miércoles, 26 de septiembre de 2007

Marginal




¿Qué podemos esperar del pobre huevón que tenemos de presidente más que una sistemática degradación de nuestra sociedad?.

En estos días estuve recorriendo la ciudad de Caracas por las zonas del Centro y Sabana Grande y la verdad es que en toda mi vida había visto tanta escoria, desidia y basura por doquier. Si Mr. Presidente tiene olor indudablemente este es muy similar al que se percibe al recorrer el nada glamoroso boulevard de la parroquia el Recreo.

Causa pena evidenciar que nuestro país da asco. Que no tiene un mínimo de urbanismo y coherencia en el comportamiento cívico que nos une. ¿Cómo se puede transitar con todos esos tarantines de tercera y con el desespero de la gente procurando abrirse paso en medio de la inmundicia caótica hacia donde nos ha lanzado el movimiento ese, llamado chavismo. En verdad como quisiera encontrarme a José Vicente Rangel o a cualquiera de los chulos del régimen pavoneando por la zona para patearles el trasero hasta más no poder pero no. Lamentablemente esa gentuza ni de vaína se revuelca con la basura que ellos mismos han ayudado a fomentar. Solo sirven para dar la cara en defensa del marginal que tenemos de presidente. Pichón de dictador que para lo único que ha servido, ha sido para mal gastar el dinero público hasta más no poder, enriqueciendo su imagen al mejor estilo de Sadam Hussein.

Paja y más paja. Si uno se pone a hojear cualquier periodiquillo que apoya al estatus quo actual como "Ultimas Noticias" la arrechera se incrementa al 1000 por ciento. Cada dos páginas salen avisos a media y a página completa haciéndole publicidad inerte al régimen mediocre que nos ha tocado vivir. Una página a full color como acostumbra este gobierno hijo de puta a publicar, cuesta 10.000.000 de bolívares cada uno. Si uno como ciudadano se pone a sacar cuentas el total da entender que este país definitivamente se encuentra podrido en todos los sentidos. Como se nota que sobra el billete parejo para hablar bien del mono mientras el país se pudre en su propia inercia.


Esta es la peor época de mi vida. ¿Porqué carajo (le pregunto yo a Dios) me ha tocado tener que vivir bajo un gobierno administrado por monos ladrones y marginales?. Ni hablar de los anteriores pero por lo menos Lusinchi ni CAP lo perseguían a uno para vendernos su mala gestión como si fuese una maravilla. Lo que le falta a la gente del MRV es salir a rociarnos con la droga esa llamada Burundanga para terminarnos de persuadir.

Como ser humano me siento atrapado y como ciudadano me percibo ultrajado. Asaltado por una cofradía de ladrones gubernamentales cuyo único oficio, consiste en asfixiarnos en su propia esencia llena de podredumbre. No les basta ser ellos como son sino que salen a contaminarnos con su pestilente manera de ser. Gente como Lina Ron (Marginal Plus) es de la que todavía salen a gritar urras por su inalcanzable amor por el bicho vociferador de la palabras ejemplares de Bolívar. ¿De cuando acá una zafra de marginales, pueden aspirar a desarrollar un país?.

Aguardo por el día en que este régimen sucumba. Y sé, que así como yo; hay millones de ciudadanos esperando por ese momento en que perdamos los estribos y decidamos hacer algo por liberarnos de esta barbarie obtusa y comunistoide.

¡FUERA EL MONO MARGINAL! Venezuela no puede seguir condenada a la marginalidad pestilente a causa de los nuevos ricos de turno.

http://citizenvzla.tripod.com/Editoriales/Marginal.htm#top