miércoles, 23 de abril de 2008

¿Por qué no logra Obama la nominación?



Pregunta que persigue al precandidato


PHILADELPHIA, Pennsylvania - Es una cuestión que Hillary Rodham Clinton y sus partidarios han planteado en los últimos días previos a la elección primaria de Pennsylvania. Y lamentablemente para Barack Obama -quien perdió estos comicios el martes por un margen de 10 puntos- es una pregunta que se repite con insistencia.

¿Cuesta arriba?

Su derrota, pese a una fuerte inversión y a una enérgica campaña en el estado, subraya los problemas persistentes que enfrenta para conquistar a muchos de los votantes que forman la tradicional base demócrata. Aunque el senador de Illinois sigue siendo gran favorito entre los afroamericanos, otros grupos clave para una coalición demócrata, como los votantes pudientes y los jóvenes, siguen resultándole elusivos.
Clinton lo superó entre los empleados blancos por un margen de 69-30 en Pennsylvania, similar a los resultados de Ohio el mes pasado. La candidata también ganó en el grupo de votantes de mayor edad, las mujeres y los blancos y mejoró sus márgenes entre los varones blancos no católicos.

Desde ya, Obama ha tenido buen desempeño en esos grupos en un puñado de primarias, incluyendo Wisconsin y Virginia.

Seguramente Obama conseguirá suficientes delegados para mantener su delantera general, y la victoria de Clinton en Pennsylvania no hará demasiado para zanjar la brecha en el voto popular.

Pero el impulso que le habían dado a Obama márgenes victoriosos en once primarias a partir de febrero se ha aplacado, lo que plantea preocupaciones entre muchos activistas de que su candidato se verá disminuido para cuando las primarias concluyan en junio.

La campaña de Obama destaca muchas de las ventajas de que Clinton disfrutó en Pensilvania: su numerosa población de votantes de clase trabajadora y ancianos que la favorecen, y las raíces familiares que tiene la senadora en Scranton, en el nordeste del estado, un hecho que ella nunca ha dejado de mencionar aquí.

El ex presidente Bill Clinton, quien sigue siendo una figura popular en el estado, hizo campaña por su esposa. Y ella obtuvo el apoyo de Ed Rendell, el popular gobernador de Pensilvania.

Sin embargo, Obama tenía puntos a favor, particularmente el dinero. Invirtió 11.2 millones de dólares en avisos de televisión en comparación con 4.8 millones de Clinton.

Otro factor favorable a Obama fueron las encuestas a boca de urna después de los comicios, en que los votantes indicaron que consideraban a Obama más honesto y confiable que Clinton, y que favorecían a un candidato que pudiera aportar cambio -el mensaje nuclear de Obama- en comparación con quien, como Clinton, ha tenido años de experiencia política.

http://www.univision.com/content/content.jhtml;jsessionid=AQUUJZ1JVMGGOCWIAAOCFFAKZAAB0IWC?cid=1509872