jueves, 7 de mayo de 2009

Congreso peruano pide cierre de casas del Alba por proselitismo


El líder de la misión enviada por la Comisión de Investigación de las Casas del Alba del Congreso de Perú, Walter Menchola (c), junto a otros dos parlamentarios peruanos sale de una reunión con el jefe de la alianza opositora boliviana Poder Democrático y Social (Podemos), el ex presidente Jorge Quiroga hoy, 11 de febrero de 2009, en La Paz (Bolivia), donde los legisladores se mostraron preocupados por posibles injerencias extranjeras que fomenten el terrorismo en su país.

El Congreso de Perú aprobó un informe de una comisión investigadora que recomienda al gobierno peruano el cierre de las denominadas "casas del Alba'' por proselitismo político en favor del mandatario venezolano, Hugo Chávez.

El pleno del Parlamento avaló el documento que recomendó instruir a la ministra de Justicia, Rosario Fernández, que inicie las acciones necesarias para que el Poder Judicial disponga la disolución de esas entidades, donde se encontró "propaganda chavista''.

También se sugirió desarrollar un marco legal para que la ayuda internacional no vuelva a ser utilizada "como instrumento de infiltración política''.

El presidente de la comisión investigadora, Walter Menchola declaró al canal N que, al cabo de un año de investigación, la comisión llegó a la conclusión de que "en territorio peruano ha ocurrido intromisión de un país que no ha seguido las reglas de las relaciones internacionales''.

"Nos hemos puesto en alerta, porque no vamos a aceptar futuras intromisiones, y hemos puesto de manifiesto las debilidades de nuestro país, desde los servicios inteligencia hasta los de salud'', agregó el parlamentario.

Las casas de la Alba se establecieron hace unos tres años en diversos departamentos del país para ofrecer ayuda humanitaria y operaciones a la vista para pacientes de escasos recursos bajo la llamada "Operación Milagro''.

Si bien comparten el nombre de la Alternativa Bolivariana para las Américas (nombre del tratado internacional impulsado por Venezuela), la embajada venezolana en Perú se ha desmarcado de estas casas y siempre han afirmado que son una iniciativa exclusivamente peruana, aunque su impulsor sea un reconocido admirador de Chávez.

El informe aprobado por el Congreso señaló que hubo varios casos de diagnósticos médicos falsos, se evadieron controles para el viaje de algunos pacientes a Venezuela, y se detectaron complicaciones post operatorias.

La comisión investigadora concluyó que las 148 casas establecidas en Perú incurrieron en proselitismo político con la difusión del pensamiento de Chávez.

El documento agregó que 40 dirigentes de las referidas casas tienen antecedentes judiciales, policiales o penales; hicieron viajes a Venezuela y Bolivia como parte de las cirugías a la vista y que participaron en "actos violentistas'' en el sur del país.

Los congresistas descartaron elevar notas de protesta a la embajada de Venezuela, como se había planteado inicialmente en el interior de esa comisión.


El Nuevo Herald