lunes, 2 de junio de 2008

Salomón Fernández quiere gobernar Carabobo y pedirle la bendición a su papá Hugo Chávez


Hace tres décadas, una mujer llamada Carmen Fernández oriunda de Maracay, tuvo un amorío con un subteniente nacido en Sabaneta de Barinas, llamado… ¡exactamente!, Hugo Chávez Frías. Tras una noche de romance, Carmen queda embarazada y, casi de inmediato, su novio es trasladado a otra parte de Venezuela. Mal fin para una historia de amor.

Y ahora, en el presente, en este convulso año electoral, aparece un muchacho robusto llamado Salomón Fernández, que está sentado cómodamente en la sede de El Periódico, asegurando dos cosas súper importantes: que es hijo de Chávez y además quiere gobernar al estado Carabobo… sin importarle un bledo que, días antes, Francisco Ameliach lo tildara de “bastardo” o que el Psuv lo haya excluido de la lista de precandidatos (sin darle mayor explicación) como si el presunto ADN presidencial que lleva por dentro no vale un pepino. Pero nada de esto le importa a Salomón. Él quiere gobernar y quiere ver en persona su papá-presidente. Son las grandes prioridades de su joven pero extraña vida.

“ Yo no vine a descalificarlo ni a descalificar a nadie, al contrario de ellos”, apunta Salomón. “Tengo mucha sensibilidad revolucionaria y, por supuesto, sigo aquí el ejemplo de mi padre, Hugo Rafael Chávez Frías en comportarme a la altura, como un revolucionario disciplinado”.

¿A ti te parece que los integrantes del Psuv se comportan a la altura de los revolucionarios? Porque cuando uno escucha a esa gente hablar disparates, lo que da es pánico.

-Yo creo que ésa es la diferencia y lo que hace que tenga un pedacito de Hugo Chávez en mi cuerpo, tener el ADN de ese cuerpo.

Mmmm…, sí vale, claro, eso marca tremenda diferencia con los demás.

-Sí, creo que ésa es la diferencia de ser revolucionario; los verdaderos revolucionarios, aparentemente, somos los que estamos haciendo este trabajo, este proceso por Venezuela, empezando aquí en Carabobo. No sé ellos, si entre sus cúpulas y su ansiedad por poder se sienten amenazados de esta manera. Mas, sin embargo, te digo que existe la posibilidad de que el pueblo de Carabobo tenga a la mano un proyecto social, revolucionario; un proyecto atípico, el único que de verdad le transfiera el poder al pueblo. Queremos hacer una asamblea constituyente donde haya participación verdadera del pueblo donde el pueblo pueda manejar sus recursos.

Ya veo, pero eso siempre se dice: le vamos a dar el poder al pueblo, al soberano, porque se lo merece. El cuento es que yo tengo toda la vida esperando, justamente, que me den un poquito de poder… y hasta ahora nada.

-No pero en esta oportunidad, es un compromiso que está notariado en Puerto Cabello, y está basado en una Asamblea Constituyente, bien sea por decreto o por cámara, donde hagamos una transformación al estado Carabobo y podamos darle esa forma a los consejos comunales, ése poder transferírselo a todos los comités de la vida social del estado Carabobo y sobre todo a los niveles más bajos. Pero a la vez ayudar al comerciante, a ese inversionista que quiere desarrollarse en el estado.

¿Cuál es tu visión general del estado Carabobo y sus máximas problemáticas?

-Lamentablemente la inseguridad y falta de viviendas, son problemas graves. Pero estamos trabajando he incluso se ve, se siente la competencia de que existen ideas, en este caso yo creo que la juventud, el estudiantado…

¿Competencia?, en la actualidad al Psuv como que no le importó mucho tu ideal. Te quejas de la situación de Carabobo, ¿o sea que Acosta Carlez lo hizo mal?

-La gestión tuvo muy poca eficiencia. El pueblo tuvo muy poca participación. Pero, sin embargo, hay que reconocer que en general sacó a la oposición del poder.

Pero su trabajo no era sacar a la oposición del poder, sino gobernar bien…

-Bueno gobernar bien, por supuesto, pero quizá no hizo la gestión. Pero trabajó para poder quitar a la oposición del estado Carabobo, sin embargo, lo importante aquí es el pueblo, el perjudicado.

Bueno pero a ti te sacaron del Psuv. Es como si para ellos fueras de la oposición…

-No pero yo no soy de la oposición, yo soy de la izquierda. Una cúpula pequeña, sectorial, al estilo de la Cuarta República, si se quiere llamar así. Ellos están haciendo esa trastada hacia mi persona.

¿Tú vives aquí en Carabobo? Jamás te he visto aquí.

-Yo vivo aquí desde hace tres años, y he votado aquí y he estado aquí en todos los procesos. Es importante que nosotros estemos madurando aquí un liderazgo de jóvenes, de gente que quiere un cambio. Gente con moral por sobre todas las cosas. Porque no tenemos rabo de paja, jamás he sido acusado de ningún tipo de nada.

Paciencia, te aseguro que pronto de acusarán de un montón de cosas. Así es este juego.

-Me acusarán de todo, pero inmoral no soy… y menos ladrón. Lo cierto es que vamos a defender el proceso, el proceso de mi padre.

Mencionas a cada rato a tu padre, o sea Hugo Chávez, pero, ¿has tenido o tienes contacto con el presidente? ¿Lo has visto alguna vez en persona?, ¿le has hablado?

-No. Yo he llevado informes desde hace meses al palacio de Miraflores, no sé si los está recibiendo o no. Yo los entrego, cumplo con eso. Ahí le explico la situación. Espero en los próximos días poder hablar con él, uno sobre el tema de si soy o no su hijo, cosa que ratifico y sostengo.

Okay, pero cuéntame ¿cómo es que eres hijo de Chávez?

-Me enteré en el 2001 que soy su hijo y bueno fue un choque. Desconozco hasta ahora por qué las cosas fueron así y él no dice nada. Me imagino que políticamente no era lo mejor para él.

¿Si no fueras hijo de Chávez estarías aquí, tratando de ser gobernador?

-Sí, estaba en mis planes lanzarme a la candidatura aun si no fuese el hijo de Chávez.

Okey, pero ¿por qué meterse en ese rollo de la política?, yo sé que me vas a decir que es para ayudar a la gente y todo ese cuento pero, aquí hablando en serio, ¿por qué?

-Es que hay que hacer patria. A pesar de que uno sea profesional o trabaje en cierta empresa, hay que dar un grano de arena por la patria. Por ejemplo aquí, en Carabobo, hemos visto enfermedades, miseria, gente abandonada, gente que mata y muere. Se necesita un gran cambio, por la humanidad, por nuestros hijos.

Eso es justamente lo que dicen los opositores, que hay que cambiar a tu papá. Mira, si yo fuera el mismísimo Hugo Chávez y estuviera aquí sentado frente a ti, ¿qué le dirías?

-Imagínate la pregunta, es muy emocionante. Bueno, le diría que hay que buscar unión en el partido socialista y en la izquierda en general porque…

¿Y no me pides la bendición?

-Sí, sí. Y te amo mucho y te quiero.

Dios te bendiga, hijo mío.


Carlos Flores / El Periódico
http://www.noticias24.com/actualidad/?p=14818