sábado, 22 de septiembre de 2007

Al General Gonzalez


Estimado General:

Acabo de leer unas palabras escritas por usted, y no puedo mas que darle la razon de lo que piensa, la dignidad y el honor solo nos sirve para mencionarlo en tre cervezas y amigos, pero lo cierto es que aprendimos a poner la otra mejilla, y perdimos el unico bien que podriamos llevar a la tumba LA DIGNIDAD.

Ante esta situacion, no creo que podamos dar al traste con este regimen oprobioso y vil que acecha nuestra querida patria.

En algun momento de mi vida tuve la oportunidad de recitar con orgullo lo siguiente:


“Oh Patria mía, Patria querida, me voy a la

guerra a luchar por ti, mas cuando vuelva sin que sea vencido, guardián de mi

Patria velaré por ti”.

Sabe mi General, por mí no se perderá la Patria, me conozco y aun siendo un venezolano sencillo, amo tanto a mi Patria que estoy dispuesto a perder la vida por ella. Para mí no tiene sentido la vida sin libertad, y la única libertad que quiero vivir es la libertad de mi país del yugo opresor que nos somete a vivir en la oscuridad.

Mi General, esta época peligrosa y llena de dificultades que nos ha tocado vivir, me da la oportunidad de resarcir los errores cometidos en mi juventud, a lo mejor si hubiese cumplido mi deber y no tirara la toalla como lo hice en la Academia Militar y en la Escuela naval, tal vez por lo menos yo nunca habría permitido este horrible panorama en el cual nos encontramos.

Mi General, es la hora de la Patria, no la abandonemos a manos de la ignominia.

Espero en Dios que estas palabras lleguen a usted.

Por la Patria

Leonardo Carnevalli

El Guácharo