miércoles, 22 de abril de 2009

Piden investigar a Lugo por presunto abuso de menores


El presidente paraguayo Fernando Lugo habría tenido relaciones con una joven mientras servía a la Iglesia Católica.

La presidenta del opositor Partido Colorado, Lilian Samaniego, solicitó a la Fiscalía que investigue al jefe de Estado paraguayo, Fernando Lugo, por presunto abuso de menores en el marco del escándalo que afronta por paternidad.

''Queremos que la Justicia esclarezca si hubo o no abuso del menor'', dijo Samaniego en alusión a la relación que Lugo admitió la semana pasada que mantuvo con Viviana Carrillo, de 26 años, con quien concibió a Guillermo Armindo Carrillo, nacido el 4 de mayo de 2007, cinco meses después de haber renunciado a su estado clerical, el 21 de diciembre de 2006, para lanzarse a la arena política.

Carrillo denunció al jefe de Estado hace dos semanas para exigir la filiación de su hijo y, según informaron los medios de prensa en la ocasión, la joven relató que "tenía apenas 16 años'' cuando coincidieron en la vivienda de su madrina, Edyth Lombardo de Vega, de la localidad de Chore, "donde el religioso se quedaba a dormir'' y ella vivía.

En ese sentido, Samaniego consideró que el mandatario en ningún momento negó que su relación con Carrillo se haya iniciado hace diez años, cuando la joven aún era menor de edad.

''Como mujeres no podemos dejar esto como si no pasara nada'', aseveró la dirigente 'colorada', cuya agrupación perdió su hegemonía de 61 años en el Gobierno en los comicios generales del 20 de abril de 2008, en los que Lugo se impuso al frente de una coalición de amplio espectro ideológico.

El pedido de Samaniego se produce un día después de que el mandatario fue denunciado por otra mujer, Benigna Leguizamón, de 27 años, quien asegura que el jefe de Estado es el padre del segundo de sus cuatros hijos, Lucas Fernando, de seis años, nacido en Choré, en el departamento de San Pedro (centro), donde en ese entonces Lugo se desempeñaba como la máxima autoridad eclesial.

La mujer afirma, además, que intimó con Lugo cuando tenía 17 años de edad y acudió a él para pedir ayuda del Obispado, después de que el papá de su primer hijo se desentendiera de ella.

Leguizamón rechazó la propuesta del abogado de Lugo, Marcos Fariña, para que el jefe de Estado se realice la prueba de ADN por vías extrajudiciales, para confirmar o descartar su presunta paternidad.

En contrapartida, la mujer, quien relató que se propuso denunciar al presidente luego de que éste diera su apellido al niño de dos años, anunció que demandará ante la justicia al mandatario para exigir la filiación de su hijo.


El Nuevo Herald