lunes, 10 de diciembre de 2007

"Con irreverencia en seis meses derrotamos a Chávez"


Entrevista con Cristina Carbonell, consejera universitaria de la UCV


La etapa posreferendo no significó más calma para la consejera universitaria de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Cristina Carbonell. Aún sigue a mil por hora atendiendo diversos compromisos. De su febril agenda roba algunos minutos para conversar sobre el presente y el futuro del movimiento estudiantil tras el triunfo del 2 de diciembre.


-¿Cuál es el aprendizaje después tras triunfo del No?

-Que el esfuerzo sí da frutos. Que sí vale la pena luchar por principios y valores como la democracia, la libertad y la paz. El inicio fue por el cierre de RCTV y a partir de ahí logramos la cohesión entre las universidades públicas, privadas y estudiantes de educación media. Como movimiento nuestras banderas son la defensa de los derechos humanos, políticos y la lucha no violenta. Muchos se oponían a eso, pues no se podía enfrentar a un Gobierno que pretende quitarte tus derechos. Pero si se pudo.

-¿Cómo analizas el comportamiento de los venezolanos, de dirigentes políticos?

-Me impresionó el cariño y aceptación de las personas. Hace unos días un taxista me confesó que sólo marchaba si lo convocaban los estudiantes. Esas expresiones alimentan la lucha y la esperanza. Los partidos políticos son esenciales para la democracia; si no hay pluralidad no hay democracia. La reforma constitucional era los estatutos de un partido donde se tenía que ser socialista para entrar. Por eso luchamos por la pluralidad ideológica. Fue una lección para el Presidente, mucha gente lo apoya porque tiene un gran liderazgo en los sectores populares, pero hay un límite que es la democracia.

-Después del triunfo la oposición ha exhortado a la reconciliación. ¿Es eso posible ante un Gobierno que descalifica la voluntad del pueblo?

-El primer paso para la reconciliación fue cuando el pueblo dijo que quiere ser uno solo, no rojo, ni azul, que quiere la pluralidad, paz y unión. Si el Presidente persiste en atrincherarse en su postura ideológica el que se quedará fuera de la reconciliación será él.

-¿Es posible la reconciliación con los estudiantes oficialistas cuando apoyan seguir con la reforma?

-Se han logrado algunos espacios para debatir. Ellos siguen al Presidente. Por ende, la reconciliación debe ser una orden del Presidente. Igual espero que tomen conciencia del papel de los estudiantes. Ellos deben dar una postura al país, no podemos seguir cometiendo los mismos errores que se cometieron en la IV y ahora en la V. Ellos pueden ser los nuevos líderes pero entendiendo que tenemos que vivir en democracia, no queremos esa autocracia que nos querían imponer. El pueblo, a través del voto, demostró que quiere vivir en democracia. El que no esté por la reconciliación del país se quedará fuera.

-Ustedes destacaron la necesidad de mejorar la calidad de vida de los más pobres ¿cómo se concretará esa idea?

-Son acciones que no son visibles. El trabajo no se hizo de un día para el otro. Desde hace seis meses estuvimos en las comunidades dando foros y charlas. El estudiante también le esta dando la cara a necesidades del país con sus conocimientos y limitaciones.

-La máxima del Gobierno es que las universidades están alejadas del país, más allá que éstas trabajan con la comunidad. ¿Es necesario profundizar esa relación?


-Sí. La universidad ha estado un poco separada de la realidad del país, pero se están dando respuestas. Es necesario profundizar y ampliar programas como el Samuel Robinson. La universidad debe abrirse más pero manteniendo la excelencia académica porque de nada vale que se abra y la gente no pueda seguir. No estamos de acuerdo que se eliminen las pruebas de admisión porque debe existir un mecanismo de selección para ingresar. Si abres la universidad sin apoyo, las personas no podrán terminar y habrá más frustración. Los estudiantes daremos la lucha para que se amplíen los cupos. También lucharemos por la defensa de la autonomía universitaria.

-El peligro de acabar con la autonomía ha sido una constante, y se acrecentó tras los hechos en la Escuela de Trabajo Social que quedó con el estigma de la violencia.

-En Trabajo Social se vive una crítica situación hace años con estudiantes radicales del oficialismo que portan armas, que amenazan y amedrentan a todos los que no piensan como ellos, como el grupo Alexis Vive, 28 de Marzo, Tupamaros. No todos los estudiantes chavistas son así, porque la mayoría son pacíficos. Por los radicales muchas veces me han sacado de clases bajo protección porque me quieren agredir. He recibido amenazas de muerte, me han pedido que haga voto de silencio en los consejos de facultad. Ellos son un grupo de 30 personas, pero somos 700 estudiantes. El chavismo sólo obtuvo la presidencia del Centro de Estudiantes, ahí tenemos cinco secretarías, un consejero de escuela.

-El movimiento estudiantil siempre ha defendido su autonomía. ¿Cómo evitar contaminarse, por así decirlo, de la injerencia de los partidos?

-Pienso que los partidos políticos no son contaminantes, son importantes en la sociedad. El problema es la práctica.

-¿Cómo bajar sus lineamientos a los estudiantes?

-Los jóvenes que se están incorporando le darán un vuelco a esas organizaciones. Si esos partidos quisieran imponerse al movimiento les será muy difícil porque no somos cinco, sino miles. Los que tienen militancia política son muy pocos. Es válido que estén en partidos, pero no impondrán ninguna línea. Nosotros decidimos nuestra propia estrategia. Creo más bien que somos nosotros quienes presionamos a los partidos para que nos apoyen. Hemos marcado la ruta que nos llevó a la reforma, ellos más bien se han unido a nosotros, en darnos apoyo.

-¿Cuál es el futuro del Parlamento estudiantil?

-Debemos reunirnos para analizar el actual escenario político. Seguir luchando para que no se aprueben aspectos de la reforma por decretos o por la Ley Habilitante, que es la intención del Presidente, debemos estar atentos. La decisión del domingo fue que no queremos esa reforma. Sé que seguirá atacando a los estudiantes. Entiendo la preocupación del Presidente con el movimiento porque de pronto se encontró con miles de jóvenes, unos pelados que con su irreverencia y en deseo de vivir en democracia lograron darle una derrota en seis meses.

-¿Cuáles serán los próximos pasos?

-No vamos a dejar la calle, pero vamos a la estructura, a la formación. Necesitamos un proyecto, no son sólo palabras, necesitamos materializarlas.

¡Arriba las mujeres!

La tesis de grado de Cristina Carbonell vive una pausa obligatoria, pero destaca que aborda los derechos de género y cómo estos se generaron gracias a las protestas.

"La mujer tiene una participación muy importante. Son las jefas de muchos hogares, crían a sus hijos sin la figura paterna. La mujer venezolana es bella inteligente, profesional".

Se queja, pese a los avances, del machismo entre los propios estudiantes. "Se han abierto las puertas porque hemos empujado. Destaca que sólo son 30 mujeres en el Parlamento estudiantil de un total de 150, pero afirma que esa cifra crecerá.

Carbonell detenta el honor de ser la consejera más votada en la historia de la UCV con 7 mil 526 votos.

El Universal
Gustavo Méndez

http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/957/1/