jueves, 13 de diciembre de 2007

El asunto era impedir la consulta electoral…


Un proceso constituyente… No será un nuevo fraude electoral, sino un nuevo fraude al futuro de la patria



El dilema no estaba en abstenerse o votar NO, la clave estaba en impedir la consulta electoral. El 3D Chávez amaneció demócrata y no importa cuanta MIERDA salga de su inmunda boca.

Lo que importa está en lo que hace y no en lo que dice. Para el mundo Hugo I reconoció su pírrica derrota, por lo tanto hoy es un estadista de altura que mientras amenaza con imponer la reforma por otra vía, junto a sus mantenidos correligionarios está fundando el banco del sur.

Gracias al magnánimo acto de benevolencia que tuvo en la madrugada del 2D, se pretende acallar los gritos que le acusan de dictador genocida, pero es justamente en diciembre cuando resuenan los disparos asesinos que ejecutó su "caballero" en la Plaza Altamira en el 2002.

En cuanto al CNE, según la triunfadora dirigencia opositora, esta entidad es un organismo "imparcial, transparente y confiable" por lo tanto no importan las manipulaciones numéricas vividas la noche del 2D, así como tampoco importó la manipulación del REP, los doble y triples cedulados, la bidireccionalidad de transmisión de las maquinas electorales o que la tinta fuese deleble.

Lo que importa es que ganó el NO, no importa que el CNE mienta y pinte un país dividido en 50 y 50, dado que según estos prohombres del colaboracionismo "la oposición está construyendo una sólida mayoría".

Si usted es de los que se creen el cuento que dice que los tres millones de personas que se abstienen de participar en las farsas electorales patrocinadas por el gobierno son chavistas que se negaron a aprobar la reforma, esa duda no se la vamos a poder aclarar de manera sencilla dado que lo que usted tiene es un síndrome de negación de la realidad, para mi, y no sé para usted, aceptar este resultado como legítimo es igual que aceptar que el 4D del 2006 Hugo I sacó mas de siete millones de votos.

Y que en el Referéndum del 2004 votaron por la revocación menos personas que las que firmaron con su nombre, apellido y cédula de identidad, para convocar dicho referéndum.

Un detalle importante a mencionar merece la palabra legitimidad, que para los venezolanos parece no tener ningún valor pero sí para el Sr. Uribe Vélez Presidente de Colombia, que señaló de manera contundente que su país no necesita un legitimador de terroristas, y yo estoy seguro que Venezuela tampoco.

Por lo tanto es fundamental resaltar que el régimen revolucionario que somete a la nación es criminal, terrorista, genocida y que no juega con las reglas de la democracia, que cada participación en este acompasado vals sólo ha venido cimentando en el país una estructura política barata y putrefacta, que nos aleja del desarrollo y el progreso y que nos sume en el miedo y la deserción.

Ya se levantan desde distintos flancos las banderas de un proceso constituyente, no quisiera pensar que semejante absurdo pudiese ganar adeptos, pero deseos no empreñan y desde ya hay que encender las alarmas sobre tan aberrante infamia, la cual no será un nuevo fraude electoral, sino un nuevo fraude al futuro de la patria.

Por Noel Alejandro Leal Rojas

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2868