martes, 25 de diciembre de 2007

La carrera empieza en Iowa


La revolución electoral en EEUU tiene dos nombres: Mike Huckabee y Barak Obama (este último en la imagen)


Tras los caucus de enero probablemente veamos sepultadas las esperanzas de Fred Thompson (republicano) que empezó con fuerza y las de John McCain, también del mismo partido que el presidente Bush. Y en el lado demócrata John Edwards puede abandonar enseguida la carrera. De estos abandonos puede depender la suerte de sus candidatos.

Los caucus de Iowa suponen el punto de salida para la gran carrera electoral de las elecciones norteamericanas que empiezan a ser seguidas con interés desde todos los rincones del mundo. Aunque este interés no siempre va acompañado del rigor informativo ya que los medios europeos suelen reflejar los aspectos más anecdóticos y a menudo superficiales de los comicios dejando a un lado el debate político, las propuestas e incluso la visión propia americana de sus problemas y de sus posibles soluciones.

Seguramente Iowa no es un Estado que represente la media electoral americana, pero sus primarias son un símbolo y pueden tumbar las aspiraciones de más de uno de los candidatos. Por eso el 3 de enero, fecha fijada para las votaciones, es esperado con ansia y nerviosismo por demócratas y republicanos que están volcando sus promesas y programas en una campaña muy ajustada.

Pero los "polls" (encuestas) presidenciales a nivel nacional están sufriendo una especie de vuelco impensable hace tan solo unos meses. Y la revolución electoral tiene dos nombres: Mike Huckabee y Barak Obama.

Huckabee –de quien ya hablamos en esta columna– es el antiguo gobernador de Arkansas. Sin apenas dinero, con nula presencia mediática y un porcentaje del 4 por ciento de votos nacionales en el mes de octubre, ha pasado en apenas cincuenta días a un 21 por ciento, a un solo punto de Rudy Giuliani y encabezando con apreciable ventaja sobre Romney las primarias de Iowa. Un punto crucial ha dado la vuelta a la campaña: el apoyo mediático del actor Chuck Norris y su famoso anuncio televisivo (una broma genial en la que Norris, siguiendo la estela de los chucknorrisfacts.com aprobaba la candidatura presidencial de Huckabee). El protagonista de "Walter Texas Ranger", "Desaparecido en combate" y "Delta Force" se ha convertido en un mito en Internet , sobre todo para estudiantes y adolescentes que le atribuyen en los mencionados Chucknorrisfacts todo tipo de acciones mágicas y poderes majestuosos. El anuncio "Chuck Norris approved" se convirtió en la propuesta más vista de "Youtube" con millones de visitas y millones de personas que de pronto comenzaron a interesarse por Mike Huckabee.

Pero el anuncio es solo el principio, naturalmente, la campaña de este hombre hecho a sí mismo, conservador sin dudas pero con carisma, jovialidad y un sentido del humor que le hace aparecer muy cercano a la gente normal, ha empezado a dar sus frutos. Las poderosas iglesias evangélicas, numerosos grupos católicos (que han comenzado a difundir el rezo de un rosario permanente por Huckabbe desde ya mismo hasta el final de las primarias) y un mensaje claro y efectivo le han catapultado como político de moda en tan solo unos días. El futuro de su candidatura aún es una incógnita, pero ha pasado de ser un comparsa a erigirse en protagonista del Partido Republicano.

En el Partido Demócrata muchos daban por seguro el triunfo de Hillary Clinton, sobre todo en Europa, pero en política la confianza es mala consejera y además –por fortuna para los americanos– los europeos no votamos en sus elecciones. La imagen de Hillary como representante del poder establecido y de una cierta parálisis de ideas está pasando factura a la esposa del ex presidente Clinton, y si a eso añadimos el apoyo abierto y tremendamente mediático de la poderosa Oprah Winfrey al candidato Barak Obama, el resultado es otro vuelco en las previsiones de las encuestas. Es cierto que Hillary aún obtiene un respaldo del 44 por ciento frente al 27 por ciento de Obama (aunque hay medios que rebajan considerablemente esta diferencia), pero éste último encabeza Iowa y ha logrado un efecto importante en política: generar una cierta ilusión de cambio. Además, las encuestas (los célebres "polls") se hacen a diario y arrojan cifras cambiantes y cada vez más apretadas, lo importante es la tendencia, y ésta es clara:

-Derrumbe parcial de Rudy Giuliani que ve evaporarse su ventaja.

-Huckabee es el candidato emergente y ya está a punto de superar a Romney y a poca distancia de Giuliani. Thompson está casi definitivamente perdido.

-Hillary Clinton sigue en cabeza pero a la baja, con Obama cada vez más cerca.

Tras los caucus de enero probablemente veamos sepultadas las esperanzas de Fred Thompson (republicano) que empezó con fuerza y las de John McCain, tambien del mismo partido que el presidente Bush. Y en el lado demócrata John Edwards puede abandonar enseguida la carrera. De estos abandonos puede depender la suerte de sus candidatos.

En todo caso, esa ilusión renovada la están protagonizando de forma creciente tanto Huckabee como Obama frente a los muy experimentados Rudy Giuliani y Hillary Clinton. ¿Nos encontramos tal vez en un cambio de rumbo en la política americana después de que los apellidos Clinton y Bush la hayan protagonizado en los últimos quince años? ... Y eso contando con que Associated Press acaba de llamar a Huckabee el nuevo Clinton (salvando las distancia ideológicas) no solo por provenir de Arkansas sino por su estilo cercano, popular, amable, capaz de conectar con la gente.

¿Algún pronóstico para Iowa? ... pronosticar es equivocarse ... pero seguramente Huckabee y Obama van a ganar los "caucus".

La emoción, desde luego, está asegurada.

Por Fernando Alonso Barahona

http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=2953