martes, 4 de septiembre de 2007

Los cinco rasgos de la esclavitud

En lo que se llama socialismo de Siglo XXI, se aplican conscientemente las medidas de socialismo rural que está comprobado que fracasaron en todos los países donde se aplicaron. Estos fracasos económicos crean las bases para la implantación de un sistema esclavista al servicio de las grandes corporaciones norteamericanas.

El primer rasgo de la esclavitud es que no hay libertad de tránsito. Los habitantes de una región china cuando se van a otra región se convierten en ilegales. Las empresas norteamericanas y sus relacionados alquilan a trabajadores ilegales sin contratos, sin ningún tipo de servicio, con retención de salarios, no tienen acceso a ningún tipo de beneficio médico o laboral, no pueden inscribir a sus hijos en las escuelas oficiales y son víctimas de toda clase de abusos.

Según Amnistía Internacional y la ONU el número de trabajadores migrantes internos ilegales en China alcanza los 100 millones de personas. En 2003, 300 maquilas se mudaron de México, -el país del “lacayo” presidente Fox- al paraíso socialista chino (paraíso para las transnacionales). Pero el hecho es que no hay libertad de tránsito. Esto representa el primer rasgo de la esclavitud. En Venezuela esto se prepara en la reforma constitucional con las ciudades controladas por el PSUV.

El segundo rasgo de la esclavitud se realiza con el empleador único. Las empresas norteamericanas forman empresas mixtas con el gobierno chino. El Estado a través de sus empresas mixtas crea listas negras e impide el empleo a quienes protesten. En Cuba el níquel es explotado por empresas mixtas chino-norteamericanas; las aduanas en
Cuba están siendo gestionadas de la misma manera. En Venezuela este rasgo se manifiesta en el acoso contra las empresas privadas nacionales y se reafirma en la reforma constitucional con la inclusión de la propiedad mixta. Las explotaciones petroleras de la faja del Orinoco fueron convertidas a empresas mixtas.

La ausencia de libertad de expresión refuerza la condición de esclavitud implantada por el régimen Marxista Leninista y representa el tercer rasgo de la esclavitud. Se ocultan las condiciones laborales y la opresión. En Venezuela el gobierno monopoliza los medios de comunicación.

El ricachón David Ricardo, potentado inglés, que llegó a acumular 750.000 libras esterlinas en la bolsa de valores, dijo que el obrero recibe y debe recibir sólo lo que es suficiente para mantenerse. Para los esclavos, lo que reciben no depende de lo que hacen sino de los que el esclavista determine que necesita para su manutención. Esta tesis de Ricardo es punto central del marxismo y representa el cuarto rasgo de la esclavitud.

El control de todos los poderes por la clase política en las sociedades marxistas leninistas, completa la imposibilidad de un esclavo para reclamar el producto de su trabajo. El trabajador chino cuando quiere reclamar se enfrenta a todo el poder del Estado. Los tribunales, las instituciones reguladoras del trabajo, las instituciones de salud, las instituciones del medio ambiente, todas están al servicio de la clase política y de sus socios de las empresas mixtas con capitalistas extranjeros. Este es el quinto rasgo de la esclavitud.

En Venezuela avanza la esclavitud con la reforma constitucional que aumenta el monopolio del poder de la clase política, se desconocen los convenios laborales.

Roberto Viera

www.soberanía.org