martes, 12 de mayo de 2009

Chávez ordenó expropiar más de 10 mil hectáreas en Barinas


Dijo que "tiene que acabarse eso de tener una finca para ir sólo los fines de semana"


El presidente Hugo Chávez no tiene dudas: "Solamente el socialismo puede salvar a Venezuela". Va más allá, "la revolución bolivariana es un aporte importante a la salvación de la humanidad, a la salvación del mundo". Para él, su proyecto tiene "magia" y así genera miles de empleos, "con cada terreno recuperado, cada fábrica".

Chávez ordenó ayer al Instituto Nacional de Tierras (INT), la expropiación de más de diez mil hectáreas de tierras cultivables en un total de seis fundos y agropecuarias en el estado Barinas, desde donde transmitió ayer su programa Aló Presidente número 330.

Los afectados fueron los fundos La Palmita, San Pancracio, La Plebeya, Gavilán Areño, Los Cerros, El Caipe, Mata de Tigre, El Hongo, Los Panches y Lechosote. Chávez aseguró que esa tierra "estaba abandonada" y una vez más acusó al latifundio de ser "uno de los más grandes obstáculos para el desarrollo de Venezuela".

"No hay tierra privada", dijo al recordar la experiencia de "las comunas agrícolas" que aplicó Mao Tse Tung en China. Una amplia delegación de ese país, encabezada por el embajador en Venezuela, estuvo presente para explicar los alcances de la cooperación técnica en la siembra de arroz y el procesamiento de otros rubros. Acusó a Acción Democrática -"decir adeco y corrupto es redundante"- de ser los culpables, con su reforma agraria, de fortalecer el latifundio.

Chávez alertó que "tiene que acabarse definitivamente" la costumbre de quienes tienen tierra "por diversión" y la visitan sólo los fines de semana.

"Viven en la ciudad, son capitalinos y tienen aquí una casita, una cancha de bolas, un bosquecito y tienen alguien que les cuida, le pagan una miseria (...) tienen lo que llaman una finca para venir el fin de semana o a vacacionar (...) de vez en cuando matan una ternera para celebrar, beber whisky, ron y fiesta. Eso tiene que acabarse definitivamente. El que quiera de verdad trabajar la tierra, venga a trabajarla, no es por diversión. Por decir tengo caché y una camionetota... No, no, no. La tierra es del que la trabaja".

En su insistencia sobre el efecto corruptor del capitalismo afirmó que "es una maldición que viene desde que Judas vendió a Cristo". Añadió que "el rico no es humano. Es un animal con forma humana". Insistió en la necesidad de "reconfigurar" a la sociedad venezolana y acabar con la división de clases.

"Todavía en Venezuela reina la hegemonía capitalista, pero se acabará (...) hay que apurar el paso, debemos tener instalada la hegemonía socialista".

Acusó a los intermediarios de Colombia que proveen de bienes al país de que "nos sobrefacturan, nos roban", de allí que instó a acabar con esos intermediarios que son "verdaderas mafias corruptas y corruptoras". También invitó a los gobernadores y alcaldes a que creen "empresas socialistas de construcción y nos ahorramos la mitad de lo que hay que invertir en mantenimiento de caminos" al eliminar a los contratistas.

Además de los proyectos agroindustriales en cooperación con China, de los que destacó la Academia de Ciencias Agrícolas de Venezuela, Chávez dijo que la ayuda del país asiático permitió iniciar ayer el Mercal-Hogar para la entrega a crédito de línea blanca.

Insistió además que su gobierno concretará "pronto" la nacionalización del Banco de Venezuela que está en manos del grupo español Santander. "Va a pasar a manos del Estado. Ya tengo todos los estudios (...) sabemos cuánto vale".

Elvia Gómez
EL UNIVERSAL