa intención.

Hugo Chávez está pasando de ser un riesgo a una amenaza. Si el próximo domingo impone su reforma constitucional, Estados Unidos deberá decidir cómo va a emplear sus poderes blando y duro para lidiar con él.

En dos años el ex teniente coronel ha gastado más de $3,000 millones en armas, sin que todavía Venezuela represente una amenaza militar seria para Brasil y Colombia. Esa compra de pertrechos ha generado tensión en una zona donde pululan el narcotráfico, las guerrillas y la industria del secuestro, y donde la miseria y la política se acuestan en la misma hamaca. En el caso de Bolivia, ha amenazado con intervenir militarmente si su amigo Evo Morales cae.

Hace un par de días el mandatario colombiano Alvaro Uribe sentenció que Chávez quiere montar un imperio incendiando el continente, aunque se la pase hablando de imperialismo.

Chávez tildó a Uribe de mentiroso y presidente indigno. No ha sido el único en recibir insultos. A Aznar, le llamó fascista; a Bush, alcohólico, diablo y genocida; a Rice, condolencia; a Fox, cachorro del imperio; a Calderón, caballerito; y a Juan Carlos de Borbón, reyecito con suerte, que escapó de ver abollada su corona tras el incidente del ''por qué no te callas'' en Chile.

Horas antes de partir hacia su más reciente periplo internacional, que lo llevó a Riad, Teherán, Lisboa, París y La Habana, Chávez anunció su intención de poner en marcha un programa nuclear, según él, con fines pacíficos. En la cumbre de Riad, soltó la idea de transformar la OPEP en un agente de presión internacional, valiéndose de los altos precios del crudo. La propuesta fue secundada por Irán y Ecuador, pero rechazada afortunadamente por Arabia Saudita y el resto de los países que integran ese cartel.

En Irán, Chávez repitió de manera casi textual lo que Fidel Castro había dicho en la Universidad Islámica de Teherán el 9 de mayo del 2001 durante una visita que hizo al entonces presidente del Consejo de las Exigencias, Hashemi Rasafjanni, y al líder supremo ayatolá Alí Jamenei: ``Juntos pondremos a los Estados Unidos de rodillas''.

La frase esta vez fue: ``La caída del dólar es la caída del imperio''.

Si la iniciativa chavista hubiera prosperado en Riad con el crudo rondando los $100, estaríamos probablemente a punto de comenzar a ver aquellas películas de los años 1973 y 1979, cuando los precios se fueron hasta las nubes. La OPEP controla hoy el 40 por ciento de las reservas mundiales.

Tres datos ilustran el panorama actual.

En el orden interno, la economía norteamericana está siendo sacudida por la crisis del mercado inmobiliario, que hasta ahora ha visto esfumarse $300,000 millones.

En el externo, el costo del petróleo se ha cuadruplicado desde el 2002.

Estados Unidos importa diariamente casi 11 millones de barriles de crudo. Sus principales proveedores son: Canadá (un millón 956 mil); Arabia Saudita (un millón 441 mil); México (un millón 293 mil); Venezuela (un millón 146 mil); y Nigeria (un millón 137 mil); es decir, 63 por ciento de las necesidades de importación del país viene de cinco naciones. De ellas, México, Canadá y Nigeria no disponen de capacidad para aumentar su producción. Arabia Saudita sí. Cuenta con un excedente diario de 1.3 millones de barriles.

¿Y Venezuela? Camina hacia el despeñadero del socialismo del siglo XXI, a bordo del carricoche rojo de Hugo Chávez.

En su libro La paradoja del poder norteamericano, publicado en el 2003, Joseph S. Nye, ex secretario adjunto de Defensa y decano de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, apunta que si Estados Unidos quiere conservar su fortaleza como nación líder en el mundo debe prestar más atención a su poder blando.

''El poder militar y el poder económico son ejemplos de poder duro'', a los que se puede apelar para inducir a terceros a cambiar de postura; se basa en incentivos (zanahorias) o amenazas (palos)'', escribe Nye.

El poder blando, por el contrario, ''más que coaccionar, absorbe a terceros''; su fuerza radica en que otros admiren los valores de uno y aspiren a un nivel similar de prosperidad y apertura. Al poder blando se le asocia con modelos e instituciones a imitar y con patrones y preferencias culturales e ideológicas.

``Si yo consigo que tú quieras hacer lo que yo quiero, entonces no tengo que obligarte a hacer lo que tú no deseas''.

Chávez desdeña, subestima y reta constantemente los poderes blando y duro de Estados Unidos, cuya imagen ha quedado en tela de juicio por la guerra de Irak.

Gane o pierda el referendo del domingo, Chávez va a enfrentar dos opciones: o acelera el proceso de consolidación del régimen autocrático y represivo que ha venido construyendo o acepta abrir pequeños espacios de tolerancia política a los millones de venezolanos que no desean tenerlo indefinidamente como presidente. Un imposible. Porque en esencia Chávez es un dictador y, por ende, una amenaza.

Sea lo uno o lo otro, habría que irle sacando punta al lápiz y revisando los manuales de estrategia.

Miguel Cossio

Dtor. Editorial y de Noticias

América TeVe Canal 41

1 comentario:

Resistencia Candelaria dijo...

Si el CNE concreta el fraude y da como ganadora la opcion del SI sería un golpe de Estado, la ruptura del orden constitucional, y entonces todo el pueblo democrático debe acogerse a lo dictado en en el artículo 350 de la Constitución vigente para recuperar la democracia.

No hay otra vía. La aprobación de la reforma sería la ruptura total con el sistema democrático en que Venezuela ha escogido vivir.

De ninguna manera aceptaremos una victoria del SI, que en principio sería fraudulenta ya que la mayoría del pueblo venezolano se inclina por rechazar la reforma.

Si el CNE cede a la tentación de realizar el fraude y dar la victoria al SI será el comienzo de la lucha para recuperar la democracia.

Aplicaremos el 350 por toda la vía del medio, con todos los medios disponibles, y comenzaremos la lucha que no cesará hasta lograr el objetivo, que en ese momento sería desalojar al golpista del poder, a Hugo Chavez, que de concretarse la victoria del SI sería un presidente ilegítimo y golpista.

El grito de guerra sería golpe de Estado, porque en la práctica la aprobacion de la reforma ilegítima es eso: UN GOLPE DE DE ESTADO CONSTITUCIONAL que pretendería imponer un modelo político que la población rechaza.

Todas las células de la resistencia deben estar preparadas, alertas, listas para salir a la calle con toda la fuerza disponible si el CNE emite resultados favorables al SI. Si se produce ese escenario todos los resistentes y la población en general nos rebelaremos de inmediato y la lucha comenzará con todos los medios al alcance, sin contemplaciones de ninguna especie, será una lucha de vida o muerte.

Todos preparados, todos listos para ese momento decisivo.

Es NO o NO. No hay ninguna otra opción.

Prestar atención a las palabras del Gral. Baduel:



El ex ministro de Defensa, general (r) Raúl Baduel, dijo que la reforma constitucional implica un "cambio profundo de posición" respecto al movimiento bolivariano que iniciaron juntos, él y el presidente Hugo Chávez, en el Ejército en 1983.

"Ese sueño, ese anhelo que nos forjamos, está en esta Constitución", dijo esgrimiendo el librito azul de la Carta Magna de 1999, en una entrevista con la AFP en una pequeña oficina, rodeado de imágenes cristianas, una estatuilla de un samurai y una gran réplica de un soldado de arcilla chino.

"Cuando vemos ahora que se plantea un modelo diferentísimo de país, un cambio drástico en el rumbo, que da al traste con este texto constitucional, se está materializando un cambio profundo de posición", añadió el general, que dejó el ministerio de Defensa en julio pasado.

La Fuerza Armada Nacional (FAN) está "consustanciada" con la Constitución de 1999, elaborada por una Asamblea Constituyente, subrayó. La FAN "está consustanciada con el mandato que el pueblo venezolano dió a la institución armada y que está recogido en el texto constitucional", dijo.

El general negó que la FAN deba enfrentar el "golpe" nuevamente, ni asegurar el cumplimiento de la voluntad que el pueblo exprese el domingo, porque no hay que "asignarle un rol de árbitro de la contienda política" en aras de la "salud de la democracia".

Corresponde al pueblo asegurar el respeto de su voluntad "en el marco del civismo y de la convivencia pacífica, de acuerdo con el artículo 350 de la Constitución", afirmó.

El artículo 350 dice que el pueblo "desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos", reseñó AFP.

"Cuando fundamos el movimiento se denominó Ejército Bolivariano Revolucionario 2000 porque pensábamos que el horizonte temporal debía ser a largo plazo para ir cimentando en el seno de la FAN una base sólida de civismo", dijo.

Reitera llamado al NO

En una rueda de prensa ofrecida hoy Baduel llamó hoy a votar por el NO, ante "esas engañosas pretensiones, a este golpe de Estado cuyos efectos padeceremos todos sin excepción".

"Estamos frente a una hora menguada en nuestra Nación y es muchísimo lo que podemos perder todos. Si el pueblo quiere cambiar y darse un diferente modelo de país, una nueva Constitución, un nuevo rumbo, un cambio en sus vidas y en la vida republicana del país, el pueblo venezolano es el único que tiene ese poder, es el único depositario del poder constituyente, el pueblo es quien puede manifestar sus deseos en la Constitución", dijo.

Añadió "quedarse en casa es un error. La abstención es el triunfo de la imposición, es alidada de la victoria de esta patraña".

Baduel sostuvo que los efectos de la reforma, de ser aprobada, no se sentirán en corto tiempo y que los beneficios "que se están prometiendo" se pueden lograr sin pasar por el mecanismo.

"El supuesto propósito de esta batalla es dar beneficios a nuestro pueblo, eso es mentira. Señor Presidente explique por qué no puede dárselos ahora mismo", expresó.

Baduel exhortó al Poder Judicial a pronunciarse sobre las acciones introducidas en torno a la reforma. "No usen criterios para evadir su responsabilidad y den muestras de autonomía, garantía y respeto a la ley magna que les ha hecho existir".
--------------------------------


El artículo 350 dice que el pueblo "desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos".

Ahí tenemos la guía para actuar, en esa palabras del artículo 350.

Desconoceremos el fraude constitucional que significaría una presunta victoria de la opción del SI.

Ya todo está claro. Ir a votar. Ejercer el último y objetivo recurso pacífico. Si se impone la voluntad del tirano y el CNE contraría la decisión del pueblo venezolano y lleva a la práctica el golpe de Estado constitucional... a dar la vida si es necesario para recuperar la libertad, la democracia y echar al golpista que desde ese instante usurparía el poder.