domingo, 20 de abril de 2008

Las FARC penetran la Amazonia brasilera

Los guerrilleros utilizan la zona para "abastecerse", dijo El general Augusto Heleno Ribeiro a un diario de Sao Paulo.

El general Augusto Heleno Ribeiro, comandante de la Amazonía brasileña, señaló que guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia entran como "ciudadanos comunes" a Brasil para "abastecerse", informó hoy la prensa local. Ribeiro, en entrevista con el diario O Estado de Sao Paulo, señaló que la "narcoguerrilla" es la principal amenaza de la región amazónica, pues los guerrilleros "son bien entrenados y adaptados a la selva, además tienen armas modernas financiadas por el narcotráfico".

"No hay una intención explícita de las FARC para entrar a territorio brasileño, pero puede ser que ellos vengan algún día como guerrilleros. Ahora entran (a Brasil) como ciudadanos colombianos comunes para abastecerse en el comercio y muchas veces la moneda es la pasta de cocaína", subrayó.

Después que Brasil adoptó la "Ley de abate", que permite derribar aviones sospechosos que no se identifiquen, como lo hacía Colombia, el tráfico aéreo de drogas en la región disminuyó, pero aumentó el practicado por vía fluvial.

"El tráfico cambió de estrategia y pasó a usar los ríos penetrantes, con barcos y lanchas rápidas. Es un transporte más demorado, pero, después que se crea un flujo, la droga llega", apuntó.

La droga exportada entra por Belem, capital del norteño estado de Pará y desembocadura del río Amazonas, mientras que la que es consumida en el país llega de Bolivia, precisó Ribeiro.

El ex comandante de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) lamentó que los soldados no tienen la capacitación para identificar drogas y por eso pidió más presencia en la región de agentes especializados de la Policía federal (PF).

Para Ribeiro el "ambientalismo radical" y la "falta de presencia del Gobierno" agravan la situación en la Amazonía.

Recientes declaraciones del general, contrario a la delimitación de extensas áreas como Reservas Indígenas, situación que impide la presencia militar dentro de esas regiones, provocaron descontento en el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, defensor de la demarcación.

"Quieren aislar a los indios en las tierras, pero el indio no quiere vivir aislado. Él quiere usufructuarse de los bienes de la civilización", indicó el militar, en momento que indígenas de la reserva Raposa Serra do Sol, fronteriza con Venezuela y Guayana, exigen la salida de productores de arroz en la región.

La presencia militar en la región es reducida y apenas 17 soldados resguardan los 1.385 kilómetros fronterizos de la divisa norte del estado de Pará, un promedio diez veces el tamaño de la ciudad de Río de Janeiro por cada hombre.

En total, el Ejército brasileño tiene 25.000 efectivos en la Amazonía, de los cuales 240 están en los 2.000 kilómetros de fronteras con Guayana y Surinam.

http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/1930/1/