sábado, 21 de junio de 2008

Liliana Guerrero, presidenta de la FCU de la ULA, habla a nombre del estudiantado

Liliana Guerrero, presidenta de la FCU de la ULA



Liliana Guerrero es una de las nuevas figuras de la política venezolana. Su arrollador triunfo en las recientes elecciones estudiantiles de la ULA fue posible porque los principales aspirantes supieron lidiar con las diferencias. Y desde entonces es una de las jóvenes más populares del país. Pero no cesa en su esmero de convocar a la unidad opositora de cara a las elecciones del 23 de noviembre. “Es la condición que ponemos los estudiantes si quieren contar con nuestro apoyo”, advirtió a través de VERSIÓN FINAL. Como figura juvenil de Un Nuevo Tiempo envía un mensaje claro, ratificando que la democracia exige un esfuerzo unitario.


“Los estudiantes sólo apoyaremos candidatos unitarios”


  • “Los estudiantes no estamos dispuestos a calarnos más amenazas de este Gobierno”
  • “A Stalin González yo lo admiro, y no veo porque no esté en capacidad de hacerlo bien”
  • “Los movimientos estudiantiles salieron airosos en las universidades por democráticos”


Hoy los espacios de la ULA huelen a perfume de mujer. Ella lidera el Movimiento Imagen Universitaria 20, y Un Nuevo Tiempo es su inclinación política. Las pasadas elecciones del gobierno estudiantil la convirtieron en la primera mujer al frente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la Universidad de Los Andes (ULA). Sólo tiene 24 años y cursa el sexto semestre de Ingeniería en Sistemas. En conversación con Versión Final cuenta cómo se desenvuelve una dama en el liderazgo universitario y expone su brioso pensamiento. Ella es Liliana Guerrero y así opina del escenario político nacional.

—Primera mujer en la FCU de la ULA, ¿cómo ha sido su experiencia?, ¿ha tenido trabas por ser mujer para hacer su gestión?

—Es un orgullo muy grande para mí poder servirle a todos y cada uno de los estudiantes de la Universidad de Los Andes, y lo hago en pro de los estudiantes, no me parcializaré hacia un solo sector. Trataré que todos mis proyectos se vayan desarrollando para que a medida que pase el tiempo, a todos los estudiantes les quede un recuerdo de una gestión que de verdad no se quede en las palabras de Liliana Guerrero, sino en los hechos del equipo de trabajo de Liliana Guerrero. No he tenido trabas, por ser mujer, estoy muy feliz porque el equipo de trabajo que me acompaña y las personas que se me han acercado, han tenido una receptividad increíble. Por el hecho de ser mujer hasta los hombres sienten orgullo. Esa disposición de querer servirle a uno, hace que muchos estén dispuestos a ayudarnos en lo que sea.

—¿Cómo se preparan los estudiantes de la ULA de cara a las elecciones regionales del 27N?

—Hasta los momentos lo que todos hemos venido planteando es el mensaje de la unidad, vamos a apoyar al candidato unitario. Estamos dispuestos a ir a los barrios, de ir a todas las comunidades, al pueblo, al campo, siempre y cuando salga el candidato de la unidad.

—Si en el país se llegara a atentar en contra de la libertad de expresión, como, por ejemplo, un posible cierre de Globovisión, ¿saldrían a la calle nuevamente para defender su punto de vista?

—Por supuesto que sí, de llegar a haber una amenaza para cerrar Globovisión o cualquier otro canal o medio, inmediatamente saldremos a la calle para exigirle al Gobierno la restitución, porque no es solamente cerrar un canal que es privado sino porque de verdad se está atentando contra la libertad, contra la democracia y la autonomía, y de verdad que nosotros los estudiantes no estamos dispuestos a calarnos más amenazas de este Gobierno.

—¿Cree que los estudiantes están preparados lo suficiente para asumir roles dentro de la vida política nacional?

—Particularmente en el caso de Stalin González, ex presidente de la FCU de la UCV, y ahora precandidato a alcalde de El Libertador, yo lo admiro muchísimo, y no veo porque él no esté en capacidad de hacerlo bien. Yo creo que ese detonante de los estudiantes no se dio el 30 de mayo del año pasado, los estudiantes siempre han estado despiertos, atentos, incluso, hay gobiernos que han caído precisamente porque han sido los estudiantes quienes han dado esa iniciativa en esa lucha.

—Pero hay quienes piensan que los estudiantes sólo sirven para marchar y alterar el orden público, ¿qué mensaje le da a quienes comparten este pensamiento?

—Los estudiantes no estamos solo para las luchas en las calles, los estudiantes estamos en la capacidad de asumir cualquier rol en este país, no solamente por tener una capacidad intelectual sino porque le decimos al Gobierno: “esto está mal, pero aquí está nuestra propuesta, aquí está lo que queremos para mejorar esto que ustedes hasta ahora no han logrado”. Creo que los universitarios siempre han estado en la capacidad de dar una respuesta de soluciones a las comunidades y a todo el país de muchas cosas que ellos no han podido solucionar. Nosotros damos propuestas y soluciones, pero ellos no nos toman en cuenta, ya eso es otra cosa.

—¿Hasta dónde piensas llegar en la política?

—Yo de verdad, por ahora, estoy enfocada solo en la Universidad de Los Andes, pero si al salir de la universidad se me llegara a presentar la oportunidad de aspirar a algo para estar más cerca de la comunidad, para estar en contacto con ellos, no lo descartaría.

—¿Cuáles, a su juicio, son los principales problemas que enfrenta la academia universitaria en estos momentos?

—Voy a hablar por mi universidad, ahorita en la Universidad de Los Andes se está llevando a cabo una gran discusión que es sobre el factor de corrección, que para el estudiante se da de una manera muy injusta, que por tres respuestas malas te quitan una buena. Estamos trabajando en eso, para que ese modelo de corrección sea eliminado. No siempre tiene que ser como los profesores crean conveniente evaluar, pienso que deben escuchar más esa parte estudiantil, el porque nosotros queremos que eso se quite. Otra de las cosas es el modo de ingreso a la universidad. La universidad está en toda su capacidad de elegir como los estudiantes ingresarán, en el caso de que el Gobierno quiera que haya una matrícula bastante mayor, eso se puede hacer, ¿por qué no?, qué más quisiéramos nosotros que muchísimos estudiantes más regresaran a nuestras universidades, pero es allí donde el Gobierno entonces debe aceptar que es lo que nosotros necesitamos para que más estudiantes puedan ingresar. Un gran problema que tenemos ahorita es la inseguridad. Estoy segura que las nuevas autoridades rectorales que tomarán posesión en septiembre van a llevar a cabo el plan de seguridad. Es muy lamentable ver como en los mismos salones de clases llegan y te roban. En las paradas que están alrededor de la universidad te roban, entonces, ¿qué es lo que queremos? que estos organismos de seguridad nos apoyen y garanticen que los estudiantes puedan esperar el transporte tranquilamente sin miedo a que puedan ser víctimas de la delincuencia.

—Últimamente se han suscitado hechos de violencia dentro de las universidades, cito el caso de LUZ. ¿Es necesario intervenir las universidades para acabar con la delincuencia universitaria?, ¿qué propondría?, ¿cree ciegamente en la autonomía?

—Yo creo que para poder lograr la seguridad en la universidad no hay que allanarla, para que de verdad exista una verdadera seguridad hay que mantener las brigadas caninas que mantienen la universidad, espero en mayor cantidad que los vigilantes que hay hasta ahora aumenten en su número, que hayan si es posible hasta diez vigilantes por cada facultad, que en los lugares y que en los perímetros de la universidad estén policías u otros organismos de seguridad, pero sin entrar a las instalaciones.

—El problema es que a veces han sacado armas de fuego, entonces los vigilantes están atados de manos y pies porque no tienen como responderles…

—Yo creo que los estudiantes no estarían en desacuerdo que si en algún momento se necesita de la presencia de algunos cuerpos policiales en ciertas áreas de las facultades, no creo que lo verían como kuna violación a la autonomía universitaria sabiendo que es para su propio bienestar y para el resguardo de su propia integridad.

RECTIFICACIONES
“Chávez está decepcionando hasta a su propia gente”

—¿Cómo ve el panorama político de Venezuela?

—Yo tengo toda mi confianza en que la oposición, todos los precandidatos, van a lograr la unidad. Yo estoy segura que ellos van a pensar en todos los venezolanos que estamos esperando de ellos, que por favor hagan un solo candidato, para nosotros poder dar la talla con ese candidato, salir a las calles, a los barrios a dar una campaña durísima para que la gente sienta de verdad esa confianza, esa oportunidad de que los partidos políticos no van a seguir haciéndose daño unos con otros, sino que de verdad tienen la suficiente madurez política y las ganas de generar una unidad, y que haya elecciones con una seguridad infinita, y más bien ayudar a que todas esas personas que no han llegado a votar por estar decepcionadas, vuelvan a sentir confianza en ese proceso.

—Las bases del Psuv hablan de unidad y hemos visto como en las universidades van de derrota en derrota, ¿cómo analiza esta situación, está el Psuv más unido que la oposición?

—No lo creo. El Psuv lamentablemente no ha tenido la oportunidad de sentir de verdad lo que es la democracia, hasta los momentos eso es lo que han hecho ver. Los que han salido victoriosos dentro de las universidades han sido estos movimientos estudiantiles que son democráticos, precisamente por eso, porque ya la gente ha visto como estos movimientos dentro de la universidad han trabajado, mientras que los compañeros del oficialismo han tenido la oportunidad de dirigir esos cargos, como es el ejemplo de Jason Guzmán. Fíjate, a nosotros nos suspenden las elecciones y él dura dos años ilegítimo, porque lamentablemente el TSJ decide suspendernos las elecciones, y para él haber estado estos años, teniendo al Presidente de la República a su favor, teniendo la Alcaldía y la Gobernación, no hizo nada, no tuvo la capacidad de haber hecho una buena gestión dentro de la universidad. Esas son cosas que se ven, no tienen una buena plataforma, no tienen algo sólido.

—Este Gobierno no tiene ni sindicatos ni estudiantes, ¿puede llamarse revolucionario un Gobierno con estas carencias?

—A mi no me parece. Yo siempre trato de entender por qué ellos se hacen llamar personas revolucionarias, porque de verdad no veo que ellos hagan algo en beneficio de todo el país.

—El Presidente últimamente se ha retractado mucho, ¿cómo valora, por ejemplo, su nuevo discurso con respecto a las Farc?

—Muchas personas podrán decir que él está reflexionando, que él de verdad está en un proyecto de cambio, para ahora sí, hacer algo por todos los venezolanos y no quedarse sólo en el sector de fanáticos que es lo que tiene, pero a mí no me parece que esté rectificando, yo creo que él se ha dado cuenta de que, como ha venido haciendo las cosas, está decepcionando hasta a su propia gente, y quizás quiere empezar a tomar supuestamente, una actitud para corregirse y decir que lo está haciendo mal, y piensa que haciendo estas cosas lo resuelve, es más como para contentar a su misma gente, esa que ha tenido siempre a su lado y que hoy está decepcionada, pero yo siento que el todavía no ha tenido ese gesto de honestidad de decir desde su interior, que de verdad está arrepentido de las cosas que he hecho mal y pienso mejorarlas. A mi todavía no me convence de eso, por lo menos

—¿Está mal asesorado el Gobierno o impera la terquedad de Chávez?

—A mí me parece que así una persona tenga asesoramiento, tiene que saber cuándo te están dando una solución mala o una solución buena, cuando te están dando una propuesta mala o una propuesta buena. Por más que a una persona la asesoren quien tiene la última palabra es esa persona. Entonces, yo creo que a la hora de tomar estas decisiones súper importantes o de dar el paso para presentar un proyecto tienes que saber que tienes la última palabra para poder desarrollarlo, entonces creo que la culpa es de su parte, con una actitud bastante imponente.

—¿Y cómo vería que el Presidente devolviera la señal a Rctv?

—Yo todavía dudo de que él esté dispuesto a rectificar, de decir: “Oye, ellos tienen toda la razón, vamos a devolverle la señal”. Esto se va a lograr por las vías legales, pero en caso de que llegara a hacerlo, me parece que sería otra manera de robarse el show, de decir: “Se va a volver a abrir porque yo lo digo y cuando lo decida se vuelve a cerrar”.

—¿Qué piensa del paquete de medidas económicas instrumentadas por el Presidente?

—No estoy de acuerdo con muchas cosas, incluso, me atrevo a decir que este Gobierno aún no termina de entender qué es lo que verdaderamente beneficia a este país, en lo que verdaderamente se piensa es en qué beneficios va a obtener él de otros países con tantos “regalos” que se dan, no sé, todavía no logro entender qué es lo que quiere lograr con todo esto.

—Desde las gradas universitarias, ¿piensa que los estudiantes acercaron el final de la revolución?

—Sí, lo creo, porque las universidades han demostrado que tienen esa solidificación tanto estudiantil como profesoral. Eso hacia las comunidades llega mucho, hacia los barrios, hacia el país en general, nuestros padres tienen sus ojos, su confianza puesta precisamente en los jóvenes, por eso, porque lo ven como esa luz, esa fuerza que tienen para llevar a cabo todos sus proyectos y ese empuje para llegar a las luchas victoriosas que siempre han protagonizado.



LIBERTAD
“Es triste lo de Nixon”

—¿Ha sentido que este Gobierno se dirige hacia una dictadura?

—En realidad creo que eso es lo que tenemos, porque vemos tantas imposiciones. Eso se ve cuando al pueblo no se le pregunta, cuando no se toman en cuenta las opiniones, eso es simplemente el camino hacia una dictadura.

—¿Cual ha sido la situación más grave en la que Chávez haya desoído el clamor popular?

—El cierre de Rctv. Eso fue algo que movilizó a todos los venezolanos en general, desde niños, padres, madres, amas de casa, a todos los estudiantes. Y ahora con lo de la nueva Ley de Inteligencia y Contrainteligencia que sacó a la luz y derogó porque el pueblo se le iba encima. Esta es una ley que viola sin lugar a dudas la Constitución nacional. El Presidente cada vez está más errado, no entiendo porqué toma esas posiciones.

—¿Cuál es su análisis de las inhabilitaciones políticas?

—Es una jugada del Presidente. Él sabe que muchos de los que optan a esos cargos y están inhabilitados tienen mucho chance de ganar.

—¿A su juicio hacia dónde debe centrar su lucha el estudiantado?

—Yo pienso que ahorita el estudiantado debe enfocarse en la lucha por la defensa de la autonomía, por la libertad y la democracia.

—¿Qué opina del caso de Nixon Moreno?

—Es una situación que aquí a los ulandinos nos conmueve mucho, pues a pesar de todas las cosas que se han hecho no se ha logrado resolver nada. Es un caso muy delicado. Ni siquiera se le ha llamado a un juicio o le explican verdaderamente el por qué que se le juzga, de qué se le acusa, además de lo de la supuesta violación a la policía, que es lo único que sabemos, ni siquiera darle el salvoconducto. Esto es una situación delicada y triste además, ¡Pero bueno! motivo de seguir adelante sin que nos importe lo que piense el Gobierno porque considero que los estudiantes no hemos estado errados hacia donde enfocamos las luchas.

—¿Qué opina del premio que se le dios a Yon Goicoechea?

—Yo creo que el motivo del premio está bien, ¿que se lo hayan dado a Yon? No sé porque a él porque pienso que no solamente fue Yon, fueron muchísimas personas quienes estuvieron luchando de verdad en ese entonces con el movimiento estudiantil.

MICROPERFIL

Liliana Guerrero nació el 12 de febrero de 1984 en El Vigía, estado Mérida. Creció en el seno de una familia humilde. Su mamá es ama de casa y su papá es agricultor. Tiene dos hermanos que actualmente cursan sus estudios superiores. En su mente como norte de vida retumban como si fuera el primer día: “Sigue adelante, lucha siempre por tus objetivos, llega a donde tengas que llegar, pero siempre por el buen camino”. La seducción por la robótica la llevó a estudiar Ingeniería de Sistemas. Hoy, a cuatro años de haberse iniciado en esta carrera universitaria, se despertó ante la exigencia de un estudiantado carente de liderazgos. Después de una dura lucha le ha dado un vuelco a la Federación de Centros Universitarios de la ULA. Contra todos los pronósticos es la nueva cara del liderazgo de esa casa de estudios y uno de los rostros más puros del liderazgo estudiantil en el país.