lunes, 21 de julio de 2008

Rusia estudia el envío de bombarderos de largo alcance a Cuba


Un avión P2V Neptune de la patrulla norteamericana vuela sobre un carguero ruso durante la crisis de los misiles en Cuba, en 1962.


Rusia podría comenzar a enviar con regularidad bombarderos de largo alcance a Cuba en respuesta al proyecto estadounidense de instalar un sistema de escudo antimisiles en Europa del Este, informó el lunes el periódico ruso Izvestia citando a responsables de las fuerzas aéreas rusas.

"Tales discusiones existen'', dijo al periódico un alto responsable que requirió el anonimato, añadiendo que la medida sería una respuesta al "despliegue de sistemas de defensa antimisiles en Polonia y la República Checa'' planeado por Estados Unidos.

La fuente citada por Izvestia no dejó claro si se trataría de basar los bombarderos de forma permanente en Cuba o de utilizar la isla como punto de escala para reabastecimiento de combustible.

Sin embargo, un ex alto responsable del ministerio de Defensa ruso, Leonid Ivashov, declaró al diario que Cuba debería más bien ser una escala. Cuba debería ser utilizada "no como base permanente --lo que resulta innecesario-- sino como aeropuerto de escala, para reabastecerse en combustible'', afirmó Ivashov, citado por el rotativo.

Según la agencia rusa Interfax, que citó a fuentes militares diplomáticas, los bombarderos podrían hacer escala en Cuba con el fin de repostar los depósitos durante sus patrullas sobre el Atlántico.

Estas fuentes reaccionaron a las informaciones de Izvestia, cercano al Kremlin, que apuntaban que Rusia podría enviar sus bombarderos a Cuba en respuesta a los planes estadounidenses.

"En caso de decisión política, los bombarderos estratégicos TU-160 y TU-95MC podrían hacer escala técnica en uno de los aeródromos cubanos. Los especialistas rusos ya efectuaron una misión de reconocimiento'', indicaron las fuentes de Interfax.

El Kremlin declinó comentar sobre el asunto.

El Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami divulgó el lunes un reporte en el que considera que el Caribe pudiera ser escenario de otra crisis como la destada en 1962, esta vez con Rusia como protagonista y Cuba y Venezuela como principales actores.

"Se los rusos deciden apostar nuevamente en Cuba y Venezuela, esto representaría un reto para la actual y la futura administración en Washington, tal vez más complicado que la crisis nuclear de 1962'', indicó el profesor Jaime Suchlicki en un texto titulado "¿Una nueva crisis de los misiles?"

El ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladimir Putin, comparó en octubre del 2007 la disputa entre Moscú y Washington sobre el escudo antimisiles estadounidense a la crisis de los misiles de 1962, subrayando que no puede repetirse, puesto que ambos países ya no son "enemigos, sino socios''.

También el presidente ruso, Dimitri Medvedev, ha declarado repetidas veces que Rusia tomará contramedidas si se confirma el despliegue del escudo norteamericano en Europa.

Rusia argumenta que dichas instalaciones son una amenaza para su seguridad nacional, aunque los estadounidenses aseguren que están dirigidas contra países como Irán.

El envío de bombarderos de largo alcance rusos a Cuba representaría una reactivación de la cooperación militar entre los dos ex aliados de la Guerra Fría. Rusia cerró en el 2002 su última base militar en Cuba, una base de radar en Lourdes.

Esta medida "sería una buena respuesta a los intentos de instalar bases de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia'', declaró Piotr Deinekin, ex alto responsable de las fuerzas aéreas rusas, a la agencia de noticias RIA Novosti en reacción a la información publicada por Izvestia.

En un discurso el año pasado, Putin relacionó el diferendo sobre la defensa antimisiles estadounidense con la crisis de los misiles de 1962 en Cuba, aunque añadió que las relaciones entre Moscú y Washington "han cambiado mucho'' desde entonces.

El descubrimiento en 1962 de que Moscú estaba construyendo una lanzadera de misiles nucleares en Cuba, llevó al mundo al borde de la guerra nuclear durante terroríficas semanas de tensión entre la Unión Soviética y Estados Unidos.


El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/167/story/247482.html