viernes, 29 de mayo de 2009

Desconocen paradero del capitán Otto Gebauer


Caracas.- Ana Mercedes Gebauer, denunció la detención en la noche de ayer del capitán (r) Otto Gebauer e indicó que hasta ahora se desconoce el paradero del capitán acusado por los hechos de abril de 2002.

"La última información que tengo es la de las 8 de la mañana de hoy de parte de la Dirección de Inteligencia Militar en la que dijeron que a las 7 de la mañana lo habían trasladado para los tribunales pero en horas de la tarde no estaba ni en tribunales ni en Ramo Verde", relató la esposa.

La búsqueda del capitán fue incluso en el Centro Nacional de Procesados Militares que según la esposa es el sitio de reclusión que le asignó el tribunal.

Ana Mercedes Gebauer teme por la vida de su esposo. "Hago esta denuncia porque temo por su vida, ayer cuando lo detuvieron fue golpeado por lo que solicité un examen médico forense. Temo por su vida porque nadie sabe dónde está".

La información de la Disip fue suministrada a la Fundación para el Debido Proceso al que pertenece la esposa del capitán.

La condición de la que disfrutaba el capitán era de libertad condicional. "El 13 de marzo de este año beneficio de régimen abierto, ese beneficio está contemplado en el artículo 500 del Código Orgánico Procesal Penal porque ya tenía un tercio de la pena cumplida que eran 4 años y 4 meses".

"A él le correspondía cumplir estar bajo custodia de lunes a jueves en un centro de trabajo comunitario que está al lado de la Planta, tenía que dormir ahí pero viernes, sábado y domingo dormía en casa".

Explicó que por rumores dentro de la DIM de incumplimiento del régimen fue que lo detuvieron de nuevo.

"Ellos revocan la medida de régimen abierto porque dicen que él incumplió y eso es falso, no ha incumplido en ningún momento. Eso es un chisme de la DIM, además cuando ayer lo detuvieron en el centro de trabajo comunitario, lo tiraron al suelo, lo golpearon; a las nueve de la noche lo vi en la Dirección de Inteligencia de Boleíta golpeado, tenía heridas en el pecho, en el pómulo, tiene rasguños y las manos dormidas".

El Universal