martes, 15 de abril de 2008

"El Eje La Habana-Caracas se está preparando para ir en auxilio político, económico y militar de Evo Morales"


La reunión de la comunidad suramericana de naciones (Unasur) que debía realizarse en Colombia, fue cambiada de sede. Ante la crisis en las relaciones entre Ecuador y Colombia y con Venezuela metiendo vara en el asunto, los brasileños debieron asumir la responsabilidad de servir de anfitriones. En la esperada reunión de Unasur, Lula debería exponer su proyecto de alianza militar regional, aunque el clima suramericano no pareciera muy propicio para este tipo de iniciativas.

*****

La campaña electoral presidencial gringa aún no arranca, pero ya su impacto regional comienza a sentirse. El Partido Demócrata, temeroso de perder apoyo de poderosos sindicato, optó por romper el pacto bipartidista de apoyo al gobierno colombiano. En una clásica maniobra parlamentaria, el partido demócrata abortó la aprobación del Tratado de Libre Comercio Colombia-EEUU. . En el Congreso de EEUU, voceros republicanos se quejaron porque la línea demócrata está debilitando el apoyo a gobiernos aliados como es el caso de Alvaro Uribe. La derrota de Colombia en el tema ha puesto nuevamente en el tapete el cambio en la jefatura de la Cancillería colombiana

*****

La tarde del 25 de marzo, ante un grupo de periodistas extranjeros reunidos en el Palacio de Miraflores, el presidente Hugo Chávez hizo una revelación de impacto internacional. Interrogado sobre errores cometidos durante su gobierno, se refirió al tema de la cúpula militar venezolana. Afirmó que fue un error no haberla modificado al momento de haber alcanzado el gobierno en 1999, ya que los altos mandos castrenses se oponían al proyecto chavista. Este comentario es, a estas alturas del proceso, una mera reflexión de las que los historiadores denominan como contrafácticas. Pero lo sustantivo vino después: Chávez aseguró que ese error no se estaba cometiendo en Bolivia, y que Evo Morales si estaba realizando una política de reemplazo de la cúpula militar de su país.

*****

Desde la llegada de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, el papel tutor de Chávez ha sido no sólo público sino incluso resaltado por el boliviano. Y en materia militar, al parecer, ha sido determinante. De hecho, apenas cuatro meses después de la llegada de Morales al poder, en mayo del 2006, Chávez firmó un acuerdo con el boliviano, para proporcionarle apoyo financiero para la construcción de instalaciones militares. El acuerdo contemplaba una alianza militar, someramente descrita, pero que en la práctica contempla el ingreso de tropas venezolanas a Bolivia en caso de situaciones de crisis. En los últimos meses, Chávez ha reiterado que activará una reacción militar en caso de que se produzcan acciones que desestabilicen a Morales.

*****

Los ánimos están caldeados en Bolivia. La celebración el 04 de mayo de referendos en cuatro departamentos, para votar sobre la declaración de autonomías, puede convertirse en el detonante de una crisis política de consecuencias incuantificables. Los esfuerzos internacionales (Brasil acompañado de Argentina y Colombia) han resultado infructuosos en la procura de un diálogo entre el gobierno y la oposición. El Eje La Habana-Caracas se está preparando para ir en auxilio político, económico y militar de Evo Morales. Venezuela está metida hasta el pescuezo para salvar la continuidad del gobierno de Morales.

*****

La reacción contra las cúpulas militares preexistentes comenzó a manos de Morales, casi inmediatamente de su ascenso al poder. El presidente boliviano confirmó el viernes pasado que procedió a disolver una unidad militar, tan pronto llegó al gobierno. Acusó a los funcionarios de vínculos con la CIA. La misma receta está siendo utilizada por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, para proceder al descabezamiento de la cúpula militar de su país.

*****

Los ministerios de Defensa y de Asuntos Estratégicos de Brasil están elaborando un Plan Estratégico de Defensa, el cual se entronca con los lineamientos de Defensa Nacional que en el 2005 emitiera el gobierno Lula. Uno de los escenarios de conflicto para el cual se preparan los militares brasileños es el de una invasión fronteriza por parte de una fuerza irregular con el apoyo de un país vecino. Los militares de Brasil han dejado de ver la región como un escenario de paz y comienzan a dejar constancia de ello en sus documentos doctrinales. El documento contempla además, el temor por el ataque de una potencia extranjera sobre la Amazonia, para lo cual los militares brasileños se disponen a utilizar esquemas de “guerra de resistencia” (la tan mencionada guerra asimétrica). En pocas palabras, en Brasilia se están preparando para un ataque de EEUU (por ejemplo), para una invasión del narcotráfico andino y de la guerrilla colombiana con apoyo de un país del vecindario.

*****

Uno de los filones que los militares brasileños están impulsando con el apoyo del gobierno Lula es el de la industria militar. Los planificadores militares de Brasil mantienen la intención de fortalecer su actual plantel de producción de equipos y materiales de defensa. Compuesta por empresas privadas y públicas, la industria bélica brasileña se ha ido convirtiendo en los últimos años en un creciente generador de exportaciones, y de hecho, en un componente más de la presencia geopolítica de Brasil. El Plan Estratégico de Defensa contempla la protección y promoción de industrias en el sector bélico, de propiedad mixta (gobierno-privados) y con alto apoyo gubernamental vía las compras oficiales.

*****

Brasil está conectando su programa de renovación de equipos de guerra con su proyecto de expansión de su industria bélica. En las conversaciones que en los últimos meses Brasil ha sostenido con Francia y Rusia para la eventual compra de aviones caza, una de los temas de mayor interés para los delegados brasileños ha sido el de la transferencia tecnológica. Los brasileños quieren que buena parte de la flotilla de aviones caza que pretenden adquirir sean ensamblados en Brasil.

*****

Más que criterios políticos, son razones comerciales las que imperarían en la decisión brasileña de no contemplar la opción de compra de aviones de combate de EEUU. La decisión de Brasilia fue basada en el malestar que les produjo el veto de EEUU a la venta de aviones brasileños a Venezuela, alegando que las naves contenían tecnología reservada de origen estadounidense. La industria bélica brasileña está buscando socios que no coloquen obstáculos para el mercadeo de los productos que en el futuro se elaboren en Brasil. Eso explica los términos en los cuales el gobierno francés está presentado su oferta de venta de equipos (aviones Rafale entre otros) con un alto componente de transferencia tecnológica y de producción en sitio

*****

El interés brasileño por convertirse en un gran productor de armas ya fue incorporado a las líneas de la política exterior de ese país. El proyecto de Brasilia para la creación de un Consejo Suramericano de Defensa (CSD) tiene entre sus componentes la idea de integrar y estimular la producción armamentista en la región, en lo cual Brasil tiene bastantes pasos adelantados.

El Informe de Edgar C. Otálvora
Edgar C. Otálvora
El Nuevo País

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=13513

2 comentarios:

Orlando Tambosi dijo...

Gracias, Katya,

pelo prêmio e pelo link, que já retribuí.


Abs.

Katya dijo...

Orlando Tambosi:

Gracias, Orlando, por retribuir el enlace.

Saludos