miércoles, 12 de septiembre de 2007

Escarrá avizora días de fuertes discusiones en la población por rechazo a la reforma constitucional

Sostiene que la mujer venezolana se preocupará por la educación de sus hijos. El abogado constitucionalista y miembro del Comando de la Resistencia, Hermann Escarrá, cre que aunque no hay ambiente en el país que se corresponda “con la gravedad” que implica el cambio constitucional, señaló que en pocos días se comenzarán a discutir aspectos que tocarán más de cerca a la población. Considera que la forma de oponerse a la reforma es con acciones de calle.

"No se siente un ambiente en proporción con la gravedad de los acontecimientos que están ocurriendo, los que están anunciados y los que están por venir, sin embargo, la psicología social nos enseña que no es verdad que los pueblos no tienen memoria, que la injuria se va a acumulando en el inconsciente y a veces en una circunstancia aparentemente intrascendente activa lo que los sicólogos llaman memoria selectiva y se produce los grandes movimientos sólo que ya incontenibles y sin dirección de los procesos populares y sociales como ocurrió con el Caracazo en Venezuela entre otros eventos", refirió en entrevista con Unión Radio.

"Soy de los que cree que a partir de la próxima semana va a empezar un proceso diferente porque el tema es la educación de los niños, es lo que van a hacer a partir del lunes en todas las escuelas, saber que están preparando las clases de socialismo, el libro único y distorsionado no sólo de la geografía y la historia", agregó.

Cree que todos estos factores conducen a pensar "que vamos en camino de una verdadera eclosión social" en el que no tiene duda llevarán la vanguardia , como siempre ha ocurrido en Venezuela, a la mujer venezolana. "A la madre del hogar, la mamá que comienza a percibir que puede perder no sólo la configuración de su hogar, la educación libre y plural de sus hijos, sino que se está perdiendo el porvenir de Venezuela. Quizás eso explica mejor la situación que lo que pudiera decir en términos constitucionales en relación a la Fuerza Armada, los poderes públicos o la estructura del Estado en general".

Sostuvo que la idea con la reforma constitucional no es entrar en el dilema de votar o no votar, "sino impedir a través de todas las acciones necesarias para impedir que ese proceso se dé".

"Hemos propuesto sobre la mesa de discusión -con respeto y aprecio a todos los sectores de la oposición porque todos aman y luchan por la Patria- que no se trata de cohonestar un acto fraudulento en diciembre, tampoco vamos a tocar la puerta de una entidad deslegitimada para ponernos a explicar cuáles son las observaciones o no al texto constitucional", apunta.

Para Escarrá no se debe "transar, desagregar o procurar llegar a acuerdos", sino que el rechazo debe ser "total y absoluto al zarpazo que se le da a la Nación a través de un texto ilegítimo para una nueva Constitución. La única forma posible de los venezolanos que no tenemos armas y de cualquier pueblo en el mundo es enfrentar esto a través de la consolidación de una acción en la calle, producir concentraciones hasta que éstas vayan llevándonos a un modelo de manifestación que sea capaz de estremecer al régimen".

Recordó que así ocurrió en Perú con Fujimori, es el caso Milosevic en Europa del este, de Martín Luther King en EEUU.

Lo que le espera al venezolano

El abogado Hermán Escarró habló de algunos de los cambios constitucionales que darán un vuelco a la vida nacional. Señaló que para empezar se contempla con la reforma la creación de una estructura paralela que nace con la comuna y termina con la ciudad federal.

Señala que el objetivo de estas entidades federales "es debilitar al régimen municipal y la autonomía de los estados y establecer una estructura clientelar. El derecho a la ciudad es para el clientelismo porque al final ellos están reduciendo y maltratando hasta la dignidad hasta de quienes son adherentes a ellos, es una especie de intercambio, si estás conmigo tienes que ponerte la franela roja y es la única manera que se tiene para subsistir porque el elemento financiero que va mantener temporalmente esa estructura de poder es casualmente el dinero de todos los venezolanos que el Presidente maneja de manera irresponsable".

Explica que la concentración de poderes en el Presidente es una constante en este cambio constitucional. "Lo otro que hay que decir es que es tal la concentración de poderes en el Presidente de la República que es comparable con las dictaduras más conocidas en Venezuela y en América Latina y sin embargo lo supera en competencias presidenciales. Es tal el nivel de competencia que la democracia desaparece, el mismo oficialismo no lo oculta".

"Desaparece el referendo de iniciativa popular y ciudadana, sólo el Presidente puede decidir hacer ya no un referendo sino un plesbicito. Las comunas serían escogidas a dedo por encima de los gobernadores que ya no tendrían razón de ser", apunta.

Además, prosigue Escarrá, a su juicio con la reforma se busca "toda la destrucción de la Fuerza Armada convirtiéndola en una milicia de naturaleza personal, con un elemento que llama la atención que es la reserva lo que llaman milicia popular bolivariana y que el Presidente nombró la guerrilla de Venezuela".

Escarrá es de la opinión de que el Presidente ha sido muchas veces derrotado pero estas derrotas, también por errores de la oposición, no han sido concretadas. "Es un hombre muchas veces derrotado por la oposición: el 11 de abril esa gente corrió, el Presidente se entregó, fue una enorme marcha de familias enteras con banderas que habían salido a la calle".

"En el revocatorio fue revocado porque lo que se exigía era un voto más de lo que había sacado en su elección y en la declaración de Carrasquero habían 400 mil votos por encima de lo que sacó en su elección, sólo que hubo el fraude de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, también hubo un gran error de la oposición porque era el momento de llamar a la nación a salir y no regresar".

"El tercer elemento fue la enorme frustración que se produjo en diciembre cuando los voceros reconocieron un triunfo que no era tal triunfo, cuando todavía recibíamos información de delitos electorales más inimaginables, en lugar de convocar a la gente a salir a la calle que estaba"

Insistió en que sólo la fuerza popular puede cambiar el rumbo de lo que se espera ocurra. "Hay una frustración acumulada pero cuando se tocan los hijos y elementos muy directos es diferente, además que hay elementos que preocupan a los uniformados y no uniformados como por ejemplo que el Presidente está negociando (con Colombia) el golfo" de Venezuela.

Unión Radio

www.venezolanosenlinea.com