sábado, 8 de diciembre de 2007

Inaudito proyecto constitucional. Cuidado con Chavez.


Además de perseguir, amordazar y, en su caso, clausurar la prensa independiente, el sátrapa caribeño se enfurece con las críticas de medios extranjeros al límite que ahora amenaza con iniciarle un juicio a CNN por “alterar el orden público” en su país.

A pesar de que el megalómano venezolano ha eliminado todo vestigio de contralor republicano y división de poderes y de haberse arrogado la suma del poder público en todo lo que pudo, no le fue posible amañar las elecciones aún con las intimidaciones a los empleados públicos y las maniobras fraudulentas en el padrón electoral donde, por ejemplo, aparecen personas de mas de 150 años de edad. Por lo menos en este acto electoral no resultó posible completar una nueva afrenta a la democracia porque la trampa hubiera sido demasiado evidente.

De todos modos, tal como pone de manifiesto la declaración conjunta de las seis Academias Nacionales de Venezuela, el referéndum era improcedente puesto que, según las normas vigentes, se requiere convocar a una asamblea constituyente para esos propósitos.

Pero hay que estar muy alertas con lo que ocurre en esas tierras. Las declaraciones del ejemplar del Orinoco formuladas después de conocidos los resultados del acto electoral son amenazantes : “esta es una victoria pírrica”, “nosotros estamos hechos para una larga batalla”. A esto se agrega el desquicio institucional ocurrido en ese país durante la llamada “revolución bolivariana” y el debilitamiento de los principios de la sociedad abierta en períodos anteriores de gobierno. La tarea que queda por delante para sanear las graves heridas es verdaderamente ciclópea.

Esta vez se trataba de votar sobre un inaudito proyecto constitucional por el que se hubieran reformado 69 artículos en los que quedaba sin efecto la propiedad privada y se le otorgaba al jefe de gobierno la posibilidad de mantenerse indefinidamente en el cargo y de arrasar con los derechos que aún quedan en pie, perpetuando alegados estados de excepción.

Desde la Carta Magna de 1215, una constitución es para limitar el poder. La proyectada constitución venezolana era la anticonstitución por antonomasia. En esta propuesta, toda la educación debía estar supeditada a la concepción totalitaria del coronel de marras, de lo contrario el estado policial imperante podía cerrar la institución correspondiente. Su nueva modalidad en el gobierno impone el establecimiento del “hombre nuevo socialista”, lo cual incluye la prohibición de comprar muñecas Barbie, el aderezar con demasiados picantes las comidas, el uso de símbolos como el de Mickey Mouse y obliga a atrasar media hora los relojes para que “se pueda aprovechar el sol de la mañana”.

Asimismo, vocifera que nacionalizará los bancos españoles si el rey no le pide disculpas, en realidad por haberle trasmitido el sabio consejo de “¿por qué no te callas?”, que, de haberse llevado a la práctica, hubiera aliviado multitud de tímpanos ya muy enervados por el incesante y ensordecedor parloteo del déspota en cuestión que, a pesar de estar inundado en petrodólares, elevó lo índices de indigencia durante todos los años de lo que va de su gestión y con uno de los mas altos niveles de desocupación del mundo civilizado (20,6% según las propias estadísticas gubernamentales).

Es difícil digerir tanta imbecilidad al mismo tiempo, incrustada en medio de una incontinencia verbal que asfixia al mas entusiasta de la verborrea. Además de perseguir, amordazar y, en su caso, clausurar la prensa independiente, el sátrapa caribeño se enfurece con las críticas de medios extranjeros al límite que ahora amenaza con iniciarle un juicio a CNN por “alterar el orden público” en su país.

Los discípulos del gritón y adiposo bolivariano en Nicaragua, Ecuador y Bolivia y también su jefe de la isla-cárcel cubana están atentos al resultado y a las repercusiones de las fechorías que anidan en Caracas y las atrabiliarias ideas que empollan en la cabeza de su brioso, desbocado e implacable corcel. Las conjeturas mas confiables señalan que intentará llevar a cabo su designios aún sin las fallidas modificaciones constitucionales, como, de hecho, ha venido ocurriendo hasta el presente.

Varios de sus antiguos colaboradores lo abandonaron para actuar en la oposición, incluso su ex mujer, Marisabel, a quien, en su momento, el titular del ejecutivo le dijo en pleno discurso por la red oficial de televisión en el Día Internacional de la Mujer: “esta noche a ti, te doy lo tuyo” (por otro lado, sus allegados insisten que falta a la verdad en estos y otros menesteres).

Lo que viene sucediendo en Venezuela atañe a todos los que queremos vivir en libertad. Todos debemos contribuir al éxito de quienes trabajan para la recuperación de la filosofía del respeto recíproco en aquél país. Como señaló Dante, “Los lugares mas calientes del infierno están reservados para aquellos que, en tiempos de crisis moral, se mantienen neutrales”.

Se pueden escribir ríos de tinta sobre las distintas maneras en que se deschavó Chávez, pero sigo la fórmula que establece que un artículo periodístico -igual que la minifalda- debe ser lo suficientemente corto como para atraer la atención y de un largo tal que cubra el argumento.


Por Alberto Benegas Lynch (h)

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2786