viernes, 7 de septiembre de 2007

Podemos dice que el proyecto de reforma violaría la Constitución


Ismael García, secretario general de Podemos, presentó este viernes desde el Ateneo de Caracas el análisis de su partido con respecto al proyecto de reforma constitucional propuesto por el presidente Hugo Chávez. En su intervención reconoció que aunque están de acuerdo con muchos aspectos de la reforma, sobre todo los del ámbito social, su partido no comparte algunos otros. García expresó que “una constitución es mejor que otra cuando reconoce que la soberanía reside en el pueblo y no en el Estado y sus funcionarios”. Por esta razón, consideran que la reforma del artículo 158 es un error, porque afirma que el Estado le transfiere el poder al pueblo, cuando este poder “no está en manos del jefe de Estado, ni en las de los funcionarios, está en manos del pueblo”, dijo.
Afirmaron estar de acuerdo con la descentralización político-territorial, ya que esta “acerca a la democracia” y pidió explicación sobre cuál es la razón por la cual el pueblo no puede elegir a sus autoridades directamente.

García anunció que no comparte el hecho de que en el proyecto de reforma propone que el poder municipal sea asumido por el ejecutivo, ya que considera que el poder municipal ha sido un logro de la democracia. Con respecto a los tipos de propiedad, el diputado de Podemos, dijo que estaban de acuerdo con extinguir los monopolios, pero proponen que se deje la mención expresa de que el venezolano tiene derecho al uso y disfrute de la propiedad privada, tal y como lo hace la Constitución vigente en su artículo 115.

Hizo referencia al artículo 6 en el cual se hace mención de que el gobierno y las entidades políticas son de carácter electivo, por lo que les parece inviable el proyecto de ceder el poder de designar autoridades al Poder Popular, ya que esto modificaría los principios fundamentales de la Carta Magna, acción que no puede llevarse a cabo por medio de una reforma constitucional, como lo afirma el artículo 342 y violaría el artículo 5 que establece que los órganos del Estado emanan de la soberanía popular.

Además, pidió una interpretación del artículo 344 a la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estella Morales, para que se esclarezca el mecanismo de aprobación de la Reforma Constitucional. García llamó a un debate nacional que no sea sólo entre “los que estamos de acuerdo con el proceso de cambio y los que se oponen a él”. Invitó a que los campesinos, los estudiantes y las mujeres se unan a esta discusión que para él es más importante que la elección del presidente o de un gobernador o alcalde, ya que lo que está en juego es “la estabilidad de un proyecto democrático en el que creemos”, dijo.

Al finalizar su discurso, el diputado anunció que la próxima semana se llevarán a cabo otros actos como el de hoy en los que se expondrán las consideraciones sobre otros puntos de la reforma como la reelección indefinida y el nuevo papel de la Fuerza Armada Nacional, y que estos eventos estarán dirigidos por los gobernadores Didalco Bolívar y Ramón Martínez. No a la dedocracia y sí a la democracia socialista revolucionaria Por su parte, este último manifestó su completo respaldo a lo expresado por Ismael García. “Estoy totalmente de acuerdo con el discurso de Ismael, aunque tenemos tonos distintos”, señaló enfatizando un rotundo “no a la dedocracia en manos de un hombre y sí a la democracia socialista revolucionaria (…) Esa es la diferencia entre lo que presenta el Presidente y nosotros”. “Tampoco creemos en el capitalismo de Estado (…) Se están cogiendo el dinero extraordinario del ingreso. Si el petróleo fue presupuestado este año en 30 dólares por barril y está en 70, los otros 40 se los coge el gobierno central más la alcancía que va a tener en el Banco Central”, agregó.

Cuando se le preguntó si la posición expresada este viernes representa un deslinde definitivo con el oficialismo, respondió que “a nosotros nadie nos deslinda de la revolución. Tenemos revolución para dar clase; lo que creemos es que debe reconocerse el poder en le pueblo. O manda el pueblo o manda un hombre”. Aclaró con respecto a la reforma que “estamos de acuerdo con algunas cosas y otras no”, por eso, señaló, “sería un atropello meterlo todo en un bloque”.

Ante esta postura claramente divergente con la intención del presidente Hugo Chávez y la Asamblea Nacional de no separar las preguntas, exclamó que no tienen miedo. “¿Miedo a que lo pulvericen a uno por pensar distinto? Si por ello nos quieren pulverizar que nos pulverizan, pero jamás voy a dejar de ser socialista democrático. Hay que derrotar el terrorismo político. Vengan y pulverícenme. Hay que opinar lo que se quiere opinar”, manifestó sin decir a quien se refería como practicante del “terrorismo político”. “El que lo quiera agarrar para sí que lo agarre”.
www.globovision.com