jueves, 31 de julio de 2008

Chávez nacionalizará banco del grupo español Santander


El presidente venezolano Hugo Chávez anunció el jueves que nacionalizará el Banco Venezuela, propiedad del conglomerado financiero español Grupo Santander, luego de vetar que la institución fuese vendida a un prominente banquero venezolano.

En un discurso televisivo transmitido a todo el país, y seis días después de retornar de una visita a España, el presidente venezolano explicó que se decidió por la vía de la nacionalización luego de que una primera oferta de su gobierno para adquirir el banco fue rechazada por el grupo español.

Chávez reveló también que bloqueó un acuerdo de venta que grupo Santander negociaba con un banquero venezolano, aludiendo a que en la negociación había "algo oscuro''.

Según fuentes consultadas por El Nuevo Herald en Caracas, el banquero era Víctor Vargas, presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), suegro de Luis Alfonso de Borbón, casado con la heredera María Margarita Vargas, hija del banquero venezolano.

"Me dijeron que no lo querían vender, ahora les digo yo no, ahora yo lo quiero, y lo vamos a nacionalizar. Nos hace mucha falta un banco de esa magnitud en Venezuela'', afirmó Chávez.

El mandatario sugirió también que estaba dispuesto a pagarle al grupo Santander el precio establecido por ellos. "¿Cuánto vale?, que se lo pagamos'', precisó.

"Le hago un llamado a los señores dueños para que vengan por aquí y negociemos'', dijo el mandatario venezolano durante una alocución en la tarde del jueves, a la vez que calificó la nacionalización como una iniciativa para "recuperarlo'' y "ponerlo al servicio de Venezuela''.

"Esperamos pues llegar a un convenio lo más pronto posible, un convenio amistoso'', acotó.

Chávez hizo a un llamado a los empleados y clientes a que no se preocupen porque ahora tendrán sus ahorros "triple garantizados'' por el Estado.

Indicó que el Banco de Venezuela será "un banco socialista'' y que sus ganancias serán utilizadas, luego de su nacionalización, para el "desarrollo social socialista''.

"El socialismo (vendrá) ahora con más fuerza'', agregó.

No hubo una reacción inmediata al anuncio presidencial ni de la directiva del banco en Venezuela, ni del grupo Santander en España.

El anuncio se realizó el ultimo día antes de que se venciera el plazo de vigencia de la Ley Habilitante, que autoriza al presidente Chávez una vía expedita para sancionar leyes y tomar decisiones sin la aprobación de la Asamblea Nacional.

El Banco de Venezuela es considerado como la cuarta mayor entidad bancaria del país, con 285 oficinas a nivel nacional, y unos tres millones de clientes. Según cifras del grupo, la institución controla el 11.8 por ciento del mercado de créditos, y el 10.7 por ciento en depósitos, y generó un beneficio superior a los $170 millones en el primer semestre de 2008.

El banco fue adquirido por el grupo español en 1996, cuando fue sacado a subasta por el Fondo de Garantías de Depósitos (Fogade), el organismo que estatizó el banco luego de una crisis financiera que arrastró a la debacle a la mitad de la banca venezolana en 1994.

Según un reporte de Bloomberg, se estima que el valor actual de la sucursal venezolana del grupo Santander supera los $1,900 millones.

El anuncio de nacionalización se produce ocho meses después de que el presidente venezolano amenazara abiertamente con nacionalizar los bancos españoles en Venezuela, en retaliación al incidente en el que el rey Juan Carlos de España lo mandó a callar en público durante la cumbre iberoamericana que tuvo lugar en Santiago de Chile en noviembre del año pasado.

Chávez mencionó expresamente al Banco Santander y a otras firmas españolas como blancos de un escrutinio oficial para vigilar en detalle "sobre sus operaciones''.

El mandatario también dijo entonces que "no es imprescindible para nosotros la inversión española en Venezuela. No la necesitamos''.

En la actualidad, la inversión española en Venezuela supera los $2,600 millones, e incluye firmas como el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), la petrolera Repsol, la telefónica Movistar, la hotelera Sol Meliá, las aerolíneas Iberia y Air Europa, la aseguradora Mapfre, el grupo editorial Prisa, el grupo de modas Inditex y el energético Elecnor.

Se trata de "la primera nacionalización formal de un banco'' en la historia del país, dijo a El Nuevo Herald Orlando Ochoa, economista independiente y columnista del diario El Universal de Caracas.

Ochoa dijo que el anuncio podría "generar consecuencias para todo el sistema bancario'', que se encuentra en estos momentos en una situación "problemática''.

"El gobierno está obligando a los banqueros a que vendan las notas estructuradas emitidas en los últimos años, que los bancos compraron para aumentar sus colocaciones en dólares, y en este proceso van a perder dinero y deberán recapitalizar sus bancos. Una nacionalización como esta difunde el temor entre los banqueros de que otros bancos también pudieran ser nacionalizados, con lo cual el proceso de recapitalización bancaria pudiera detenerse, y provocar una crisis de mediana intensidad en el sistema bancario'', detalló el economista.

Adicionalmente, un control gubernamental del Banco de Venezuela causará la salida de clientes que no quieren "que el gobierno les maneje su dinero'', porque "el gobierno es el peor banquero del país'', indicó Ochoa.

La nacionalización podría servir a los fines electorales del gobierno, dijo el experto.

"El gobierno chavista necesita una red de sucursales para ampliar los mecanismos de distribución de fondos tanto para los programas y misiones sociales, como para los de corte clientelar. Y electoralmente puede tener una mayor capacidad para distribuir recursos a la gente directamente'', precisó Ochoa.

El anuncio generó reacciones críticas en España. "Chávez va ahora a por la banca'', editorializó el portal www.publico.es.

El Mundo de Madrid publicó por su parte en su edición digital que "Hugo Chávez confirmó el jueves lo que era un secreto a voces desde hace varios meses en los círculos económicos: el Gobierno quiere comprar la filial venezolana del Grupo Santander para apuntalar un banco estatal acorde con sus planes socialistas''.

Anticipando la reacción de los medios españoles, Chávez se refirió también a la "Guerra mediática'' que generará el anuncio de la nacionalización.

Chávez dijo que espera que su decisión no afecte las relaciones entre Venezuela y España, que ambos gobiernos decidieron relanzar la semana pasada durante la visita que hizo el presidente venezolano a Madrid para reunirse con su colega español José Luis Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos, después de que el monarca lo mandara a callar durante una cumbre iberoamericana.

"No van a tardar en aparecer en España los titulares que dicen que Chávez atenta contra los intereses españoles y para tratar de entorpecer las relaciones que ya sanamos'', adelantó.

La nacionalización de la filial del grupo español sigue a una ola de estatizaciones en los últimos dos años, que hasta ahora ha abarcado proyectos de explotación petrolera conjunta con transnacionales norteamericanas y europeas como Exxon-Mobil y Chevron, la telefónica Cantv, la Electricidad de Caracas, dos cementeras mexicanas, centrales azucareros privados y la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), en la que participaba el consorcio argentino Ternium en un modelo mixto con el gobierno venezolano.

Esta información fue complementada con servicios de The Associated Press.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/253274.html


http://www.tecnoseguridad.net/

http://lacolumna.wordpress.com/

http://www.co2s.net/

http://tuteblogi.blogspot.com/

http://www.rlsgeek.com/