viernes, 14 de diciembre de 2007

El gobierno boliviano declaró a las fuerzas armadas "en emergencia"


El gobierno ordenó el refuerzo de seguridad en Santa Cruz, que ayer aprobó en primera instancia un estatuto autonómico.

En un clima de gran tensión, el gobierno boliviano declaró ayer a las fuerzas armadas "en emergencia" para proteger la propiedad pública y privada, tras el abierto desafío de cuatro departamentos opositores al presidente Evo Morales, que anunciaron que mañana proclamarán la autonomía.

En respuesta a la aprobación de la nueva carta magna con la que Morales pretende "refundar" Bolivia, el opositor departamento de Santa Cruz aprobó ayer en primera instancia un estatuto autonómico, una medida que será imitada por otros tres departamentos y que deja al país al borde de la división.

El estatuto autonómico será presentado mañana a la población en una gran concentración que tendrá lugar en Santa Cruz de la Sierra; a continuación, se le pedirá al prefecto (gobernador) Rubén Costas que convoque a un referéndum para que el pueblo se pronuncie sobre ese texto.

Ante la posibilidad de un estallido de violencia, el ministro del Interior, Alfredo Rada, anunció el refuerzo de la policía tanto en Santa Cruz como en Beni, Pando y Tarija, los otros tres departamentos que anunciaron que aprobarán autonomías "de hecho" luego de que la mayoría oficialista de la Asamblea Constituyente aprobara el domingo una Constitución de corte socialista en una sesión en la que no estuvo presente la oposición.

El gobierno teme la toma violenta de oficinas públicas, especialmente en Santa Cruz, y ordenó el refuerzo de seguridad en la región, con el desplazamiento de unos 400 policías a esa región. Además, el ministro de Defensa, Walker San Miguel, afirmó que las fuerzas armadas están "en emergencia", pese a que en primera instancia la seguridad permanecerá "en manos de la policía".

El ministro también descartó la posibilidad de dictar un estado de sitio y aclaró que tampoco ha ordenado la "militarización", tal como había denunciado Costas.

"No existe ningún elemento de convulsión social en el país que pueda llevar a un estado de sitio. Tampoco hemos ordenado ninguna movilización de tropas hacia la ciudad de Santa Cruz", explicó San Miguel, que se manifestó "preocupado por lo que está pasando en el país".

El vicepresidente, Alvaro García, también minimizó la posibilidad de hechos de violencia y aseguró que las fuerzas de seguridad tienen órdenes de no reprimir.

"No hay ningún riesgo de enfrentamiento en tanto que queden aislados los grupos violentos", señaló García. "La presencia de la policía es para proteger los bienes del Estado y de la gente, para que no sigan quemando casas de los constituyentes, para proteger al ciudadano de a pie. La policía no tiene instrucciones de atacar a nadie", agregó.

El vicepresidente volvió a calificar de "ilegal" la iniciativa de los cuatro prefectos opositores de impulsar estatutos autonómicos, y explicó que la única manera de que esos documentos sean legales es que se aprueben cuando la nueva Constitución sea ratificada en un referéndum.

El estatuto aprobado ayer en primera instancia por unos 130 representantes de Santa Cruz crea la figura del gobernador y una asamblea legislativa que tendrá competencia tanto para actuar sobre la distribución de tierras como para crear una policía departamental propia. De esta manera, las autoridades regionales podrán administrar directamente los recursos departamentales provenientes de las regalías petroleras, así como los ingresos y las recaudaciones propias.

La presentación del documento no significa, sin embargo, que el estatuto entre en vigor en forma inmediata, ya que requiere varios pasos legales y constitucionales para que Santa Cruz pueda tener autonomía.

Tras la aprobación del estatuto autonómico cruceño, el departamento de Pando se alistaba anoche para aprobar un documento similar en el comité cívico de Cobija, la capital departamental.

Además, se programó para mañana otra concentración popular en la que, al igual que la que tendrá lugar en Santa Cruz, se le solicitará el prefecto Leopoldo Fernández que convoque a un referéndum sobre el estatuto.

También está previsto que los departamentos de Tarija y Beni aprueben sus estatutos de autonomía a lo largo de la jornada de hoy, según informaron medios bolivianos.

"Marcha de los pueblos"

En tanto, para contrarrestar las movilizaciones opositoras, el gobierno organizará mañana en La Paz una "marcha de los pueblos", en la que la presidenta de la Asamblea Constituyente, Silvia Lazarte, le entregará a Morales el nuevo texto constitucional.

"En el acto del sábado participarán representantes de las 36 naciones indígenas, campesinos, colonizadores, y de los movimientos sociales de todo el país", dijo el vocero presidencial, Alex Contreras.

Para que entre en vigor, la nueva Constitución boliviana, aprobada el domingo pasado en Oruro, deberá ser sometida a un referéndum.

Los prefectos opositores consideran que la carta magna impulsada por Morales es "ilegal" y que constituye un intento de quitarles autonomía a los departamentos y de implantar en Bolivia el "socialismo del siglo XXI", siguiendo los pasos del presidente venezolano, Hugo Chávez.

http://www.derf.com.ar/despachos.asp?cod_des=171366&ID_Seccion=41