miércoles, 9 de julio de 2008

SIP expresa preocupación por incautación de canales en Ecuador


El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gonzalo Marroquín, manifestó que la medida no hace otra cosa que "disfrazar de licitud una política de censura"

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó este miércoles alarma y "profunda" preocupación por la incautación de canales de televisión por parte del Gobierno de Ecuador. La SIP, con sede en Miami, también manifestó inquietud por el manejo editorial oficial de esas emisoras, "lo que constituye un grave atropello al derecho del público a la información". La policía ecuatoriana intervino el 8 de julio a los canales privados de televisión Gamavisión, TC Televisión y CN3, propiedad del grupo económico Isaías, luego que la estatal Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) ordenó la incautación de 195 propiedades de los ex dueños de Filanbanco, según la SIP.

"La orden se impartió con el objetivo de recuperar las pérdidas ocasionadas por esa entidad bancaria durante su administración, según medios locales y agencias de prensa internacionales", indicó.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gonzalo Marroquín, dijo que "lo que no se sostiene bajo ningún punto de vista es que esa acción de las empresas haya sido complementada por someter la política editorial, habiendo nombrado un director periodístico gubernamental".

Marroquín, director del diario guatemalteco Prensa Libre, argumentó que "esa medida no hace otra cosa que disfrazar de licitud una política de censura".

Añadió que la SIP es respetuosa y solicita en estos casos transparencia y debido proceso, "pero no a costa de que se someta la política editorial de un medio. Es obvio que el nuevo director tendrá una visión editorial diferente, y que no será independiente para nada de la visión gubernamental. Eso no se puede disfrazar".

La SIP recordó que desde 1998 la justicia ecuatoriana sometió a proceso penal a Roberto y William Isaías, ex administradores de Filanbanco, acusados por supuesto peculado del banco que pasó a manos del Estado.

Marroquín agregó: "Tememos que se trate de acciones como las que denunciamos en los gobiernos de (el ex presidente de Perú) Alberto Fujimori y el actual (presidente de Venezuela) Hugo Chávez, donde hubo excusas de toda índole para acallar y cerrar medios de comunicación".

De acuerdo con Nicolás Vega, gerente general de Gamavisión, citado por la SIP, el canal ya no pertenece al grupo Isaías, por lo que consideró que "la orden de la AGD pone en peligro la libertad de expresión".

La SIP, en sus últimos informes de libertad de prensa en el continente, viene remarcando la "peligrosa actitud de varios gobiernos latinoamericanos", como Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, que "han creado numerosos medios de comunicación con fondos públicos para usarlos como agentes de propaganda política".

Marroquín recordó que en Ecuador, tras la incautación del diario El Telégrafo de Guayaquil, en el 2007, el Gobierno prometió que ese medio sería subastado, y señaló que ahora se ve que "lo mantienen como una gacetilla oficial".

El Estado ecuatoriano, a través de la AGD, incautó ese diario después de intervenir en la década pasada los bienes del banquero Fernando Aspiazu, "condenado a prisión por estafa e irregularidades en el desaparecido Banco del Progreso, de su propiedad".

En otro incidente no relacionado con el caso de las televisoras, el 7 de julio fue clausurada la emisora "crítica al gobierno Radio Sucre en Guayaquil, por disposición de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Suptel), debido a alegados problemas con la frecuencia, la que no fue renovada por el Consejo Nacional de Radio y Televisión (Conartel)".

La SIP revisará este tema en su reunión de Comité Ejecutivo que se realizará el próximo 18 de julio, así como la posibilidad de enviar una delegación internacional a Ecuador.

EFE
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/2696/1/