miércoles, 26 de septiembre de 2007

Marta Colomina dice que están asustados


No se necesita ser un Sherlock Holmes para ver que millones de venezolanos tenemos en marcha “un plan desestabilizador” dirigido a impedir que el señor Chávez se nos convierta en un emperador bananero dispuesto a trastocar a nuestros hijos en “sapos” que delatan a familiares y compañeros y que gritan “Patria, socialismo o muerte”. Lo dice hoy Marta Colomina en su columna de El Universal.

Esta es su columna completa:


Dice Descifrado.com que en el Ministerio de Interior -encabezado por el descubridor del espionaje de la CIA oculto en el decodificador de DirectTV- circula un reporte de inteligencia sobre un presunto plan desestabilizador para “impedir el proceso de reforma constitucional”. Con tal fin desempolvaron los viejos manuales de la CIA durante los 80, de cómo atacar al sandinismo. Sabotajes desde la elaboración de bombas molotov y “hasta daño directo a vehículos, instalaciones eléctricas, de iluminación y entorpecimiento de procesos de trabajo a nivel de la burocracia oficial“. Huelga decir que los verdaderos saboteadores de la “burocracia oficial” son los ineptos ministros del gabinete, quienes arruinan todo lo que tocan.

Relata Descifrado que quienes hablan con altos jerarcas del oficialismo se han encontrado con un fenómeno inédito: la falta de estrategia para contrarrestar la disidencia de Podemos ante la reforma constitucional (RC): “Los veo asustados, saben que detrás de Podemos se puede ir mucha militancia chavista” cuenta el interlocutor de varios ministros. Les asusta la dificultad para enfrentar a Podemos porque sus dirigentes tienen una estrecha relación con los organismos de inteligencia. La cronista supone que el susto será aún mayor en quienes escucharon al gobernador de Sucre en Unión Radio diciendo que pronto habría una declaración pública de “militares de alto rango” -varios de ellos activos- para expresar su desacuerdo con la reelección perpetua y con las funciones (partidistas y represivas) que el RC asigna a la FAN.

Aunque muchos carezcamos de la aguda perspicacia del ministro Carreño para descubrir la diabólica desestabilización de la CIA, no se necesita ser un Sherlock Holmes para ver que millones de venezolanos tenemos en marcha “un plan desestabilizador” dirigido a impedir que el señor Chávez se nos convierta en un emperador bananero dispuesto a trastocar a nuestros hijos en “sapos” que delatan a familiares y compañeros y que gritan “Patria, socialismo o muerte”. Todo eso mientras nos arrebata los bienes logrados con esfuerzo y nos deja sin país y sin libertades. No se necesita ser activista político para darse cuenta -como lo ha hecho don Armando Scannone- que “hay dos temas primordiales a la consideración de cualquier otro: 1) Que nos conducen a la eliminación de la Democracia y, por tanto, a la disolución de la República, y 2) Que el CNE no puede garantizar pulcritud en resultados por tener: registro contaminado, máquinas contaminadas, personal contaminado, escrutinio contaminado, morochas vigentes, Cantv infiltrada, etc. Por tanto, todo acto electoral supone un fraude“. (El Universal 20-09-07).

Chávez está violentando tanto el honor de los venezolanos, que el cántaro puede romperse de tanto ir a la fuente. Las pugnas internas de sus aliados erosionan su poder y a pesar de su petrochequera, muchas encuestadoras se han negado a mentir sobre el escaso apoyo de su RC. Al descontento masivo por el aumento incontenible del crimen y del secuestro, se une la falta de pago en muchas misiones y la frustración de los consejos comunales por no recibir los recursos prometidos y saber que no serán elegidos por sus comunidades, sino por el dedo de Chávez. En los barrios muchos han constatado que el eslogan de “Todo el poder para el pueblo” es una mentira más. Chávez vuelve a provocar a los ciudadanos con su modelo “educativo” en el que el conocimiento y la formación para vida y para el trabajo están ausentes y lo que importa es el control ideológico. Sataniza la historia de la democracia, privilegia el marxismo-leninismo y cita como paradigmas de sociedad a Corea del Norte, China, Cuba y la desaparecida URSS.

Los planes comunistas de Chávez están al descubierto dentro y fuera de Venezuela. En Europa y América Latina abundan las críticas de la derecha y de la izquierda, a pesar de la petrochequera y del show de la mediación con la narcoguerrilla. Sólo el 15% de la matrícula asistió en la apertura del año escolar y los maestros se revelan frente a unos cursos pésimos e ideologizantes. Tan malo es el Gobierno que hasta se enreda con el huso horario. Todo un ridículo del siglo XXI. No hay gremio que apoye la reforma comunista. Los maestros y profesores anuncian paros escalonados; los médicos de los agonizantes hospitales se declaran en conflicto, hartos de ser vejados y explotados, y hasta los trabajadores petroleros que Chávez asume como rojos-rojitos están dispuestos a pelear por su contratación colectiva negada por sus jefes boliburgueses que han saqueado la industria. Los estudiantes ya anuncian sus acciones de calle a las que se unirán millones de descontentos. Todo un regimiento “desestabilizador” que asusta a quien no está seguro de tener consigo a militares dispuestos a disparar a su pueblo.

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=8290