martes, 11 de diciembre de 2007

Evo Morales aboca a Bolivia a la guerra civil



La inspiración de Morales desespera a su pueblo



Las denuncias, repetidas en diversas zonas del país, revelan que es en los lugares de mayor presencia opositora donde se concentra la ayuda revolucionaria extranjera lo que no deja dudas acerca de que, con ella, se prepara un golpe de mano rápido para anular a los resistentes

La deriva revolucionaria del Movimiento al Socialismo, de Evo Morales, acaba de entrar en un punto de no retorno. Lo único que, en estas circunstancias, puede evitar la guerra civil abierta es la victoria rápida de uno de los contendientes, bien los radicales de Morales, bien los demócratas opositores.

El presidente Morales sigue, paso a paso y con celeridad, el guión previsto y contrastado para estos casos por los revolucionarios “made in Cuba”. Primero, un acceso al poder por las urnas sobre la base de una campaña ambigua y populista. Ataques a las empresas y a las libertades desde el gobierno, después; y, golpe definitivo utilizando ilegítimamente el aparato del Estado.

El momento es éste y el instrumento es la nueva Constitución. El modo como este documento “pasó” el trámite parlamentario produce sonrojo a cualquier demócrata. Fue aprobado artículo por artículo por la Asamblea Constituyente en la ciudad andina de Oruro, en ausencia del principal partido opositor, la alianza conservadora Poder Democrático y Social -Podemos-, que lo ha rechazado tras denunciar ilegalidades y atropellos cometidos durante el proceso.

Parece ser que, en el caso de Bolivia, los pasos hacia el socialismo se dan con más celeridad que en su patrocinadora Venezuela. Apenas agotada la primera legislatura de Morales ya se plantea el gran salto hacia el abismo del populismo socialista, la pauperización de los ciudadanos y la inestabilidad regional. Aparte de los elementos retrógrados ya denunciados en esta tribuna en su momento, la nueva Constitución que Morales ha de someter a referéndum supondrá un elemento de disgregación interna, de neorracismo indigenista y de inestabilidad regional.

La mera entronización de la sangre indígena, además de conculcar el principio inviolable de igualdad ante la ley, será como un veneno introducido en las comunidades indígenas de los estados colindantes.

Pero parece que, en Bolivia, la oposición tiene más recursos que en la Venezuela de Chávez. En un comunicado suscrito tras una reunión celebrada en Cochabamba, en el centro del país, los prefectos de esa región y de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando afirmaron que no reconocen "vigencia legal alguna" a ese proyecto, porque es resultado “de vulnerar la ley y carece de toda legitimidad”.

Frente a la capacidad operativa de la oposición, lo único que Morales puede oponer con cierta contundencia no son sus maniobras rastreras y dictatoriales, sino la ayuda del poderoso padrino de Miraflores. La oposición de Bolivia denuncia la existencia de cuatro casas de seguridad en Santa Cruz, ciudad especialmente refractaria a Morales, donde se albergarían militares venezolanos y cubanos, así como la llegada de aviones con armas para apoyar al gobierno del MAS.

Las denuncias, repetidas en diversas zonas del país, revelan que es en los lugares de mayor presencia opositora donde se concentra la ayuda revolucionaria extranjera lo que no deja dudas acerca de que, con ella, se prepara un golpe de mano rápido y violento para anular a los resistentes. La veracidad parece fuera de toda duda, sobre todo desde que un ex agente boliviano de inteligencia, que prefirió permanecer en el anonimato, según revela la agencia mexicana Notimex, manifestó que “es un hecho que están llegando mercenarios. Algo grande se está preparando. No es gratuita la constante llegada de naves de Venezuela bajo la supuesta fachada de que traen medicinas”.

Nuevamente la estabilidad de la región y el bienestar de las gentes están, solamente, en manos de la oposición. ¿Habrá que exigir medidas internacionales para frenar la injerencia venezolana en Bolivia?

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2849

Los bolivianos comienzan a hastiarse de la alevosa injerencia cubano-venezolana en Bolivia



http://www.diariodeamerica.com/