viernes, 7 de diciembre de 2007

The Economist: "Este es el comienzo del fin de Hugo Chávez"


La derrota de Hugo Chávez en el reciente referéndum sobre la reforma constitucional representa "el principio del fin de la revolución bolivariana y su influencia en América Latina". Chávez anunció, tras conocer el resultado del referéndum, que no se da por vencido y lo intentará de nuevo, pero "si lo hace, probablemente pierda" ya que "algo fundamental ha cambiado en Venezuela", escribe el semanario británico. "The Economist" señala en primer lugar que la oposición "se ha revitalizado gracias a un nuevo y vigoroso movimiento estudiantil, no contaminado por el pasado" y agrega que mientras tanto crecen "la apatía y la desilusión" entre los fieles del chavismo.
Ese último fenómeno se explica, según la revista, como reacción a "la total incompetencia de la revolución bolivariana y a una política económica temerariamente expansionista", que tiene como consecuencia que "los venezolanos" de a pie no puedan comprar leche aun cuando el petróleo alcanza un precio de 90 dólares el barril.

En tercer lugar, comenta el semanario, la reforma constitucional ha dado lugar a una división en el campo chavista entre "autoritarios y demócratas".

Chávez se enfrenta ahora a una alternativa: pasar rápidamente a una "economía de comando" (centralizada) o cambiar de política, agrega "The Economist", según el cual su derrota en el referéndum le dificulta optar por lo primero ya que se arriesga a una división en las Fuerzas Armadas y al estallido de violencia.

"Su mejor opción, dice la revista, sería dar marcha atrás, hacer las paces con los moderados de su propio campo y enfriar la economía, lo cual requeriría por su parte una exhibición de humildad que aún no ha mostrado y que socavaría su popularidad".

"La mejor noticia es que poderosas figuras tanto de las Fuerzas Armadas como del movimiento chavista están comprometidas con la democracia", tercera fuerza del país que confía en que Venezuela pueda "navegar pacíficamente hacia la alternancia en el poder".

El periódico considera que las ramificaciones de la derrota de Chávez "van mucho más allá de Venezuela" ya que el propio Chávez siempre ha proclamado que la revolución bolivariana es continental.

Las presiones económicas internas pueden obligar a Chávez a recortar antes de que acabe su mandato en el 2013 su generosa ayuda exterior, incluida la entrega de petróleo barato a Cuba.

Esto confiere mayor urgencia, comenta "The Economist", a los esfuerzos del presidente cubano en funciones, Raúl Castro, tendentes a "emprender reformas económicas frente a la aparente oposición de su hermano mayor, Fidel".

En Bolivia, mientras tanto, Evo Morales, que es el discípulo más cercano a Chávez, "tropieza con creciente oposición" a su intento de "imponer una nueva constitución que cimente su poder" mientras que en Ecuador, otro "autoproclamado socialista del siglo XXI, Rafael Correa, está marcando rápidamente distancia entre sus ideas y las de Chávez".

El semanario británico concluye su editorial señalando que "aunque de alguna forma amenazan la democracia, gentes como Chávez y Morales pueden haberla ampliado de hecho ya que representan a grupos que se habían sentido antes excluidos".

"Su error, agrega "The Economist" es "aferrarse a un socialismo anticuado, que pasa por la centralización del poder político y el control estatal de la economía", algo "por lo que la mayoría de los venezolanos- y de los latinoamericanos- no sienten claramente entusiasmo alguno".

http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/939/1/