sábado, 29 de septiembre de 2007

Los militares prohíben al enviado de la ONU

Manifestantes birmanos oran en las afueras de la embajada de Birmania en Kuala Lumpur, Malasia, la mañana del viernes. Más de 2.000 inmigrantes birmanos marcharon pacíficamente apoyando a los monjes budistas y otras organizaciones pro-democracia en Birmania.
------------------------------------------
El enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, ha llegado hoy a Yangon para entregar a la Junta Militar birmana un mensaje del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para que acabe con la violencia contra las manifestaciones pacíficas.

Por lo pronto, los generales han prohibido el esperado encuentro entre Gambari y la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Las protestas y la represión continúan en las calles de la capital, con un niño muerto y varias personas heridas en las últimas horas.

Los cuerpos de seguridad de Myanmar han efectuado disparos y han lanzado botes de gases lacrimógenos para dispersar una protesta de unas 2.000 personas en Yangon. Según medios de la oposición, decenas de manifestantes han sido detenidos.

A raíz de otros incidentes, un niño ha muerto y dos personas heridas con disparos de bala ingresaron en el Hospital Kyimyindine de Yangon, informa radio Mizzima.

En las cercanías del Hotel Trader de Yangon, donde el enviado especial del secretario general de la ONU, Ba Ki-moon, tiene previsto alojarse al menos esta noche, varias decenas de ciudadanos han sido arrestados en las últimas horas. La llegada del diplomático egipcio ha hecho que las fuerzas de seguridad refuercen aún más su presencia en las calles de la capital.
Reunión "crucial"

El enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, que no visitaba desde hace casi un año Birmania porque el régimen militar de ese país no le concedía un visado, acude a los generales birmanos con el mensaje de moderación y diálogo que ha pedido el secretario general de las Naciones Unidas. Por el momento, en un gesto poco esperanzador, la Junta Militar ha prohibido el encuentro previsto para hoy entre Gambari y la activista demócrata Aung San Suu Kyi, informa el diario británico The Times, impidiendo así una reunión calificada como "crucial" para alcanzar una solución pacífica a la represión, según consideraron fuentes diplomáticas citadas por el rotativo.

Mientras, Internet vuelve hoy a funcionar en Myanmar, aunque varias páginas de la oposición han sido bloqueadas. Las informaciones, aunque son limitadas, y las fotos tomadas por teléfonos móviles y cámaras digitales, han mantenido al mundo al corriente de los disparos efectuados por los militares contra los manifestantes, y de otras violaciones de los derechos humanos.

Ofensiva diplomática

En la vecina Camboya, la embajadora española para cuestiones referentes a los derechos humanos, Silvia Escobar, espera autorización de entrada de las autoridades birmanas junto a un grupo de diplomáticos occidentales, que buscan presionar directamente a la Junta Militar para que detenga la represión contra los manifestantes.

Mientras, Estados Unidos ha anunciado que los alrededor de 40 integrantes del Gobierno birmano y sus familias no podrán obtener el visado para viajar al país norteamericano, medida que puede se ampliada a "todos los que sean responsables de los ataques a civiles inocentes y de abusos a los derechos humanos".

Tokio también reacciona a la situación en Birmania después de la muerte de un periodista nipón tras recibir disparos efectuados por un soldado birmano. El Gobierno japonés comenzará a revisar sus programas de ayuda a la nación asiática.

El número de víctimas mortales podría ser muy superior al dado por los generales (15 muertos), según fuentes diplomáticas, y algunos grupos elevan la cifra a unas 200 personas.

Fuente: El País, España
29.09.2007
http://www.elpais.com/articulo/internacional/militares/prohiben/enviado/ONU/r