jueves, 21 de febrero de 2008

Manifestantes serbios prenden fuego a la embajada de EE UU en Belgrado




Decenas de miles de personas protestan por la independencia de Kosovo.-El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, afirma que Kosovo es parte de Serbia "para siempre"



Decenas de manifestantes han asaltado e incendiado la embajada de Estados Unidos en Belgrado, en medio de las protestas multitudinarias convocadas para hoy por el Gobierno serbio para oponerse a la independencia de Kosovo. Los disturbios, que se han generado en el marco de una gran concentración de rechazo en el centro de Belgrado, han dejado más de 30 heridos, entre jóvenes y policías.

La sede diplomática estaba cerrada, y la policía no estaba protegiendo el edificio, según testigos. Los manifestantes derribaron puertas, rompieron y prendieron fuego en las ventanas de la embajada, desde donde salían columnas de humo. El incendio ha sido controlado poco después por los bomberos.

Un grupo de 300 personas atacó la sede de la embajada estadounidense con palos y barras de metal, en un intento por romper puertas y ventanas, por el apoyo que ha dado Washington a la independencia declarada por el Gobierno kosovar.

La policía se mantuvo inicialmente al margen mientras la multitud, principalmente jóvenes, destruía dos casetas de vigilancia afuera del edificio. Uno de los manifestantes logró escalar hasta el primer piso del edificio y arrancó la bandera estadounidense de su mástil. La embajada ya había sido atacada a comienzos de esta semana, poco después del anuncio histórico de separación de la provincia serbia.

Los manifestantes también han atacado otras sedes diplomáticas de países que han reconocido a la nueva nación de Kosovo, entre ellas la embajada de Turquía.

Portavoces del departamento de Estado norteamericano han informado que han estado en contacto con el Gobierno serbio al que le han pedido que proteja el edificio. En una primera reacción, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, ha indicado que el embajador no se encontraba en la delegación diplomática en el momento del ataque.

Posteriormente, el embajador estadounidense ante las Naciones Unidas, Zalmay Khalilzad, ha dicho que Estados Unidos está indignado por el asalto a la sede diplomática y ha anunciado que pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que lo condene.

Una protesta sin precedentes

Decenas de miles de serbios han respondido hoy a la convocatoria del Gobierno y varios partidos parlamentarios para protestar contra la independencia de Kosovo. Pero la protesta, convocada por el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica; el presidente, Boris Tadic, y los líderes del Partido Radical Serbio (SRS), el mayor de oposición en el Parlamento, no ha transcurrido pacíficamente, como pretendían los organizadores.

Las calles de Serbia se han llenado hoy de miles de personas portando banderas y pancartas, para mostrar su oposición a la secesión de Kosovo. Según algunos cálculos iniciales de periodistas en el lugar, más de 100.000 personas se han congregado frente al emblemático edificio del Parlamento serbio, en una zona del centro de la capital, donde Kostunica ha dirigido un discurso donde ha reafirmado que Kosovo es parte de Serbia, "desde siempre, y para siempre será así”.

"No hay fuerza, amenaza ni condena que haga que un serbio diga que Kosovo es otra cosa si no Serbia", ha exclamado Kostunica, seguido de gritos de apoyo de las decenas de miles de personas que acudieron desde diversas partes del país.

"Si renunciamos a nuestro origen, la historia, entonces ¿quiénes somos?", ha preguntado Kostunica tras enumerar los monasterios medievales serbios que hay en Kosovo. Para muchos serbios, Kosovo es el centro de su identidad nacional y de su espiritualidad cristiana ortodoxa.

Serbia se opone a la independencia unilateral de Kosovo, que considera una violación flagrante del derecho internacional y "una injusticia histórica". Han sido llamados a consultas los embajadores serbios de los países que reconocieron la independencia de Kosovo, entre ellos Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Alemania. Belgrado anunció que luchará por todos los medios políticos, diplomáticos y económicos para recuperar Kosovo.

Aparte de la manifestación de hoy, los serbios mantienen sus protestas diarias en Mitrovica-norte, donde al menos viven 40.000 serbios-kosovares, con el fin de presionar otra secesión: la de las municipalidades de mayoría serbia en territorio kosovar. El objetivo es defender la referencia a la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada en 1999 tras la guerra y que según Belgrado establece que Serbia sigue teniendo soberanía sobre Kosovo.

En tanto, una manifestación de protesta que ha congregado hoy a unos 3.000 serbios en Banja Luka desembocó en enfrentamientos violentos con la policía, según fuentes de seguridad. Los manifestantes, en su mayoría estudiantes de secundaria, se han enfrentado con los agentes, que les impidieron acercarse a los edificios d elos consulados de EE UU, Alemania y Francia, países que han reconocido la independencia de Kosovo. Primero, los participantes de la manifestación han gritado lemas como “Kosovo es el corazón de Serbia" y "Todos somos Serbia", y lanzaron piedras contra el consulado estadounidense, pero la policía ha impedido que se acercaran al edificio lanzando gas lacrimógeno.

Tensión en las fronteras

Desde que el pasado domingo los albano-kosovares proclamaron la independencia unilateral de Kosovo, se desencadenaron en Belgrado y otras ciudades manifestaciones en las que se causaron desperfectos y fueron atacados edificios de las embajadas de Eslovenia, Estados Unidos y otros países que apoyan la soberanía de lo que Serbia considera parte inalienable de su territorio.

Los puestos fronterizos de Jarinje y Bruja, al norte de Mitrovica, fueron atacados por unos mil jóvenes serbios como un gesto por borrar la frontera recién creada y rechazar la secesión. En lugar de la policía kosovar, que antes coordinaba el control de las aduanas con la ayuda de dos o tres agentes internacionales, se ha desplegado al completo policía de la Misión de Naciones Unidas para Kosovo (UNMIK) para evitar incidentes, informa Ramón Lobo.

También la policía serbia ha tomado el mando, en detrimento de los miembros kosovares, en las municipalidades del norte donde se concentran la mayor parte de los 100.000 serbios que quedan en Kosovo. Agentes serbios se encargan desde hoy de controlar los pasaportes en la zona más conflictiva del nuevo estado europeo, mientras la fuerza de la OTAN en Kosovo (KFOR) ha reforzado las fronteras con más efectivos.

Más reconocimientos

Mientras tanto, siguen los reconocimientos oficiales del nuevo estado europeo. El Gobierno de Italia ha aprobado hoy el inicio del procedimiento para reconocer la independencia de Kosovo, según ha informado el presidente del Ejecutivo en funciones, Romano Prodi.

Italia se mostró siempre a favor de la independencia de Kosovo, para lo que contó con el apoyo de la mayoría de los partidos de la oposición conservadora. Ayer, el Gobierno alemán también reconoció a Kosovo de manera oficial.

El País, España

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Manifestantes/serbios/prenden/fuego/embajada/EE/UU/Belgrado/elppgl/20080221elpepuint_9/Tes