sábado, 28 de junio de 2008

Nicaragüenses, inconformes con Daniel Ortega


Otrora admirado como ícono revolucionario, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, es hoy el segundo mandatario más impopular en América Latina.


Al otrora incuestionable líder de la revolución sandinista se le acusa de ineficiencia, corrupción y autoritarismo. El viernes, miles marcharon al grito de 'Ortega y Somoza son la misma cosa'.

Esto podría sonar paradójico, pero para muchos, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha terminado por parecerse al ex dictador que gobernó al país entre 1937 y 1979 con la ayuda de Estados Unidos, y fue derrocado por el actual mandatario y otros comandantes guerrilleros durante la revolución sandinista.

Cada vez más habitantes lo acusan de que prefiere pelear con gobiernos externos antes que trabajar para frenar la inflación, la pobreza y el desempleo (principales preocupaciones del pueblo, según las más recientes encuestas al respecto).

También critican la forma en que le ha cerrado los espacios políticos a la oposición y su pacto con el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002, líder de la derecha nicaragüense y condenado a 20 años de cárcel por diversos delitos, entre ellos el de lavado de dinero), gracias a lo cual la mayoría de las instituciones del Estado está hoy en manos de dos partidos: el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FCSLN) y el Partido Liberal Constitucionalista PLC, de Alemán). Además, varios escándalos de corrupción y nepotismo lo tienen contra las cuerdas y su popularidad ha experimentado un marcado descenso: en enero del 2007, cuando asumió el cargo, su aprobación superaba el 50 por ciento.

Hoy, según un sondeo revelado esta semana por la firma CID-Gallup Latinoamérica en Managua, solo el 18 por ciento de la gente está conforme con su gestión, lo que lo convierte en el segundo presidente de la región más impopular del momento, detrás del saliente mandatario de Paraguay, Nicanor Duarte. Casi 10 mil manifestantes marcharon el viernes por las calles de la capital nicaragüense para protestar contra las políticas del Gobierno, el hambre y la pobreza.

Esto, en el plano interno. En el externo, la beligerancia de sus palabras contra Colombia y E.U. y su estrecha alianza con Venezuela forman parte de otro capítulo de su paso por el poder. "Nuestra tesis es que frente a su ineficiencia, frente a la falta de respuesta a los problemas nacionales, necesita una justificación y por eso se inventa confrontaciones internacionales como la de Colombia y la de E.U., que es artificial porque en la práctica él se arregla por debajo muy bien con los gringos", le dijo a EL TIEMPO desde Managua Mónica Baltodano, disidente que ahora hace parte del Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Del dicho al hecho...

Para los medios, su ambigüedad se manifiesta en que el país está a punto de firmar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en que hace poco recibió las visitas del secretario de Salud y del subsecretario adjunto de Defensa de E.U. para revisar el avance de un convenio bilateral por el que Nicaragua destruirá unos 600 misiles tierra-aire SAM-7 que quedan de la época de la guerra, a cambio de ayuda en equipos médicos.

Además, el Gobierno sigue respetando y cumpliendo el TLC de E.U. con Centroamérica que tanto critica.

También ha sido duramente cuestionado internacionalmente por maniobras con las que prácticamente sacó del camino a los partidos opositores. Hace un par de semanas, el Consejo Supremo Electoral (dominado por sandinistas y liberales) les quitó la personería jurídica al MRS y al Partido Conservador, el más viejo del país (1830) e histórico movimiento de derecha, con el argumento de que no habían inscrito a tiempo a todos sus candidatos para las elecciones municipales del 9 de noviembre.

En protesta por la cancelación de la personería jurídica del MRS, que fundó en 1996 junto con el ex vicepresidente Sergio Ramírez, la ex guerrillera Dora María Téllez empezó una huelga de hambre que duró 13 días. "Pedíamos respeto por la libertad de elegir y ser electo, por la libertad de opinión y de expresión, la libertad de organización política. Y también que el Gobierno dé respuesta al problema de la carestía de la vida. Hay factores externos como la crisis del petróleo, pero el Presidente no ha hecho nada para evitar que la inflación golpee a los más pobres. Aquí el 40 por ciento de la población gana menos de 1 dólar al día", le dijo Téllez a EL TIEMPO.

De pelea con el mundo Los hechos parecen darle la razón a sus detractores. Después del episodio de la personería jurídica, Ortega arremetió contra los donantes internacionales y otros gobiernos como España y Costa Rica, además del de Colombia.

Managua desafió a Bogotá al darles asilo a dos colombianas señaladas por Bogotá de pertenecer a las Farc, y a una estudiante mexicana, que sobrevivieron al ataque de las fuerzas armadas de Colombia al campamento donde estaba 'Raúl Reyes', en Ecuador. Esta semana, Ortega sindicó al presidente Álvaro Uribe de "practicar el terrorismo de Estado" y "pretender asesinar" a las dos mujeres.

Días antes, había calificado de "moscas que siempre se paran en las inmundicias" a los cooperantes internacionales, luego de que éstos mostraron su preocupación por la reducción de los espacios democráticos en el país y, a manera de advertencia, dejaron claro a Managua que la democracia "es crucial para el éxito y el futuro de la cooperación".

El MRS salió a ofrecer disculpas por sus palabras y dijo que "evidencian el hipócrita doble discurso transformado en política oficial del Gobierno, pues cuando ha necesitado de la comunidad internacional para sus fines políticos, no ha tenido escrúpulos en prodigar zalamerías o peticiones". Y es que Nicaragua recibe unos 500 millones de dólares al año de organizaciones y gobiernos externos para financiar proyectos institucionales, económicos y sociales dirigidos a reducir la pobreza.

Por eso, viendo los enormes problemas internos que sufre el país, no es extraño que se piense que tanta pelea con el exterior es una manera de tender una cortina de humo.

La tasa de inflación acumulada en los primeros cinco meses del 2008 fue del 9,4 por ciento y los expertos prevén que superará el 22 por ciento en diciembre, con lo que sería la más alta de Centroamérica, y tal vez del continente, en cabeza a cabeza con la de Venezuela (25 por ciento en el 2007).

Yo creo que la caída de su popularidad se debe sobre todo a la crisis económica. Es cierto que mucho de su proceder es antidemocrático, pero aquí lo que más preocupa es que no hay con qué comer y no hay trabajo y el Gobierno tiene un nivel muy alto de corrupción e ineficiencia administrativa", le explicó a EL TIEMPO Alberto Alemán, editor internacional del diario La Prensa, que el año pasado destapó el escándalo por los múltiples viajes internacionales del Presidente, cada uno de los cuales le puede costar al país unos 120 mil dólares y a los que van su esposa, sus hijos, sus nietos e, inclusive, sus nueras y yernos.

Hay dos hechos que ilustran a la perfección el desencanto actual de los nicaragüenses con Ortega. Esta semana, un grupo de intelectuales que apoyaron la revolución sandinista de los 80, entre los que están Noam Chomsky, Salman Rushdie, Eduardo Galeano y Mario Benedetti, firmaron una carta en apoyo al MRS y en condena al "creciente autoritarismo" de Ortega, cuyo gobierno termina en el 2012.


El Tiempo
http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/home/nicaraguenses-inconformes-con-daniel-ortega_4352957-1

2 comentarios:

Víctor dijo...

Hola katya bella, te ruego que actualices el link hacia mi pagina ya que deje de ser: http://laplegariadeunpagano.blogspot.com para ser: http://www.laplegariadeunpagano.com gracias por todo.

Victor.

Katya dijo...

Víctor:


Ya, cambiado el enlace a "La Plegaria de un Pagano".

De nada.