miércoles, 8 de abril de 2009

Grupo11: Aberrante condena a los Comisarios

La Venezuela de buena voluntad, lo siente, propios y extraños sabemos que son inocentes



Un juicio que servirá de estudio y análisis para las futuras generaciones, como ejemplo de la aberración jurídica, la sentencia condenatoria a los comisarios. De ahí que este sábado 11 de abril a las 7pm, estaremos presentes una vez más en Parque Cristal, Monumento “Heridas Abiertas”, para expresar nuestro repudio, y en memoria de las víctimas a 7 años del 11 de abril del 2002, cuando una marcha gloriosa se convirtió en masacre. A continuación el pronunciamiento.

Pronunciamiento por la condena a los comisarios Iván Simonovis, Henry Vivas, Lázaro Forero, Julio Rodríguez, Erasmo Bolívar, Marcos Hurtado, Héctor Rovaín, Luis Enrique Molina y José Arube Salazar

La calumnia y la difamación sobre los comisarios Iván Simonovis, Henry Vivas y Lázaro Forero se impuso y terminaron luego de varios años encarcelados, condenados a 30 años de prisión y otros 6 funcionarios de la policía metropolitana, Julio Rodríguez, Erasmo Bolívar, Marcos Hurtado, Héctor Rovaín, Luis Enrique Molina y José Arube Salazar a 17 años, a largas penas. La Venezuela de buena voluntad, lo siente, propios y extraños sabemos que son inocentes. El dolor nos embarga, la mezcla de impotencia e indignación. Testigos como hemos sido además, de toda clase de violaciones a sus procesos, a su legitimo derecho a la defensa.

Con esta sentencia, a las claras, más allá del ensañamiento por razones políticas, de la aberración jurídica, de lo macabro de la condena, resalta el afán por parte del régimen de pasar de la condición de victimario a víctima. De ahí la impunidad premeditada y bien calculada, por eso, en la decisión para la condena sólo se menciona a 3 victimas. Nos preguntamos ¿y las otras 16 víctimas asesinadas, y los otros heridos? ¿Dónde está la justicia que merecen estas otras personas? Que han declarado incluso, que fueron salvados por la policía metropolitana y vieron disparar a civiles oficialistas y a la Guardia Nacional.

No se puede olvidar que Chávez propició todos los hechos que sucedieron el 11 de abril 2002, fue él, quien groseramente insultó a quienes reclamábamos dejar tranquila la institucionalidad de PDVSA, es que el mismo ha reconocido que provocó la confrontación porque le era necesario. Lo que puso literalmente a millones de personas en las calles a elevar su protesta. Es el régimen de Chávez quien desde días antes tenía controladas todas las azoteas aledañas al palacio de Miraflores, es el régimen la única entidad con la capacidad de emplazar francotiradores, es el régimen quien ordena que no haya sobrevuelos de Caracas ese día.

Si no había nada que esconder, ¿por qué lo hizo?, es claro que había mas de un millón de personas en la calle, pero el régimen no podía permitir que existieran amplias pruebas de video de ese hecho

El caso de los periodistas de Venevisión, por ejemplo, hubo quien se le logró escabullir al régimen, y desde una azotea lograron capturar en video una de las cosas mas abominables que se hayan capturado en video, pero es muy importante acotar que este video ocurrió a consecuencia de un fallo del régimen de asegurarse que desde ninguna azotea se pudiera ver lo que estaba pasando.

En otros videos hay también pistoleros plenamente identificados que gozan de libertad.

Como sea, en ese video se ve claramente como los llamados "Pistoleros del Puente Llaguno" le descargan muy tranquilamente cacerina tras cacerina de balas a quien quiera estaba debajo.

Quienes estuvimos en esa manifestación sabemos quienes estaban debajo: nosotros, la gente. Luego viene el régimen a tergiversarlo todo.

A decir que todo fueron efectos especiales. Luego, que los pistoleros le estaban disparando a la policía (A LA POLICIA!!)

Valdría la pregunta clave: ¿por qué esos tipos tenían tantas armas de fuego?

De hecho, el análisis de lo que en verdad pasó el 11 de Abril revela una cosa terrible:

El régimen puso una trampa a los manifestantes para asesinarlos. Ya mencionamos lo de la provocación. Además, tenia a la gente armada preparada para recibirlos, tenía el control de la información, impidió que los independientes pudieran ver lo que estaba pasando desde el aire o las azoteas.

Pero no podía con el peso de su responsabilidad, de la patética evidencia que lo ha venido señalando y señalará (al régimen), tampoco con el de personas de honor y dignidad, y esos fueron los comisarios. Por eso fueron culpados y condenados.

Un juicio que servirá de estudio y análisis de las futuras generaciones, como ejemplo de la aberración jurídica, que queda para la historia de Venezuela como el más largo, por las tácticas dilatorias, la acusación sin pruebas y todo aquello que pudiera prolongar el encarcelamiento. Que pudiera esconder lo que en realidad ocurrió. La justicia en el mundo está de luto.

Es difícil expresar palabras de aliento a los amigos y personas de nuestra admiración y estima que han sido víctimas del terrorismo de estado, hoy condenados, al igual que a sus familias. Porque no hay Estado de derecho. Como bien lo ha dicho la esposa del comisario Forero: “no es que vamos hacia una dictadura. Estamos en una dictadura”. Sólo nos queda frente a ellos, la promesa mientras Dios lo permita, del compromiso de seguir en la exigencia de la justicia. Ella tomará su lugar.

En representación del Grupo11 “Queremos saber”
Martha Colmenares


Por Martha Colmenares
Diario de América